Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. detiene productos sospechosos de trabajo forzado de China

Por ALLEN ZHONG
01 de Julio de 2020
Actualizado: 01 de Julio de 2020

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP) anunció el miércoles que la agencia detuvo un cargamento de productos que se sospecha que han sido fabricados con mano de obra forzada de China.

Los productos, originarios de Xinjiang, China, parecen estar hechos con cabello humano, dijo la agencia en un comunicado.

El cargamento, detenido en el Puerto de Nueva York/Newark, contiene alrededor de 13 toneladas de productos para el cabello con un valor de más de 800,000 dólares.

“La producción de estos productos constituye una violación muy grave de los derechos humanos, y la orden de detención tiene por objeto enviar un mensaje claro y directo a todas las entidades que tratan de hacer negocios con Estados Unidos de que las prácticas ilícitas e inhumanas no serán toleradas en las cadenas de suministro de EE.UU.”, dijo Brenda Smith, comisionada ejecutiva adjunta de la Oficina de Comercio de la CBP.

La foto muestra productos para el cabello enviados desde China. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. detiene un cargamento de productos para el cabello procedentes de China en el puerto de Nueva York/Newark el 1 de julio de 2020. (CBP)

La medida viene después de que el CBP anunciara una Orden de Retención de Liberación (WRO) sobre los productos para el cabello fabricados por Lop County Meixin Hair Product Co. Ltd. el 17 de junio.

Bajo la WRO, los productos de Meixin serán detenidos en todos los puertos de entrada de EE.UU., dijo el CBP en la declaración.

“El uso de trabajo forzado no solo es un asunto serio de derechos humanos, sino que también trae consigo una competencia desleal en nuestras cadenas de suministro globales”, declaró la Oficina de Comercio de la CBP.

“Es absolutamente esencial que los importadores estadounidenses se aseguren de que la integridad de su cadena de suministro cumpla con las normas humanas y éticas que esperan el gobierno y los consumidores estadounidenses”, añadió Smith.

Según las cifras citadas por la Comisión Ejecutiva del Congreso de EE.UU. sobre China y la ONU, se cree que hasta un millón de uigures y otras minorías étnicas están detenidos en centros de reeducación chinos, que según Beijing “educan y transforman” a quienes el Partido Comunista Chino (PCCh) considera en riesgo de las “tres fuerzas malignas” del “extremismo, el separatismo y el terrorismo”.

Los exdetenidos uigures han dicho a The Epoch Times que fueron sometidos a torturas, obligados a denunciar su fe y a prometer lealtad al PCCh mientras estaban detenidos por razones desconocidas en instalaciones a menudo superpobladas.

Las crecientes pruebas sugieren que los detenidos, incluidos los uigures, los practicantes de Falun Gong y otros prisioneros de conciencia, están siendo explotados para realizar trabajos forzados en diversos centros de detención de China.

El secretario de Estado Mike Pompeo, junto con el Departamento del Tesoro, el Departamento de Comercio y el Departamento de Seguridad Nacional, emitió el miércoles un aviso a las empresas de la cadena de suministro de Xinjiang advirtiendo a las empresas estadounidenses sobre el riesgo de los vínculos de la cadena de suministro con entidades chinas que participan en abusos de los derechos humanos, incluyendo el trabajo forzado.

“Dirigido a las minorías étnicas y religiosas, el uso del trabajo forzado en la República Popular China ya no está confinado a la región de Xinjiang, sino que cada vez más se lleva a cabo en toda China a través de acuerdos facilitados por el gobierno de la RPC con fabricantes del sector privado”, dijo Pompeo en un comunicado.

Isabel Van Brugen contribuyó a este informe.

Siga a Allen en Twitter: @AllenZM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el régimen comunista tortura a prisioneros en campos de trabajo en China

TE RECOMENDAMOS