Administración Biden enfrenta críticas bipartidistas por Afganistán y audiencia de Blinken en el Senado

Por Joseph Lord
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

El martes, el secretario de Estado, Antony Blinken, compareció ante el Congreso por segunda vez esta semana—esta vez para dirigirse al Comité de Relaciones Exteriores del Senado. El lunes, la comparecencia de Blinken ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes se volvió acalorada, ya que demócratas y republicanos lanzaron acusaciones a las administraciones de los partidos contrarios. Si bien los debates en la cámara alta fueron más tranquilos, pusieron en evidencia los desacuerdos fundamentales sobre si la culpa de la crisis debe ser atribuida al expresidente Donald Trump o al actual presidente Joe Biden.

Blinken defiende la administración Biden

En el mismo discurso preparado pronunciado en la Cámara el lunes, Blinken defendió las acciones de la administración Biden en Afganistán.

Comenzó diciendo que Estados Unidos tenía dos objetivos principales al ingresar a Afganistán en primer lugar: “conseguir que se haga justicia con al-Qaeda” por su papel en los ataques terroristas del 11 de septiembre y garantizar que el país no pueda ser utilizado como un punto de partida para otro ataque terrorista de este tipo. Estos objetivos, dijo Blinken, “se completaron hace mucho tiempo”.

Aún así, Blinken indicó que la administración actual se sintió obligada a cumplir con el trato hecho por Trump con los talibanes. Biden tenía dos opciones cuando asumió el cargo y heredó este acuerdo, dijo Blinken: “poner fin a la guerra o intensificarla”.

Aquí, Blinken hace referencia al acuerdo de 2020 de Trump con los talibanes que habría cumplido una de las promesas de campaña del presidente de sacar al país de la guerra.

El expresidente ha criticado duramente la gestión de la retirada por parte de Biden. En las discusiones sobre la situación, Trump ha sido abierto sobre el acuerdo que él y el exsecretario de Estado, Mike Pompeo, hicieron con los talibanes, pero ha continuado insistiendo en que este acuerdo habría dependido de que los talibanes cumplieran varias condiciones y que su administración habría manejado la situación de manera muy diferente.

A su vez, Blinken señaló los éxitos de la administración durante la crisis.

Él dijo que en marzo, pocas semanas después de que Biden asumiera el cargo, el Departamento de Estado les estaba diciendo a los estadounidenses que abandonaran el país y se ofrecía a ayudarlos a hacerlo. Al mismo tiempo, afirmó, la administración trabajó para acelerar el proceso de trámite de visas especiales de inmigrante (SIV, por sus siglas en inglés), un proceso generalmente largo y arduo según la ley vigente; la administración Trump, agregó, había hecho poco en este frente.

Repitiendo un estribillo con frecuencia repetido, Blinken dijo que la rápida decadencia de la situación política y militar del país desafiaba todas las predicciones. Blinken dijo que “incluso la predicción más pesimista” no indica un colapso tan rápido.

Los demócratas critican al administración Biden

La audiencia se abrió con las palabras del senador Bob Menéndez (D-N.J.), el presidente del comité. Inmediatamente después de la toma de Kabul por los talibanes, Menéndez había prometido que el comité investigaría la política estadounidense sobre Afganistán a su regreso del receso de agosto.

A pesar de su alineación política general con Biden, Menéndez criticó el fiasco de Afganistán en sus comentarios de apertura. Menéndez observó que “la ejecución de la retirada de Estados Unidos fue clara y fatalmente errónea”. Por esos errores, dijo Menéndez, Blinken, en representación de la administración, tendría que darle al Congreso una explicación completa de las decisiones de Biden.

El rápido colapso del país, dijo Menéndez, le demostró que las “administraciones consecutivas mintieron al Congreso” sobre la situación en Afganistán.

En declaraciones a los reportajes sobre la búsqueda de las relaciones diplomáticas entre el gobierno de Biden y la organización terrorista talibán, Menéndez exclamó que “no existe un talibán reformado”. El estricto grupo islamista, continuó, está “atascado en el siglo XIV y se niega a salir”.

Dejando de lado aún más la idea de establecer vínculos diplomáticos con el grupo terrorista, Menéndez argumentó que la administración debería mantener las sanciones existentes sobre la nación, pero también debería enviar ayuda humanitaria a sus ciudadanos, que se encuentran entre los más pobres del mundo.

Si la administración iba a mantener estos lazos y reconocer a los talibanes como los gobernantes legítimos de Afganistán, dijo Menéndez, el grupo debe cumplir varias condiciones antes de que siquiera se considere una relación positiva. Entre estas condiciones, Menéndez enumeró la renuncia total a albergar terroristas, garantizar los derechos de las mujeres y las minorías, renunciar al narcotráfico como forma de lucro para el Estado y construir un gobierno verdaderamente democrático e inclusivo.

La información que el Congreso había obtenido de la Casa Blanca de Biden, dijo Menéndez, fue “vaga y contradictoria”.

Más tarde, la senadora Jeanne Shaheen (D-N.H.) abrió sus comentarios diciendo que ella “compartía la frustración con [sus] colegas”.

Sin embargo, como muchos demócratas en ambas cámaras, Shaheen expresó la percepción de que la culpa no era exclusivamente de Biden, sino de Trump y de los expresidentes Barack Obama y George Bush. El colapso de Afganistán, dijo, provino de “administraciones tanto demócratas como republicanas”.

Ella criticó a los republicanos por impedir que el Congreso trajera a más solicitantes de visas especiales de inmigrante (SIV) a Estados Unidos bajo la administración Trump. Y dijo que hay “mucho arrepentimiento y muchas recriminaciones”.

Cerca del final de la audiencia, el senador moderado Tim Kaine (D-Va.) y excompañero de fórmula de Hillary Clinton, también expresó algunas dudas sobre la gestión de la situación por parte de la administración.

Al criticar la afirmación de Blinken de que “las predicciones más pesimistas” no mostraban una caída tan rápida de Afganistán, Kaine dijo: “No lo creo”. Y admitió que probablemente esas evaluaciones negativas no eran la opinión de la mayoría, pero consideró poco probable que no fueran previstas por ningún analista.

Por otro lado, Kaine dijo que a pesar de los problemas en cómo se gestionó la retirada, consideró que la administración Biden había tomado la decisión correcta al abandonar el país y poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos.

Kaine dijo: “Me alivia que un niño nacido en Nova Fairfax hoy no esté en una nación en guerra”. Biden, continuó Kaine, “tuvo el coraje de decir ‘esta nación no es una nación que deba estar permanentemente en guerra’”.

Sin embargo, aunque algunos demócratas admitieron que Biden tenía parte de la culpa y cometió errores al llevar a cabo la retirada, casi todos estuvieron de acuerdo en que Trump también tenía gran parte de la culpa de la situación.

Los republicanos van a la ofensiva contra el “error estratégico no forzado”

Si bien los demócratas intentaron echar gran parte de la culpa del impopular fiasco al acuerdo de la era Trump con los talibanes, los republicanos fueron mucho más críticos con la administración actual.

El senador James Risch (R-Idaho), miembro de la minoría de alto rango, habló primero en nombre de los republicanos.

Como lo harían muchos otros republicanos durante la audiencia, Risch reconoció que apoyaba el fin de la guerra de Afganistán, pero no de la forma en que la administración Biden llevó a cabo la logística para poner fin a la guerra.

La retirada mal gestionada de las tropas estadounidenses, dijo Risch, fue un “error estratégico no forzado” con consecuencias nefastas. Entre estos, advirtió Risch, la retirada y el regreso de los talibanes habían creado “un refugio seguro para los terroristas”. Además, Risch dijo que la confianza de los aliados de Estados Unidos en la nación ha quedado “destrozada”.

Risch dejó en claro que sentía que la culpa debería recaer directamente sobre Biden como presidente en funciones en lugar de atribuírsela a Trump. Afirmó que “la tragedia evitable que se desarrolló en el aeropuerto de Kabul fue un desastre de liderazgo y de la propia administración”. Además, enfatizó que “la administración Biden es la única responsable de esta debacle y sus consecuencias”.

Más tarde, el senador Marcio Rubio (R-Fla.) expresó su preocupación por la falta de preparación de la administración para la rápida decadencia de la nación.

Mencionó varias valoraciones que había visto que indicaban que “iba a caer el aficionado”. Rubio continuó diciendo que con estas valoraciones, “teníamos todas las razones para planificar el rápido colapso del gobierno y el ejército afganos”.

Rubio acusó a Biden de confiar en una “predicción optimista ingenua” para avanzar en sus planes de estar fuera del país para el 20° aniversario de los ataques del 11 de septiembre. “O alguien no vio esto o alguien no quiso ver esto”, dictaminó Rubio.

El senador Ron Johnson (R-Wis.) agregó también que Blinken y Biden presentaron la situación como “un éxito rotundo” en lugar de “una debacle extrema”, lo que indica un serio “desapego de la realidad”. El senador John Barrasso (R-Wyo.) comentó sobre el mismo tema que este giro positivo de la crisis es “la mentira del siglo XXI” y una “ilusión”.

Barrasso también agregó a Blinken: “Casi se rompe el hombro dándose palmaditas en la espalda por el gran trabajo que ha hecho”.

Rand Paul mantiene un acalorado intercambio con Blinken

El senador Rand Paul (R-Ky.), que ha estado durante mucho tiempo en contra de las guerras de Afganistán e Iraq, señaló que estaba contento de que el conflicto de 20 años hubiera terminado. Pero, continuó, “nunca en mis peores pesadillas” una administración tendría la “colosal incompetencia” de dejar miles de millones de dólares en equipo militar en manos de los talibanes.

Otro ejemplo de esta “colosal incompetencia”, dijo Paul, fue la repentina decisión de abandonar el aeródromo de Bagram sin previo aviso. Lo llamó “una de las peores decisiones militares de nuestra historia” y advirtió a Blinken que esto “será recordado por la gente”.

Paul también hizo referencia a un artículo de The New York Times de que un ataque con misiles mató a un trabajador humanitario tras ser identificado erróneamente como un operativo de ISIS-K que portaba una bomba. Cuando Paul le preguntó a Blinken sobre la verdad de esta historia, Blinken se negó a comentar más allá de decir que el Departamento de Estado estaba investigando la situación.

“Uno podría pensar que usted sabría” si la persona era un trabajador humanitario o un terrorista de ISIS-K “antes de usar un misil predator”, bromeó Paul.

Paul, que con frecuencia ha argumentado en contra de tales bombardeos indiscriminados, advirtió que si los reportajes fueran ciertos y un trabajador humanitario fuera asesinado, la administración podría “crear cientos o miles de nuevos terroristas”.

En cambio, sugirió Paul, la administración debería haberse centrado en bombardear los helicópteros y otros equipos militares que quedaron atrás en lugar de bombardear a alguien cuya identidad se desconoce.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS