Adelante y en ascenso: Algunos consejos para los recién graduados

Por JEFF MINICK
20 de Mayo de 2021 6:29 PM Actualizado: 20 de Mayo de 2021 6:29 PM

¡Felicidades! ¡Ha llegado el gran día!

Va a recibir su diploma de bachillerato y ahora va a ir a la universidad, a incorporarse al mundo laboral o al servicio militar, o a aprender un oficio como la soldadura o la reparación de automóviles. Durante al menos 13 años, avanzó desde el jardín de infancia hasta el bachillerato, aprendiendo idiomas, matemáticas, historia y ciencias.

Diploma en mano, ahora está listo para dar un gran paso hacia la edad adulta.

O tal vez se esté graduando en la universidad. Después de cuatro años o más, asistió a clases, presentó exámenes y escribió trabajos, y adquirió nuevos conocimientos y habilidades. Está en el umbral de un mundo fuera de los pasillos y aulas enclaustrados de sus universidades, esperando que su título le sirva de pasaporte a esta nueva tierra.

Ya sea que esté preparado y ansioso por abrazar este gran cambio en su vida, o que sea tímido y un poco temeroso de lo que le espera, aquí encontrará algunos consejos para ayudarle a tener éxito, para facilitar su paso en este gran viaje.

Un graduado (der.) abraza a su hermano durante una ceremonia de graduación con distanciamiento social en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia, el 13 de mayo de 2021. (ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP vía Getty Images)

Practique la gratitud

Haga que el agradecimiento sea el número 1 en su lista de verificación para después de la graduación.

¿Su tía Cecily le envió un cheque para la graduación? Escríbale una nota de agradecimiento. ¿Mamá y papá lo apoyaron, asistieron a sus partidos de fútbol y a las obras de teatro de la escuela, lo animaron cuando estaba deprimido y lo apoyaron cuando se metió en un lío? Siéntese con ellos alguna noche y dígales cara a cara lo agradecido que está por su amor y preocupación. ¿Un profesor, un líder de los Scouts o un entrenador lo han inspirado para ser mejor persona de lo que nunca creyó posible? Acérquese a esas personas y dígales lo que significaron para usted, cómo le ayudaron a perseguir sus sueños.

Convierta esta aclamación verbal de gratitud en un hábito para toda la vida, incluso en momentos de horrible angustia. Desde hace unos seis meses, me levanto cada mañana, me sirvo la primera taza de café y doy gracias a Dios por un día más, por mis hijos, nietos, familia y amigos, y luego añado algunas oraciones por otras personas que conozco y que las han pedido o que se enfrentan a pruebas y problemas. Esta acción de gracias hace que el día comience en una dirección positiva.

No espere, como hice yo, durante décadas para practicar la gratitud diaria. Pruébelo ahora, y puede que descubra que esta apreciación de las personas, los acontecimientos y la vida se convierte en un escudo contra la desesperación y el miedo al fracaso.

Jasmeet Ubhi camina por el escenario en una ceremonia de graduación de la Universidad de Pace en South Street Seaport en Manhattan el 3 de mayo de 2021. (Michael M. Santiago/Getty Images)

Luche por la excelencia

Usted asistió a una prestigiosa universidad y se especializó en literatura inglesa. Durante dos veranos, realizó prácticas en editoriales y esperaba encontrar un puesto en esa industria. Durante la primavera de su último año, presentó una docena de solicitudes a lugares como Simon & Schuster y Random House, pero nadie le contrató. Así que termina como mesero en una cafetería, atendiendo pedidos día tras día de cafés con leche y cervezas frías. Se pregunta si es un fracaso, si su costoso título tiene algún valor o significado, si su futuro se ha acabado antes de empezar.

Deténgase ahí.

Además de mirar los aspectos positivos —está trabajando, se está pagando su camino— no trate de cuestionar su futuro. Tiene 23 años y la vida, con todas sus sorpresas, sigue desarrollándose ante usted, aunque no lo comprenda.

Durante los 20 años, muchas personas, entre las que me incluyo, tienen varios trabajos. Desde que salí de la escuela de posgrado a los 24 años hasta que cumplí los 30, trabajé como empleado en tres librerías, como pintor en un complejo de apartamentos, como administrador de apartamentos, como lavaplatos, como padre de familia junto con mi esposa en una hermandad y como mesero. Algunos de estos trabajos me gustaban —como mesero, me encantaba llevarme las propinas a casa cada noche— y otros eran menos satisfactorios.

Pero mi mujer y yo escatimamos y ahorramos, y pronto tuvimos suficiente dinero en el banco para comprar un negocio.

Lo que quiero decir es que se Esfuerce por sobresalir en cualquier trabajo que haga. Siempre. Su diligencia y trabajo duro darán sus frutos de forma inesperada. Si no hay nada más, puede volver a casa por la noche, mirarse al espejo y sentirse orgulloso del día.

Rahul Shah da un pulgar hacia arriba en una ceremonia de graduación de la Universidad de Pace en South Street Seaport en Manhattan el 3 de mayo de 2021. (Michael M. Santiago/Getty Images)

Acepte la normalidad del cansancio

Ser un adulto significa estar cansado muchas veces. Muy cansado.

Es una madre con un niño pequeño y un bebé de 6 meses, y todo lo que quiere hacer es derrumbarse en la cama por la noche. Eres un carpintero que trabaja en turnos de 10 horas cuatro días a la semana y que está casado con esa madre, y lo único que quiere hacer es desplomarse en la cama a su lado.

Todo tipo de libros y artículos hacen hincapié en la importancia del sueño para nuestra salud, pero esta es la verdad: para la mayoría de los adultos, ese bien es tan difícil de conseguir como una olla de oro. Los adultos son los proveedores, los responsables de pagar la hipoteca, vestir y alimentar a los niños y tomar las decisiones difíciles. Las largas horas de sueño no suelen estar en la agenda.

Acepte el cansancio como un hecho para los adultos.

“El carácter es el destino”, dijo el antiguo filósofo griego Heráclito. (Dominio público)

Hágase cargo de sí mismo

Es fácil endosar nuestros fracasos a los demás, señalando con el dedo a un supervisor o a un padre y culpándoles de nuestras carencias. He conocido a hombres y mujeres, tanto mayores como jóvenes, que se quejan de haber perdido el juego de la vida porque un padre abandonó a la familia cuando tenían 12 años o que hablan constantemente de ascensos perdidos porque simplemente no le gustaban al jefe.

Pero también he conocido a muchas otras personas que superaron los obstáculos de su pasado: una mujer que tuvo una madre terrible, pero que al principio de la edad adulta decidió conscientemente vivir su propia vida con la alegría como piedra angular; un hombre encarcelado por robo que al salir se capacitó como soldador, se reconectó con su familia y llevó una vida totalmente diferente; un borracho que perdió un gran trabajo, dejó la botella y encontró un trabajo menos lucrativo, pero hizo las paces consigo mismo.

Así que no juegue al “juego de la culpa”. Legalmente, usted es un adulto, y la primera marca de esa etapa de la vida es la responsabilidad. Puede que muchos de sus contemporáneos desdeñen el deber y la responsabilidad, pero usted tiene la opción de asumir este manto cuando aún es joven. Si se controla, habrá dado un paso de gigante hacia el éxito.

Logros y reputación

Vivimos en un lugar y una época en la que asociamos el éxito y el prestigio con el dinero y la fama. Los ricos entre nosotros, nuestras estrellas del deporte y del cine, y algunos de nuestros políticos son aclamados por su riqueza, poder y fama.

En cambio, rara vez aplaudimos a las personas por el contenido de su carácter. Podemos reconocer la hipocresía en un senador que roba de su fondo de campaña o la falta de moral en un productor de cine que maltrata a las mujeres, pero los que practican las virtudes rara vez aparecen en las noticias de la noche.

No obstante, les animo a que construyan un código moral y se nieguen a violarlo. Construya una reputación de honestidad, buena voluntad y vida limpia. Los que hemos violado ese código, incluyéndome a mí, sabemos bien el costo que tiene este fracaso. Proteja su reputación como defendería a un ser querido.

“El carácter es el destino”, dijo el filósofo griego Heráclito. Fíjese que no distingue entre un carácter malo y uno bueno. Si quiere el respeto de los demás, y especialmente si desea el respeto de lo que el escritor Peter Dale Wimbrow llama “el hombre del vaso”, ponga el carácter por delante de la fama y las riquezas, y vea a dónde le lleva el destino.

Alegría y felicidad: La diferencia

A menudo confundimos estos dos términos.

Escuchamos a la gente decir “solo quiero ser feliz”, pero quienes pronuncian estas palabras están confundidos. La felicidad es transitoria, un subproducto fugaz de algún acontecimiento, una casa construida sobre la arena. Su existencia depende de circunstancias externas —un ascenso en el trabajo, una fiesta de cumpleaños sorpresa, la visita inesperada de un amigo— y luego se desvanece.

La alegría se apoya en una base más sólida. Es un estado interno de bienestar emocional que puede aportarnos paz y un profundo placer, que es duradero y que podemos experimentar a diario. Algunos encuentran esta alegría en sus creencias religiosas, otros en el trabajo que realizan y otros por la fuerza de voluntad. Sea cual sea el caso, un sentido profundo e interior de la alegría le ayudará a celebrar sus victorias y a superar sus derrotas.

Haga de su vida una aventura

Con este consejo no quiero decir que tenga que escalar el Monte Everest, unirse a un rodeo o tirarse en paracaídas desde un avión.

Lo que quiero decir es que si vemos la vida como una aventura, la convertimos en eso. Las tareas mundanas de la vida adquieren un significado nuevo y diferente si recordamos que formamos parte de un mundo increíble. Miramos a nuestros seres queridos con nuevos ojos; vivimos con despreocupación pequeños desastres como el de un auto que no arranca, en lugar de llenar el patio delantero de lengua azul; buscamos formas de sortear los obstáculos, en lugar de dejar que nos detengan.

A menudo se considera que el comienzo es un final, pero la propia palabra significa comienzo. Está en el inicio de las mayores aventuras, un camino lleno de comedia y algo de tragedia, un camino que solo usted recorrerá.

Escribir estas recomendaciones me recuerda que debo vivirlas más plenamente. Así que tenga en cuenta que, aunque todos estamos en nuestro propio viaje individual, tenemos a mano herramientas comunes que hacen que ese viaje sea más placentero y más significativo.

¡Que sus futuros sean brillantes y estén llenos de aventuras!

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes de educación en casa en Asheville, N.C. Es autor de dos novelas, “Amanda Bell” y “Dust on Their Wings”, y de dos obras de no ficción, “Learning as I Go” y “Movies Make the Man”. Actualmente, vive y escribe en Front Royal, Va. Visite JeffMinick.com para seguir su blog.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.