Actualización de la política legal de China contra Falun Gong muestra que la persecución continúa

26 de Enero de 2017 Actualizado: 26 de Enero de 2017

Los organismos jurídicos más importantes del régimen chino recientemente publicaron una nueva interpretación de una ley de 1999 usada para justificar la persecución de la práctica espiritual Falun Gong, actualizando las interpretaciones publicadas en 1999, 2001 y 2002. Con la administración de Xi Jinping, que parece alejarse de esta persecución, el significado de esta nueva acción jurídica no está clara.

La persecución continúa siendo una de las campañas políticas más letales del país, con informes periódicos de muertes bajo custodia a través de la tortura, el hambre y otras formas. Los investigadores publicaron un informe de 680 páginas en junio de 2016 que documentaba la sustracción forzada de órganos de practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia por parte del régimen chino.

La “interpretación de la Corte Suprema y la Fiscalía Popular Suprema sobre la aplicación de la ley en el tratamiento de los casos que involucren religiones heréticas” fue emitida específicamente para guiar a los órganos judiciales del régimen en la aplicación del artículo 300 de la ley penal china. Este artículo 300 declara “usar una religión herética para socavar la aplicación de la ley”, es la parte de la legislación que el régimen chino utiliza principalmente para procesar a los practicantes de Falun Gong.

Falun Gong, o Falun Dafa, es una práctica espiritual tradicional china que implica ejercicios y vivir según los principios de “verdad, compasión y tolerancia”. Desde que el ex líder chino Jiang Zemin ordenó la supresión a Falun Gong en 1999, los oficiales de seguridad chinos han arrestado a practicantes por distribuir folletos o DVDs que explican por qué el régimen se opone a ellos, o simplemente por llevar reproductores de audio digital que llevan la música de Falun Gong. Los fiscales utilizan los folletos o reproductores digitales como “evidencia” de que los practicantes han infringido la ley bajo el artículo 300, y el tribunal condena a los practicantes a largas penas de prisión.

Sin embargo, la mayoría de la persecución no se hace por medios legales.

Los practicantes de Falun Gong llegaron a formar la mayor parte de la población reclusa de campos de trabajos forzados, un sistema de detención extralegal que se utilizaba para castigar a los presos políticos sin someterlos a juicio. Hasta el 80 por ciento de los reclusos en el campo de labores de mujeres en Beijing eran practicantes, según una audiencia en el Congreso de Estados Unidos en el 2012.

Los practicantes detenidos en varias instalaciones de detención y lavado de cerebro también corren el riesgo de ser asesinados por sus órganos. Según investigadores independientes, el régimen chino lleva a cabo decenas de miles de trasplantes al año, la mayor parte de ellos recolectados de practicantes de Falun Gong quienes son asesinados en el proceso. La sustracción forzada de órganos del régimen chino ha sido formalmente condenada por la Cámara de Representantes de Estados Unidos y el Parlamento Europeo.

Bajo la administración del líder chino Xi Jinping, el régimen parece estar reduciendo algunos de sus medios de persecución. Una de las primeras políticas de Xi fue cerrar formalmente el sistema de campos de trabajo. El año pasado, los paramilitares del régimen, cuyos hospitales están profundamente involucrados en la sustracción forzada de órganos, anunciaron que habían comenzado a renunciar a sus intereses comerciales, incluyendo cientos de “proyectos de cooperación médica”.

La administración de Xi también ha hecho gestos durante las fechas clave de la persecución, lo que sugiere que está replanteando la postura del régimen sobre Falun Gong. Un puñado de tribunales locales, comisarías y procuradurías se han negado a acusar a los practicantes detenidos. Un fiscal público incluso declaró que el régimen no tenía “ninguna ley o estatuto” que declarara que Falun Gong es una “religión herética”.

La nueva interpretación, deja claro que el régimen no ha abandonado la persecución del grupo.

Según Yiyang Xia, director experimentado en investigación y política de la Fundación de Derechos Humanos en Washington DC, el artículo 300 y la interpretación son jurídicamente inválidos porque contradicen el artículo 36 de la constitución china. El artículo 36 garantiza la libertad religiosa de los ciudadanos chinos. Xia añadió que cuando el régimen usa la legislación para atacar a los practicantes de Falun Gong, “no es la aplicación de la ley, sino la perpetuación de una campaña política supresora”.

El régimen chino, continuó Xia, también carece de legislación que autorice a sus departamentos gubernamentales u órganos del Partido a identificar las “religiones heréticas”, y por lo tanto “la Corte Popular Suprema y la Fiscalía Popular Suprema no tienen jurisdicción para definir las” religiones heréticas ” en las interpretaciones, y mucho menos empoderar a otros departamentos de hacerlo”.

La versión 2017 de la interpretación conserva la mayoría de sus estipulaciones, pero ahora los “desarrollos en tecnología de la información”, hacen agregar una nueva decisión sobre la difusión de material de “religión herética” a través de Internet. Las interpretaciones también ofrecen una “indulgencia especial” al refrenar el enjuiciamiento o el castigo de los miembros de “religiones heréticas” que renuncian a sus creencias; La versión anterior sólo pedía a la judicatura que aligerara las penas o eliminara el castigo.

Yiyang Xia señala que el mismo acto de reducir el castigo para aquellos que renuncian a sus “organizaciones religiosas heréticas” demuestra claramente que el castigo “no se basa en crímenes cometidos sino en creencias religiosas”.

“El ‘estado de derecho’ nunca ha sucedido bajo el reinado del Partido Comunista Chino”, concluyó Xia, señalando la primacía del gobierno del Partido en el régimen.

TE RECOMENDAMOS