Adm. Biden amenaza demandar a Texas por su barrera flotante para frenar la inmigración ilegal

Por Tom Ozimek
22 de Julio de 2023 3:02 AM Actualizado: 25 de Julio de 2023 6:42 AM

La administración Biden amenazó con demandar al estado de Texas a menos que las autoridades retiren las barreras fronterizas flotantes instaladas recientemente en medio del río Grande para mantener alejados a los inmigrantes ilegales.

El Departamento de Justicia (DOJ) comunicó al gobernador de Texas, Greg Abbott en una carta fechada el 20 de julio y obtenida por The Epoch Times, su intención de emprender acciones legales para forzar el desmantelamiento de lo que calificó de barrera flotante “ilegal” del estado de Texas en Eagle Pass, uno de los principales puntos de cruce ilegal de la frontera.

“La construcción no autorizada de la barrera flotante por parte de Texas constituye una violación de prima facie de la Ley de Ríos y Puertos. Esta barrera flotante supone un riesgo para la navegación, así como para la seguridad pública, en el río Grande, y plantea problemas humanitarios”, escribieron Todd Kim, fiscal general adjunto, y Jaime Esparza, fiscal federal del Distrito Oeste de Texas.

El Sr. Abbott anunció la instalación de la barrera flotante el sábado, como parte de sus esfuerzos para reducir el flujo de personas que entran ilegalmente en Estados Unidos.

“Hoy comienza la instalación de una nueva barrera marina en el Río Grande”, declaró Abbott en Twitter, junto con un vídeo de 15 segundos en el que se ve cómo se cargan decenas de grandes boyas esféricas en remolques de tractores.

“Más está por venir”, remarcó el gobernador, sugiriendo más despliegues futuros de medidas destinadas a frenar los flujos de inmigración ilegal.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, habla sobre una ilustración de la nueva implementación de seguridad fronteriza durante una conferencia de prensa en el Capitolio del Estado de Texas en Austin, Texas, el 8 de junio de 2023. (Brandon Bell/Getty Images)

“Enemigo público número uno”

El mes pasado, el Sr. Abbott dio a conocer por primera vez el plan de utilizar barreras flotantes para disuadir la entrada ilegal en el país.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) se ha encargado de supervisar el despliegue de una barrera flotante de 1000 pies, cuyo costo se ha estimado en alrededor de 1 millón de dólares.

El jefe del DPS, Steve McCraw, que calificó a los cárteles mexicanos de “enemigo público número uno”, dijo que la barrera disuadiría a la gente de realizar peligrosas travesías fluviales.

Pero el Departamento de Justicia no ha visto con buenos ojos la barrera, afirmando que amenaza con obstaculizar la aplicación de la ley federal y plantea “graves riesgos” para el medio ambiente y la seguridad pública.

Personas descansan en un islote mientras intentan cruzar el río Grande hacia Estados Unidos, en Eagle Pass, Texas, el 18 de julio de 2023. (Brandon Bell/Getty Images)

“Nos veremos en los tribunales”

En la carta, los funcionarios del DOJ dieron a Texas la oportunidad de mantener conversaciones con la administración de Biden para evitar acciones legales.

“Si no recibimos una respuesta antes de las 2 de la tarde, hora del este, del 24 de julio de 2023, indicando su compromiso de retirar rápidamente la barrera flotante y las estructuras relacionadas, Estados Unidos tiene la intención de iniciar acciones legales”, advirtieron los funcionarios en la carta.

Sin embargo, Abbott ha dado a entender que no se deja intimidar por la amenaza de demanda.

En una serie de declaraciones en Twitter el viernes, el gobernador culpó al presidente Joe Biden y a sus políticas de alimentar una “trágica crisis humanitaria” en la frontera.

“Sus políticas de fronteras abiertas animan a los inmigrantes a arriesgar sus vidas cruzando ilegalmente el Río Grande, en lugar de hacerlo de forma segura y legal a través de un puente”, escribió Abbott.

Texas está “intensificando” la seguridad de la frontera ante la crisis de la inmigración ilegal, agregó el gobernador, prometiendo tomar nuevas medidas para asegurar la frontera.

“Nosotros seguiremos desplegando todas las estrategias para proteger a los tejanos y a los estadounidenses, y a los inmigrantes que arriesgan sus vidas”.

“Nos veremos en los tribunales, señor presidente”, escribió el gobernador.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, habla sobre energías renovables en el astillero de Filadelfia (Pensilvania) el 20 de julio de 2023. (Spencer Platt/Getty Images)

Preocupación por los efectos de la barrera flotante

La Comisión Internacional de Fronteras y Aguas (IBWC, por sus siglas en inglés) afirmó no haber sido informada de la propuesta de barrera flotante. La IBWC es un organismo internacional que supervisa los tratados sobre fronteras y aguas entre Estados Unidos y México.

El portavoz de la IBWC, Frank Fisher, dijo que la comisión trata de determinar “si esto afecta a nuestra misión de llevar a cabo los tratados entre Estados Unidos y México en materia de delimitación de fronteras, control de inundaciones y distribución de agua, lo que incluye el Río Grande, y de qué manera”.

El Centro de Estudios de Inmigración dijo que la barrera de agua conlleva cierto riesgo político, ya que probablemente atraerá críticas de medios hostiles en caso de que alguien muera intentando superar la barrera.

Una mujer inspecciona la preparación de la instalación de una barrera de boyas en Eagle Pass, Texas, el 7 de julio de 2023. (Brandon Bell/Getty Images)

La situación se plantea cuando una abrumadora mayoría de los estadounidenses cree que la inmigración ilegal es, en el mejor de los casos, un “problema importante”.

Una encuesta reciente de Gallup reveló que el 39 por ciento de los estadounidenses cree que la situación fronteriza es una “crisis” en toda regla. Otro 33 por ciento cree que es un “problema importante”, lo que significa que el 72 por ciento cree que la situación en la frontera es lo suficientemente mala como para considerarla seriamente problemática.

Los congresistas republicanos han culpado a la administración Biden de directrices que, según ellos, animan a la gente a emprender el peligroso viaje hacia el norte y cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México.

La administración Biden ha culpado a factores fuera de su control, como el crimen, la corrupción y la pobreza en los países de origen. También ha culpado al expresidente Donald Trump de socavar el sistema de asilo del país, sosteniendo que el actual gobierno está tratando de arreglar este sistema.

Texas es uno de los estados más afectados por la inmigración ilegal, ya que gran parte del flujo migratorio llega a través de su frontera con México. Abbott ha culpado repetidamente a Biden de no haber abordado adecuadamente la crisis fronteriza.

Además de instalar la barrera flotante en Eagle Pass, Abbott ha firmado seis proyectos de ley relacionados con la seguridad fronteriza. Entre ellos figuran la designación de los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas, la asignación de fondos para la formación de las fuerzas de seguridad, la ampliación del uso de drones de vigilancia de la Guardia Nacional y la concesión de mayores competencias a los agentes de la Patrulla Fronteriza en virtud de la legislación de Texas.

Con la colaboración de Caden Pearson e información de The Associated Press.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.