Acusan a 9 de trabajar como agentes ilegales para China en campaña de acoso a residentes de EE.UU.

Por Eva Fu
23 de Julio de 2021 1:12 PM Actualizado: 23 de Julio de 2021 1:13 PM

Nueve personas han sido acusadas de actuar como “agentes ilegales” del régimen chino en un plan para intimidar a un exfuncionario del régimen que vive en Estados Unidos para que regrese a China.

Los cargos presentados el 22 de julio sustituyen a una denuncia penal anterior presentada en octubre del año pasado para incluir a un noveno acusado, el fiscal chino Tu Lan, que viajó a Estados Unidos para dirigir una campaña de acoso y ordenó a un co-conspirador que borrara evidencia.

La campaña china formaba parte de un esfuerzo concertado dirigido por el Estado conocido como Operación Fox Hunt, que comenzó en 2014 y tiene como objetivo repatriar a los fugitivos chinos, incluidos los disidentes que viven en Estados Unidos.

La víctima, a la que el Departamento de Justicia se refirió solo como “Sin Nombre #1”, sirvió previamente como funcionario de un gobierno municipal chino antes de llegar a Estados Unidos. Él, su esposa y su hija han vivido en Nueva Jersey desde 2010.

Alrededor de 2012 y 2014, el régimen chino hizo que Interpol, una organización intergubernamental de aplicación de la ley, pusiera tanto al exfuncionario como a su esposa en una lista de búsqueda, conocida como “notificación roja”.

El exfuncionario fue acusado de malversación de fondos y abuso de poder, un cargo que podría llevar a una pena de muerte en China. La acusación para su esposa era la de aceptar sobornos, lo que podría suponer una pena máxima de cadena perpetua.

Entre 2016 y 2019, los nueve conspiradores acecharon al exfuncionario y a su familia en Nueva Jersey, incluida su hija, que es mayor de edad. Como parte de eso, los conspiradores contrataron a un detective privado, el acusado Michael McMahon.

La información que McMahon obtuvo sobre el exfuncionario incluía información bancaria, número de licencia y dirección; y en el caso de la esposa, obtuvo su fecha de nacimiento, número de seguridad social y registros de viajes internacionales, según la acusación.

Los nueve conspiradores también habrían tramado traer a Estados Unidos al padre anciano del exfuncionario en China para transmitirle una amenaza: que su familia en China podría sufrir daños graves, incluido el encarcelamiento, si no regresaba a China.

Para encubrir el plan, Zhu Feng (Johnny Zhu), residente permanente en EE. UU. y agente de policía de la Oficina de Seguridad Pública de Wuhan, preparó declaraciones falsas para el padre, dándole instrucciones para que dijera a los funcionarios de la frontera de EE. UU. que un “guía turístico organizado por los miembros de la familia lo recogería” y que estaba haciendo la visita por su cuenta, cuando todo fue organizado por los acusados.

“[E]l propósito principal es dejar que persuada [al individuo] para que se entregue”, escribió Tu a Zhu en abril de 2017.

McMahon, ese mismo mes, presuntamente propuso que “acosaran” a la víctima estacionándose “fuera de su casa y haciéndole saber que estamos allí”, sugerencia que Zhu rechazó.

Tras no conseguir sus objetivos, Zhu abordó el vuelo de regreso a China con el padre. Antes de partir, los agentes de la frontera y de las fuerzas policiales estadounidenses interrogaron a Zhu sobre las gafas de visión nocturna que llevaba. Alarmado, Zhu le dijo a su compañero en Estados Unidos que “eliminara todo nuestro registro de conversaciones (…) Cuanto antes, mejor”.

Tras lo que fue un viaje infructuoso, los acusados supuestamente comenzaron a acosar a la hija del exfuncionario. Entre abril y julio de 2018, Zhu habría enviado mensajes no solicitados y despectivos sobre la familia a los amigos de Facebook de ella y de su cónyuge.

Dos meses después, uno de los acusados, Zheng Congying, ciudadano chino de 25 años y residente permanente en Estados Unidos, supuestamente golpeó la puerta principal de la casa de la familia en Nueva Jersey, intentando inicialmente abrir la puerta a la fuerza antes de entrar en una terraza exterior del patio trasero para asomarse a las ventanas de la casa.

Se acusa a Zheng de pegar una nota escrita a mano en chino simplificado en la puerta principal. “Si estás dispuesto a volver al continente y pasar 10 años en prisión, tu mujer y tus hijos estarán bien. ¡Este es el final de este asunto!”, decía el mensaje.

La hermana del exfuncionario fue encarcelada en China desde julio de 2016 hasta diciembre de 2018 para coaccionar al hombre a regresar. Uno de sus familiares en Estados Unidos, en febrero de 2019, recibió paquetes no solicitados supuestamente de la hermana, con archivos de video que le instaban a “volver a casa” con sus padres.

“Cuando los padres están vivos, puedes seguir llamando hogar a algún lugar; cuando los padres se han ido, solo puedes prepararte para tu propia tumba”, decía parte del texto escrito en chino en uno de los videos, que mostraba fotos de sus padres que, según los fiscales, parecían escenificadas.

“[N]inguno de los acusados buscó o recibió la aprobación de los funcionarios del gobierno estadounidense para viajar a Estados Unidos con el fin de intentar repatriar [a la víctima]”, afirma el documento judicial.

Los nueve han sido acusados de acoso interestatal e internacional, cada uno de ellos con una pena de hasta cinco años de cárcel. Dos de los acusados, el fiscal chino Tu y el policía Zhu, se enfrentan a cargos adicionales de obstrucción a la justicia y conspiración para obstruir la justicia, cada uno de los cuales conlleva una pena máxima de 20 años de prisión. Actuar como agente ilegal podría suponer una condena de 10 años, mientras que conspirar para hacerlo es de cinco años.

Tres acusados: McMahon, ciudadano estadounidense; Zhu Yong (sin relación con Zhu Feng) y Zheng, ambos residentes permanentes en Estados Unidos, están bajo custodia y deben comparecer ante el tribunal en una fecha no especificada.

La acusación no menciona a Jin Hongru, ciudadano estadounidense naturalizado detenido según la acusación sustituida de 2020, ni hace público el nombre del noveno acusado. Tu, Zhai y Zhu Feng siguen en libertad.

“Que un fiscal y un policía no solo hayan dirigido y participado en una trama delictiva en suelo estadounidense, sino que luego hayan intentado encubrirla, es una afrenta a la justicia del más alto nivel”, dijo Mark Lesko, fiscal general interino de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia, en un comunicado de prensa del jueves.

Peter C. Fitzhugh, agente especial encargado de Investigaciones de Seguridad Nacional, dijo que la agencia “superará los intentos de eludir nuestras leyes” y de atacar a los residentes de Estados Unidos.

“Los acusados se enfrentarán ahora a la verdadera justicia que negaron a sus víctimas”, dijo.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.