Acusan a hombre de Maryland tras presuntamente distribuir cientos de tarjetas de vacunación falsas

Por Zachary Stieber
06 de Diciembre de 2021
Actualizado: 06 de Diciembre de 2021

Un hombre de Maryland ha sido acusado de fraude postal y obstrucción a la justicia tras encargar y vender presuntamente cientos de tarjetas de vacunación COVID-19 falsas.

Amar Salim Shabazz, de 23 años y residente en Owings Mills, podría ser condenado a hasta 40 años de prisión si es declarado culpable.

Según los documentos judiciales obtenidos por The Epoch Times, Shabazz utilizó un mercado chino online para encargar más de 600 de las tarjetas falsas, algunas de las cuales contenían palabras mal escritas como “COVD” en lugar de COVID-19.

Shabazz promocionó las tarjetas en sus cuentas de Instagram y Facebook, pidiendo 75 dólares por unidad y animando a los interesados a que le enviaran un mensaje.

Shabazz indicó que el fraude iba bien. El 6 de agosto, publicó en Facebook que solo le quedaban 17 tarjetas. “Se están vendiendo como pan caliente”, escribió, añadiendo cuatro días más tarde que ya no tenía hasta la semana siguiente.

“Voy a ser rico”, dijo Shabazz en Instagram.

Un nuevo envío que, según las autoridades, fue encargado por el hombre de Maryland y se originó en Hong Kong, fue incautado por los agentes de aduanas en unas instalaciones de la compañía de envíos DHL en Kentucky. Los agentes encontraron 503 tarjetas de vacunación falsas e indicaron en internet que el paquete estaba retenido.

Shabazz se conectó a Internet ese mismo día y buscó “paquetes de inspección aduanera de tarjetas de vacunación” y vio videos sobre tarjetas de vacunación falsas encontradas.

“[Improperio] [improperio] aduanas de EE.UU.”, escribió en Facebook. “Espero que mis [improperio] pasen, hermano”.

Una persona que las autoridades creen que es Shabazz llamó a DHL preguntando por el paquete.

Los oficiales sustituyeron las tarjetas por cajas de mascarillas y colocaron el paquete frente a la puerta de la residencia de Shabazz. En un video publicado en Instagram al día siguiente, Shabazz se grabó a sí mismo abriendo la caja y diciendo a los espectadores: “Miren, tengo mascarillas. No hay [improperio] tarjetas”.

Poco después, se acusa a Shabazz de volver al mercado chino y pedir más tarjetas. Al parecer, recibió el paquete y empezó a promocionar su venta en sus cuentas de las redes sociales.

Las autoridades se pusieron en contacto con una mujer que compró una tarjeta a Shabazz comunicándose con él a través de Instagram y pagándole con CashApp. Los registros de los servicios aportaron pruebas de la venta.

Epoch Times Photo
Una conversación entre Amar Salim Shabazz y otro individuo se ve en esta captura de pantalla de un documento judicial. (The Epoch Times vía DOJ)

Otros clientes también fueron entrevistados.

Se ejecutaron órdenes de registro en la residencia de Shabazz a finales de septiembre y las autoridades encontraron tarjetas falsas en el interior del Lexus de Shabazz y recibos de gastos de envío de UPS relacionados con envíos a varias personas identificadas como receptoras de los documentos.

“Los federales tocaron mi puerta el viernes, puede que vaya a la cárcel pronto, ojalá que no”, envió Shabazz un mensaje a una persona no identificada en Instagram.

Shabazz fue acusado el 3 de diciembre, procesado y puesto en libertad a la espera de juicio.

Un abogado de oficio que lo representa no quiso hacer comentarios.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS