África y el crimen en alta mar, donde los delincuentes dominan las olas

Las actividades ilegales en el océano que rodea África son desenfrenadas, convirtiéndolo en un vasto escenario delictivo que los organismos encargados de hacer cumplir la ley, con escasos recursos, se esfuerzan por detener

Por Darren Taylor
24 de Noviembre de 2023 11:55 PM Actualizado: 24 de Noviembre de 2023 11:55 PM

JOHANNESBURGO-La falta de responsabilidad estatal e industrial ha convertido los océanos que rodean África en el mayor escenario de delincuencia transnacional del mundo, afirma una de las principales investigadoras sudafricanas en materia de delincuencia.

Carina Bruwer, del Instituto de Estudios de Seguridad (ISS) de Pretoria, declaró a The Epoch Times que los mares del mundo, que cubren el 70 por ciento de la Tierra, se han convertido en el centro del comercio ilícito mundial, y que los océanos africanos son uno de los mejores ejemplos de ello.

“Las redes delictivas saquean los recursos marinos, recorren las rutas marítimas en busca de embarcaciones para secuestrar y atraviesan las aguas de los estados costeros y alta mar para trasladar mercancías a destinos lejanos”, afirmó Bruwer, doctora en criminología por la Universidad de Ciudad del Cabo.

“África está situada entre múltiples mercados mundiales de oferta y demanda, y eso la convierte en un lugar importante de la delincuencia organizada. Las costas oriental y occidental de África son los principales centros de tránsito de estupefacientes y puntos calientes de la piratería mundial.

“En los mares que rodean el norte de África, el contrabando de migrantes hace estragos, y al sur, los recursos marinos como el abalón y la langosta de roca se están colapsando porque los grupos delictivos los están diezmando”.

En la década de 2000, afirmó Bruwer, África Occidental se convirtió en un “eje clave” para el tráfico de cocaína desde Latinoamérica a través de países como Guinea-Bissau y Mali, antes de que la droga llegara a los mercados de consumo occidentales.

“Más tarde, esto se extendió a África Oriental, a países como Kenia, donde la heroína afgana y las metanfetaminas se mueven a través del Océano Índico.

“En los últimos años, Sudáfrica se ha convertido también en un nodo mundial del tráfico de cocaína”.

En su último Informe Mundial sobre la Cocaína, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) afirma que el papel de África en la cadena mundial de suministro es cada vez mayor.

Afirmó que los datos de incautaciones sugieren que el papel de África, especialmente África Occidental y Central, como zona de tránsito para la cocaína en su camino hacia los mercados de Europa ha aumentado sustancialmente desde 2019.

Según la ONUDD, tanto la cantidad total incautada en África como el número de grandes incautaciones alcanzaron niveles récord en 2021.

“Las naciones marítimas de África Occidental representan gran parte del volumen de cocaína incautada. Pero otros indicadores sugieren un problema cada vez mayor en el continente. Sudáfrica, por ejemplo, comunicó una cantidad récord de cocaína incautada, lo que aumenta la perspectiva de un repunte del mercado interno”, señala el informe.

Bruwer señaló que los grupos delictivos brasileños “se dirigen cada vez más a países de habla portuguesa como Mozambique, Angola y Cabo Verde. Y se cree que los aeropuertos de Kenia y Etiopía también han sido objeto de ataques como ‘escalas’ en ruta desde Brasil a Europa”.

Dijo que la piratería se ha disparado en los últimos años en el Golfo de Guinea, en la costa occidental africana, sustituyendo al Océano Índico como la región más peligrosa para la gente de mar en todo el mundo.

En la década de 2000, la piratería alcanzó su punto álgido en la costa oriental africana, con ataques dirigidos a menudo por militantes del grupo al-Shabaab, vinculado al Estado Islámico. Pero un esfuerzo internacional de seguridad marítima, dirigido en parte por las fuerzas navales estadounidenses, anuló en gran medida la amenaza.

El USS Ponce lleva a cabo una demostración operacional del Sistema de Armas Láser patrocinado por la Oficina de Investigación Naval (ONR) mientras está desplegado en el Golfo Arábigo, el 17 de noviembre de 2014. (Marina de los EE.UU./John F. Williams/Distribuido)

“Los océanos de África están lamentablemente insuficientemente vigilados y este hecho es fundamental para el modelo de negocio de los grupos de delincuencia organizada. Los Estados costeros africanos carecen de los recursos y las competencias necesarias para proteger sus territorios de las redes delictivas mundiales”, declaró Timothy Walker, jefe de proyectos marítimos de la ISS.

Según declaró a The Epoch Times, algunos Estados africanos están haciendo todo lo posible por contrarrestar el aumento de la delincuencia en los mares incrementando la vigilancia, a veces en cooperación con socios internacionales y agentes privados.

“La industria naviera despliega ahora seguridad privada a bordo de los buques. Tenemos organizaciones no gubernamentales que rescatan embarcaciones de emigrantes en apuros y persiguen buques de pesca ilegal”, afirmó Walker.

Pero, añadió, esto no es ni mucho menos suficiente.

“Vigilar el mar es difícil incluso para los países ricos. Los países africanos no tienen suficientes barcos y aviones para patrullar sus dominios marítimos”, dijo Walker.

Señaló que el 60 por ciento del océano forma parte de la alta mar, aguas fuera de la jurisdicción nacional.

“Digamos que un barco en alta mar frente a la costa de África Occidental enarbola la bandera de Sierra Leona y se sospecha que está implicado en actividades delictivas… eso significa que es deber de las autoridades sierraleonesas responder”.

“Pero responder requiere la voluntad de actuar y la capacidad de perseguir a los buques, y de coordinarse con otros Estados para prestar apoyo.

“Todo esto falta en África, por lo que se acaba enfrentando a unas fuerzas del orden con escasos recursos con unos grupos de delincuencia organizada bien dotados que no están atados a fronteras ni leyes”, afirmó Walker.

Bruwer señaló que las redes delictivas utilizan diversos métodos para aprovecharse de la escasa presencia de las fuerzas del orden en el océano que rodea África.

Uno de ellos es lo que se conoce como transbordo. Se trata básicamente de la transferencia de mercancías de barco a barco, incluido el contrabando.”Los barcos pesqueros transbordan capturas ilegales para evitar los controles portuarios y los grupos delictivos realizan trasbordos de petróleo de barco a barco para eludir las sanciones. A veces las autoridades africanas saben exactamente lo que ocurre, pero se benefician del delito y hacen la vista gorda”, dijo Walker.

Según Stop Illegal Fishing, una alianza mundial de grupos ecologistas dedicados a la protección de los océanos, el transbordo de cargamentos ilícitos de pescado está muy extendido en los océanos africanos, en gran parte perpetrado por buques chinos.

La organización describe el transbordo como “uno de los principales eslabones perdidos en la comprensión de dónde llega al mercado el pescado capturado ilegalmente y, por tanto, una causa clave de la falta de transparencia en la pesca mundial”. El transbordo no autorizado permite a los operadores ilegales evitar los controles portuarios y maximizar los beneficios”.

En su sitio web, Stop Illegal Fishing expone qué motiva a los delincuentes a transbordar pescado.

“Al igual que las operaciones pesqueras en alta mar en todos los océanos del mundo, para los buques que capturan peces de gran valor, como el atún, es más eficaz permanecer en el mar el mayor tiempo posible. Los viajes de ida y vuelta a puerto para descargar sus capturas consumen un tiempo valioso [y combustible] que podría dedicarse a la pesca.

“Por eso es habitual que los buques frigoríficos de transporte, denominados comúnmente ‘reefers’ o ‘carriers’, se encarguen de ir a buscar y transportar el pescado.

“Se trata de un sistema muy organizado: los buques frigoríficos llegan a una hora y a un lugar preestablecidos, con provisiones de combustible, alimentos, cebo e incluso un cambio de tripulación, y se llevan la captura: pescado congelado destinado a mercados extranjeros de todo el mundo”.

Según el grupo, este tipo de transbordo es muy eficaz, pero difícil de controlar.

“Si un buque pesquero descarga o transborda en puerto es más fácil inspeccionar y vigilar, para comprobar que la captura se ha realizado legalmente, pero en alta mar esto puede ser difícil de hacer”.

Los pescadores ilegales se aprovechan de ello y utilizan el transbordo para “blanquear” el pescado capturado ilegalmente. Al mezclar pescado ilegal y legal, el ilegal adquiere la documentación del legal.

“Además, como los transbordadores no pescan, a menudo están exentos de la documentación y el control de las capturas, lo que crea un eslabón perdido en la cadena de custodia desde el buque hasta el plato”.

Stop Illegal Fishing dijo que el transbordo en el mar también da lugar a violaciones laborales y de los derechos humanos, “ya que permite a los buques pesqueros permanecer en el mar durante meses o incluso años a la vez, atrapando a los miembros de la tripulación a bordo y dejándolos vulnerables a los abusos y la explotación.”

Walker señaló que el transbordo es también una táctica utilizada por los narcotraficantes.

Bruwer afirmó que es posible mitigar la delincuencia organizada en el mar, como demostraron los esfuerzos de lucha contra la piratería en el Océano Índico, frente a las costas de África Oriental.

“Todavía vemos casos de piratería de vez en cuando, pero nada a la escala de lo que veíamos antes.

Cuando los agentes estatales y privados nacionales, regionales e internacionales de África Oriental y Estados Unidos unieron sus fuerzas, la piratería disminuyó con bastante rapidez”.

“La lucha contra la piratería se centra principalmente en la aplicación de la ley, pero en África Oriental también ha mejorado la capacidad de la justicia penal en tierra para procesar a los delincuentes y también reconoce la importancia del desarrollo de las comunidades costeras locales”.

Walker afirmó que la respuesta de África Oriental a la piratería pone de relieve la importancia de las asociaciones entre los sectores público y privado.

“Las industrias naviera y pesquera son los actores más destacados en el mar, por lo que son vitales para salvaguardarlo”, declaró. “La naturaleza transnacional de la delincuencia organizada requiere una respuesta igualmente transfronteriza y cooperativa tanto en tierra como en el mar”.

Bruwer señaló que muchas políticas africanas así lo afirman, entre ellas la Estrategia Marítima Integrada de África.

En marzo se firmaron la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar y el Tratado de Alta Mar, que refuerzan la necesidad de cooperación internacional para combatir la delincuencia en los océanos.
Pero, según Bruwer, “dar vida a estos documentos será todo un reto”.

“Cualesquiera que sean los esfuerzos en la lucha contra la delincuencia en alta mar en África, tienden a centrarse simplemente en la captura de delincuentes en casos aislados, no en la prevención o la erradicación”.

“La industria privada y los Estados de abanderamiento suelen estar ausentes o desempeñar un papel mínimo en las iniciativas para combatir delitos marítimos que no les afectan en la misma medida que la piratería, por ejemplo”.

Dijo que naciones occidentales como Estados Unidos ayudaron a África Oriental a contrarrestar la piratería, “en gran medida porque la piratería era una amenaza directa para los intereses económicos del Norte Global, ya que era una amenaza para el comercio mundial.”

Walker añadió: ” Solo cuando los países africanos empiecen a comprender el daño que la delincuencia organizada en los océanos les está causando en términos de sus economías, veremos un verdadero impulso contra ella por parte de los africanos.”


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.