Adicto a la comida chatarra bebía 11 litros de refresco al día, pierde 250 lb para volverse marine

Por The Epoch Times
07 de Julio de 2020 4:02 PM Actualizado: 07 de Julio de 2020 4:02 PM

Adan Prescott tenía solo 18 años cuando su padre, un veterano del ejército, murió de un ataque al corazón en 2013. La trágica pérdida de su padre envió a Prescott a una espiral descendente de depresión y adicción a la comida chatarra y vio cómo su peso se disparaba a 460 libras (aprox. 209 kg) para octubre de 2016.

Hoy, después de haber perdido la increíble cifra de 260 libras (aprox. 118 kg), Prescott ha cumplido finalmente el sueño de unirse al ejército como su padre lo hizo antes.

“Mi padre falleció de un ataque al corazón y fue un gran shock para mí”, dijo Prescott a The Epoch Times en una entrevista. “De repente perdí mi motivación y mi voluntad de hacer lo mejor para mí mismo”.

“Siempre me gustó hacer todo lo que podía para que se sintiera orgulloso y todo eso desapareció de repente”.

El padre de Prescott, Wayne, murió a los 62 años y había servido en Vietnam.

(Cortesía de Adan Prescott)

En la depresión, el adolescente buscó consuelo en la comida y pronto se hizo adicto a los refrescos, la pizza, las hamburguesas y las papas fritas. En un momento dado, incluso bebía 11 litros (aprox. 3 galones) de bebidas azucaradas en un día, dijo. Prescott trabajaba como guardia de seguridad sedentario en ese momento.

“Cuando mi padre murió, dejé de preocuparme. Empecé a comer mucha chatarra y me encantaba beber refrescos”, dijo a Metro UK. “Nunca cociné para mí y cada comida era para llevar o de una gasolinera. Eran las típicas hamburguesas, pizzas y todas esas cosas grasosas”.

Durante tres años, los hábitos tóxicos de Prescott persistieron, hasta que finalmente encontró la motivación para salir de ellos. Afortunadamente, no había sufrido daños duraderos en sus dientes o enfermedades relacionadas con el peso, como la diabetes, para cuando decidió hacer un cambio.

En su punto más pesado, en octubre de 2016, Prescott pesaba la asombrosa cantidad de 460 libras (aprox. 209 kg).

“Un día levanto la vista y estoy casi en la mitad de mis veintes sin nada en mi vida”, dijo a The Epoch Times, “y decidí tomarlo realmente en serio y deshacer lo que me había hecho a mí mismo para poder seguir adelante con mi vida y hacer las cosas que quiero lograr”. Y eso era cumplir su sueño de convertirse en un Marine.

Primero, Prescott cambió su dieta, eliminando toda la comida chatarra y limitándose a unas 1200 calorías al día. Esa dieta consistía en pollo, vegetales, pescado, huevos y arroz. En solo dos meses, perdió 50 libras (aprox. 23 kg). Después de un año, había perdido alrededor de 100 libras (aprox. 45 kg), dijo.

(Cortesía de Adan Prescott)

Inicialmente, Prescott era demasiado grande para hacer ejercicio. Aunque a mediados de 2017, empezó a caminar, luego a trotar y finalmente a hacer ejercicios de pesas. Después de otros 18 meses, en febrero de 2019, había bajado a poco más de 250 libras (aprox. 114 kg) y estaba en camino de lograr su objetivo de unirse al ejército.

Sin embargo, para cumplir con los requisitos de las Fuerzas Armadas, llevó su entrenamiento un paso más allá al unirse a un campo de entrenamiento. “Pasé cinco meses en el campo de entrenamiento y tuve que trabajar duro para estar en forma”, explicó. “Tenía que pasar las pruebas de aptitud física y otras pruebas, así que tenía que estar en buena forma”.

“En julio de 2019 había bajado a unas 210 libras (aprox. 95 kg)”, añadió. “Llevo una dieta clásica de fisiculturismo y estoy en la mejor forma que he tenido desde que tengo memoria”.

Ahora, después de haber pasado todas sus pruebas, Prescott anunció con orgullo que finalmente obtuvo el título de Marine de Estados Unidos. Recordando al hombre que lo inspiró, compartió: “Me gusta pensar que mi padre también estaría orgulloso de mí”.

Mientras tanto, Prescott ofreció consejos a los interesados en mejorar. “Nunca se termina”, compartió. “Nunca se acaba, solo se necesita trabajo duro, consistencia y tiempo para lograr lo que se quiere. Nada es demasiado grande si realmente lo quieres”.

Prescott ahora hace un seguimiento de su progreso en el ejercicio físico y ofrece ayuda a otros interesados en la mejora de sí mismo, en su página web de Instagram.

(Cortesía de Adan Prescott)
(Cortesía de Adan Prescott)

Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.