Adolescente que se identificaba como transgénero relata “horrible” experiencia de transición y cirugía

Por Brad Jones
29 de Agosto de 2022 12:18 PM Actualizado: 29 de Agosto de 2022 12:18 PM

Chloe Cole tenía 15 años cuando accedió a que un cirujano de “afirmación de género” le extirpara los pechos, una decisión que cambió su vida y de la que ahora se arrepiente profundamente.

Su “brutal” transición de mujer a hombre fue cualquier cosa menos el romántico “viaje de género” que los activistas transgénero y los profesionales de la medicina habían descrito, dijo a The Epoch Times.

“Es un poco espeluznante llamarlo así”, dijo.

Cole, que ahora tiene 18 años, se siente más bien como si acabara de despertar de “una pesadilla”, y está decepcionada con el sistema médico y escolar que la llevó a operarse rápidamente de la transición de género.

“Estaba convencida de que me haría feliz, de que me haría completa como persona”, dice.

Aunque se siente “defraudada” por la mayoría de los adultos de su vida, no culpa a sus padres por haber seguido los consejos del personal escolar y de los profesionales médicos, que “afirmaron” su deseo de transición social, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas cruzadas y la cirugía.

Epoch Times Photo
Chloe Cole sostiene la medicación de testosterona utilizada para pacientes transgénero, en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

La mayoría de los profesionales médicos no hicieron nada para cuestionar o disuadirla a ella o a sus padres, dijo.

“En efecto, obligaron a mis padres a permitirles hacer esto. Les dijeron: ‘O tienen una hija muerta o un hijo vivo’. Citaron las tasas de suicidio”, dijo. “Hay tanta complacencia por parte de los educadores, de todos los adultos básicamente. Estoy muy disgustada por ello. Me siento un poco enfadada. No se me permitió crecer”.

Sus padres, aunque escépticos, confiaron en los profesionales de la medicina y acabaron por consentir que su hija se sometiera a intervenciones médicas, incluida la cirugía, que estaba cubierta por su póliza de seguro médico.

“No debería recaer en los adolescentes la responsabilidad de tomar este tipo de decisiones”, dijo.

Transgenerismo

El transgenerismo, aunque ampliamente celebrado en la cultura popular y en las redes sociales, es un tema mucho más divisivo de lo que la gente puede pensar, dijo Cole.

En la actualidad, Cole forma parte de un número creciente de jóvenes “detransicionistas” que rechazan las tendencias actuales de la ideología transgénero y se oponen al modelo de atención de “afirmación de género” que impulsan los legisladores progresistas a nivel estatal y federal.

Recientemente ha testificado contra el proyecto de ley 107 del Senado de California, cuyo autor es el senador Scott Wiener (D-San Francisco), que protegería a los padres que consienten el uso de bloqueadores de la pubertad, hormonas de sexo cruzado y cirugía de transición de género en sus hijos de la persecución en otros estados que consideran tales acciones como abuso infantil.

Epoch Times Photo
Chloe Cole habla en una audiencia del comité de la Asamblea para el proyecto de ley 107 del Senado en Sacramento el 28 de junio de 2022. (Captura de pantalla a través del Senado del Estado de California)

“Creo que es realmente peligroso para las familias de todo Estados Unidos. Puede separar a las familias”, dijo Cole, que se espera que testifique contra el proyecto de ley de nuevo esta semana.

Cole ha sido acosada en las redes sociales y ha recibido un par de amenazas de muerte por parte de activistas trans desde que anunció su detransición y se posicionó en contra de las políticas de “afirmación de género”.

“Ahora que estoy completamente desilusionada de todo esto, es realmente impactante que hayamos llegado a este punto”, dijo.

La lucha

Diagnosticada con TDAH a una edad temprana, Cole cree ahora que está “en el espectro”.

“Realmente hay una alta tasa de comorbilidad entre la disforia de género y el autismo”, dijo.

Aunque era “muy femenina” de pequeña, Coles era “un poco marimacho” a medida que crecía.

“Odiaba los vestidos, las faldas y las cosas de ese tipo”, dijo.

Epoch Times Photo
Chloe Cole sostiene una foto de su infancia en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Los programas de televisión para niños le habían dejado el mensaje de que “las niñas son menos importantes”, porque a menudo representan a los personajes que son más femeninos como “estúpidos, cabeza hueca, y como si se interpusieran en el camino de las cosas”, dijo. “Y eso se me quedó grabado”.

Sin embargo, su verdadero miedo a la feminidad y su temprano desprecio por la feminidad comenzaron hace años en las redes sociales y en los sitios web LGBT, dijo.

“Empecé la pubertad bastante joven, a los nueve años, y empecé a tener problemas con el hecho de convertirme en mujer”, dijo.

Comenzó su primera cuenta en las redes sociales a los 11 años en Instagram, y con un acceso casi ilimitado a Internet, estuvo expuesta a contenidos inapropiados, incluyendo pornografía y “sexting” en las comunidades online.

En Instagram, primero se le acercaron chicos que se identificaban como homosexuales y bisexuales a través de la función de mensajería de la plataforma, pero con el tiempo empezó a pasar más tiempo en páginas web recomendadas para adolescentes “trans” de 12 a 19 años.

“Hubo una página en particular que me llamó la atención. Se trataba de un grupo de adolescentes que se identificaban como FTM [mujer a hombre]. Parecía que estaban muy unidos, que eran una comunidad muy solidaria, y eso me hizo pensar, porque siempre me ha costado hacer amigos y sentirme excluida. Nunca he encajado con otros chicos de mi edad”.

Cole rara vez se relacionó con la comunidad transgénero en la vida real, pero se dio cuenta, a través de las conversaciones en internet con adolescentes trans, de que muchos de ellos tenían profundas cicatrices emocionales y problemas de salud mental.

“Casi todas las personas transgénero que he conocido, especialmente las de mi edad, tienen problemas familiares muy graves o han sufrido abusos o agresiones sexuales a una edad muy temprana, y es realmente preocupante que nadie hable de esa asociación”, afirma.

Epoch Times Photo
Chole Cole cerca de su casa en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

A los 11 años, Cole tampoco entendía que no debía parecerse a las imágenes sexualizadas de mujeres con poca ropa que veía en Internet.

“Entonces no lo sabía”, dice. “Empecé a desarrollar problemas de imagen corporal. Empecé a pensar: ‘¿Por qué no me veo así? ¿No soy una mujer?”. Y muchos de los contenidos feministas impulsados por otras chicas hacían ver la feminidad como algo terrible”.

La transición

A los 12 años, Cole les dijo a sus padres que era transgénero y, como harían la mayoría de los padres, buscaron ayuda médica profesional para su hija.

Cole acudió a un especialista en género, que la derivó a un endocrinólogo. Cuando el endocrinólogo se negó a recetar bloqueadores u hormonas, alegando que podían afectar al desarrollo cognitivo de Cole, se convirtió en el primer y último médico que le negó la atención de afirmación de género.

“Fue muy fácil encontrar otro endocrino que me afirmara”, dijo.

Después de dos citas, un segundo endocrino aprobó tanto los bloqueadores de la pubertad como la testosterona.

Cole tenía 13 años cuando comenzó la transición física. Las inyecciones de bloqueadores de la pubertad redujeron el estrógeno en su cuerpo, y aproximadamente un mes después empezó a inyectarse testosterona, un proceso que los profesionales médicos llaman terapia hormonal.

“Primero me pusieron bloqueadores”, dice. “Tenía bochornos. Eran bastante fuertes. Sucedían de forma esporádica, y llegaba a un punto en el que me picaba mucho. Ni siquiera podía llevar pantalones o suéteres en invierno. Es como una menopausia artificial”.

Una vez que tomó testosterona, la voz de Cole “se volvió bastante grave” y sus pechos se hicieron más pequeños y perdieron su forma con el tiempo, dijo.

Cole siguió tomando bloqueadores de la pubertad durante unos 18 meses y testosterona durante unos tres años.

Los bochornos cesaron cuando dejó de tomar los bloqueadores de la pubertad, dijo.

Decisión determinante

En la escuela, Cole era “una niña torpe”, pero había hecho algunos amigos en internet y en persona. Sin embargo, como solo había salido del closet con sus amigos más íntimos, tenía que lidiar con la ansiedad por la posibilidad de ser descubierta.

“Ni siquiera les dije a los maestros mi nombre preferido ni nada hasta la preparatoria, pero me presentaba con ropa de hombre y cortes de pelo más cortos”, dijo.

Epoch Times Photo
Chloe Cole sostiene una férula corporal que utilizó mientras tomaba tratamientos hormonales para transexuales, en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Unos meses después de que le recetaran testosterona, Cole fue manoseada por un chico en medio de su clase de historia de octavo grado, que era tan caótica que nadie se dio cuenta —incluso su maestra, dijo. El incidente selló su decisión de usar fajas para aplanar y ocultar sus pechos.

“Tenía pechos relativamente pequeños, pero aun así me hizo un poco de daño. Mis costillas están un poco deformadas por culpa de ellos. La forma en que funcionan, no es que los pechos desaparezcan, sino que empujan el pecho hacia la caja torácica”, explica.

Cole recuerda que la faja se le pegaba a la piel en el caluroso clima del Valle Central de California y que sentía el pecho oprimido. “Era lo más incómodo”, dice.

Utilizaba el baño de hombres, pero siempre temía ser agredida sexualmente.

Sin embargo, no se cambiaba en el vestuario de los chicos porque temía que la vieran con su binder y “que alguien hiciera un comentario al respecto y me señalara por ello”, dijo.

La mayoría de los alumnos, excepto los que la habían conocido de pequeña, la conocían como varón, pero un chico de su clase de educación física acabó señalando sus rasgos femeninos.

“Hubo una vez durante la clase de educación física en la que estábamos nadando. Me quité la camiseta. Llevaba un binder, y alguien señaló la forma de mi cuerpo. Eso fue otra cosa que me hizo querer deshacerme de mis pechos”, dijo Cole. “Me dijo algo así como: ‘No sé qué es, pero tienes un aspecto algo femenino’, y eso me dolió”.

Antes del primer día de su primer año en la preparatoria, Cole fue a la oficina del director con sus padres y pidió que le cambiaran el nombre y los registros a “Leo”.

“Cirugía mayor”

Antes de su operación, Cole asistió a una clase de “cirugía mayor” con otros 12-15 niños y sus padres para aprender sobre los diferentes tipos de incisiones.

En retrospectiva, dijo, “se sintió como una especie de propaganda —las palabras que usan como ‘cuidado de afirmación de género’ y cosas de ese tipo”, dijo. “Me sentí como si me hubieran vendido un producto”.

Epoch Times Photo
Chole Cole cerca de su casa en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Cole recuerda haber mirado alrededor de la sala y haber notado que aproximadamente la mitad de los otros chicos parecían tener unos años menos que ella. “Recordarlo ahora es un poco horroroso. Es un poco extraño teniendo en cuenta… que ya estaban considerando la posibilidad de operarse”, dijo.

Pero, en ese momento, ver a otros chicos y saber que no estaba sola, solidificó la decisión de Cole de seguir adelante con el tipo de doble mastectomía más realizado, llamado “doble incisión con injertos de pezón”, en junio de 2020. Tenía 15 años.

La cirugía consistía en extirpar el tejido mamario y contornear el pecho para darle un aspecto más masculino.

“Quitan el pezón y lo vuelven a colocar en una posición más masculina, y hay algunos efectos secundarios asociados”, dijo Cole.

No solo se pierde la sensibilidad al cortar el tejido mamario, sino que el reposicionamiento del pezón requiere cortar el conducto que suministra la leche materna al pezón, dijo.

La operación dejó a Cole con un profundo dolor muscular para el que le recetaron un medicamento a base de opiáceos, pero como el dolor de los problemas digestivos resultantes era peor que el dolor en el pecho, dejó de tomar las pastillas.

“Estuve incapacitada durante un tiempo. Tenía un rango de movimiento muy limitado, especialmente en los brazos y la parte superior del cuerpo. Había muchas cosas que no podía hacer. Ni siquiera pude salir de casa durante unas semanas”, dijo. “Recuerdo que eso fue muy molesto”.

La parte más devastadora del proceso de recuperación han sido los continuos problemas postoperatorios con sus pezones, dijo.

“Han pasado dos años, y todavía tengo algunos problemas de piel realmente malos”, dijo. “La forma en que la piel cicatriza sobre los injertos… es simplemente horrible. Es realmente desagradable”.

Cole dijo que tuvo problemas para ponerse en contacto con su cirujano después, y aunque se suponía que tenía una cita de seguimiento con él, terminó teniendo una llamada con dos enfermeras que estaban en la sala de operaciones en su lugar.

También le preocupa que los bloqueadores de la pubertad hayan afectado a su desarrollo cerebral, como le había advertido su primer endocrino, pero lo que más lamenta es cómo la operación la ha afectado permanentemente como mujer.

Epoch Times Photo
Chole Cole cerca de su casa en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

“Tenía 15 años. No se puede esperar exactamente que un adolescente tome decisiones de adulto”, dijo. “Así que, por una decisión que tomé cuando era niña, no puedo amamantar a mis hijos en el futuro. Es un poco preocupante que se recomiende esto a niños de la edad que yo tenía, y ahora incluso más jóvenes. Ahora empiezan a operar a preadolescentes”.

Dilema de la detransición

Durante los cierres por el COVID-19 y el aprendizaje a distancia, Cole recurrió a las redes sociales para interactuar virtualmente y se dio cuenta de que las chicas de su edad publicaban fotos “superidealizadas” de sí mismas. Aunque se dio cuenta de que las imágenes estaban editadas y mejoradas, le provocaron los mismos problemas de imagen corporal que había experimentado de niña.

“Durante un tiempo me hizo preguntarme: ‘¿Esto es lo que realmente vale una mujer? Si no hago esto, ¿no soy tan buena como estas otras mujeres?”, dijo.

Pero finalmente, Cole se compró ropa femenina y maquillaje, que solo usaba en su habitación. “Supongo que subconscientemente empecé a darme cuenta de que lo que estaba perdiendo empezaba a echar de menos presentarme de forma más femenina, como si fuera bonita”, dijo.

Con el tiempo, se fue desilusionando cada vez más con la idea de vivir como un hombre.

“Me di cuenta de que no estaba realmente preparada para muchas de las responsabilidades que conlleva”, dijo. “Hubo momentos en los que sentí que no era lo suficientemente buena como chica, pero quizás tampoco soy lo suficientemente buena como chico, y quizás no puedo ser lo suficientemente buena para ser ninguno de los dos, así que no sé realmente lo que soy”.

Epoch Times Photo
Chole Cole cerca de su casa en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Durante los meses siguientes, el aislamiento de los cierres y el cierre de las escuelas afectaron el estado de ánimo de Cole. Se deprimió y cayó en una espiral emocional.

Durante el segundo semestre de su tercer año, las notas de Cole cayeron en picada, y sus padres decidieron inscribirla en un programa escolar solo en internet.

“Era algo así como un programa de educación en casa, excepto que tenía que ir a la oficina del distrito al menos una vez por semana para hacer pruebas”, dijo. “Mi rendimiento escolar en realidad empeoró mucho, porque ahora estaba realmente aislada”.

Pero Cole admite que una menor interacción social le dio tiempo para una mayor introspección.

Durante el último trimestre de su tercer año, asistió por primera vez a una clase de psicología y aprendió sobre el desarrollo infantil. Una de las clases trataba sobre los experimentos de Harlow con monos rhesus recién nacidos, con el tema de la maternidad, el vínculo madre-hijo y la lactancia materna.

“Empecé a darme cuenta de que esto es lo que me estoy arrebatando. No voy a poder establecer un vínculo con mis hijos de la misma manera que lo hace una madre al adoptar un papel masculino y me he deshecho de mis pechos, por lo que no puedo alimentar a mis hijos de forma natural ni involucrarme con ellos de esa manera. Y creo que eso fue como el mayor catalizador para darme cuenta de lo equivocado que estaba todo esto”.

Abrazando la feminidad

Cole anunció su detransición en mayo de 2021, unos 11 meses después de la cirugía, y ha abrazado la feminidad.

“Soy una mujer”, dijo.

A pesar de su transición, Cole dijo que siempre se ha sentido atraída principalmente por los hombres masculinos y que solo se había sentido “marginalmente atraída” por las mujeres. Ahora es “heterosexual”, dijo, y ahora sabe que su confusión de género cuando era niña se basaba en la inseguridad y en su miedo a ser mujer.

Cole ha disfrutado “cultivando” un nuevo aspecto femenino para sí misma, pero dice que todavía no le gusta mucho el maquillaje y que no tiene tiempo para ello la mayoría de los días.

Chole Cole cerca de su casa en el norte de California el 26 de agosto de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

“Casi siempre llevo un vestido o una falda porque, honestamente, es muy cómodo”, dijo.

Ha aprendido a aceptar su cuerpo tal y como es, dijo, y no quiere pasar por el proceso de cirugía reconstructiva ni ponerse implantes mamarios.

“Hay múltiples opciones de reconstrucción, pero sinceramente no creo que merezca la pena”, dijo. “Nunca recuperaré su función haga lo que haga, así que realmente no tiene sentido hacerlo”.

Cole se graduó de la preparatoria en mayo y ha solicitado su ingreso a la universidad.

Mensaje de esperanza

Aunque ha sido acosada en las redes sociales y amenazada por activistas, Cole dijo que está comprometida a compartir su historia.

“Quiero evitar que ocurran más casos como el mío”, dijo.

Se pregunta por qué los educadores se han convertido en cómplices del proceso de “afirmación de género”.

“El problema es que realmente no están rechazando todo este asunto de los trans. Cuando le dije a la preparatorio que cambiara mi nombre, mi correo electrónico y sus registros, no hubo realmente ninguna reacción ni nada”, dijo.

Cole instó a los niños que estén pensando en someterse a una operación de transición de género a que “no se dejen llevar por la romantización” de lo que podría ser ser el género opuesto y sugirió que consideren que puede haber “otras razones” subyacentes a la disforia de género, como el autismo u otros problemas de salud mental.

“Sugiero esperar, porque el cerebro no deja de desarrollarse para la mayoría de las personas hasta mediados de los 20 años, si no un poco más tarde, y los adolescentes son conocidos por tomar decisiones precipitadas. Es horrible oír eso, sobre todo cuando se es niño, pero es la verdad”, dice. “Hay una razón por la que no se pueden comprar cigarrillos o alcohol o votar o alquilar un coche antes de cierta edad”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.