Aguaciles: Las medidas de cierre son inconstitucionales y no las aplicaremos

Por Bowen Xiao
27 de Mayo de 2020
Actualizado: 27 de Mayo de 2020

Un número creciente de alguaciles en todo Estados Unidos está expresando su oposición y rebelándose frente a las medidas restrictivas impuestas por sus estados en respuesta a la pandemia de COVID-19.

Las duras medidas de represión promulgadas por los gobernadores han provocado la ira de varios alguaciles que argumentan que la larga lista de restricciones va en contra de la Constitución.

En términos generales, estos alguaciles afirman que no aplicarán muchas de las medidas de bloqueo. Mientras tanto, todos los 50 estados han tomado al menos algunas medidas para reabrir parcialmente y levantar las restricciones, aunque el alcance varía de estado a estado.

Más de 60 aguaciles provenientes de más de una docena de estados se han opuesto públicamente a las restricciones de sus gobernadores, de acuerdo con un análisis en mayo conducido por el Proyecto Marshall, una organización online de periodismo sin fines de lucro.

Algunos funcionarios del gobierno local dijeron a The Epoch Times que el número probablemente sea mucho mayor y crecerá a medida que aumenten las frustraciones sobre la economía estancada. El proyecto también reconoció que “probablemente hay muchos más que declinan en silencio para hacerlos cumplir”.

En entrevistas, varios alguaciles dijeron que muchas de las órdenes restringen a las personas hasta el punto de violar sus derechos, particularmente la Primera Enmienda. Las preocupaciones sobre la libertad religiosa también han surgido luego de que los estados recientemente decidieran prohibir las reuniones de la iglesia, lo cual también llamó la atención de la Casa Blanca.

Sin embargo, algunos miembros de la comunidad de aplicación de la ley han dicho que la respuesta a esto no es tan clara como simplemente no imponer tales restricciones.

La Primera Enmienda prohíbe al Congreso restringir las actividades religiosas de un individuo, al tiempo que garantiza la libertad de expresión y el derecho de reunión.

Expertos constitucionales le dijeron a The Epoch Times anteriormente que las restricciones son “ilegales e inapropiadas”, mientras que otros argumentaron que los gobiernos tienen la discreción de tomar medidas de emergencia en tiempos de crisis.

Leonard Sipes, exespecialista senior para la prevención del delito en el centro de intercambio de información del Departamento de Justicia y propietario y operador de CrimeinAmerica.net, dijo que lo que está claro es “que la constitucionalidad no está clara durante una pandemia”.

“Las regulaciones de salud pública pueden imponer un bloqueo (…) pero la libertad de reunión, o la libertad de religión, o las protecciones contra una búsqueda e incautación ilegales permanecen”, dijo a The Epoch Times.

“Sin derecho”

A principios de este mes, un alguacil del estado de Washington declaró que no haría cumplir las restricciones del gobernador cuando se trate de reuniones públicas o reapertura de negocios.

El gobernador demócrata de Washington, Jay Inslee, ha prohibido a los ciudadanos asistir a la iglesia y ha mantenido cerrados los negocios de armas de fuego al mismo tiempo que permite que las tiendas de marihuana permanezcan abiertas.

“Los alguaciles entienden como altos funcionarios electos de la aplicación de la ley que su trabajo es no solo arrojar a los malos a la cárcel, sino que su deber principal es proteger las libertades y los derechos constitucionales de los ciudadanos dados por Dios para quienes trabajan”, le dijo el aguacil del condado de Klickitat, Bob Songer, le dijo a The Epoch Times.

Sheriff del condado de Klickitat, Bob Songer. (Cortesía de Bob Songer)

Songer dijo que algunos funcionarios han estado hablando cada vez más de rastrear y monitorear a las personas infectadas con COVID-19.

El representante Bobby Rush (D-Ill.) presentó el 1 de mayo un proyecto de ley que asignaría USD 100,000 millones a organizaciones que podrían proporcionar pruebas y servicios de localización de contactos a través de unidades móviles de salud o en los hogares de las personas. Muchos han denunciado el nivel invasivo del monitoreo involucrado en el proyecto de ley.

“Es el nazismo, en mi opinión”, dijo Songer, refiriéndose a las propuestas de seguimiento.

Desde que hizo pública su postura, Songer dijo que recibió una respuesta muy positiva de su condado, que tiene una población de alrededor de 22,000.

“Hay riesgos en la vida, no importa lo que hagas”, dijo. “No renunciamos a nuestras libertades solo porque el gobierno dice que necesitamos hacer eso. Si me preocupara por el riesgo todo el tiempo, no iría por la carretera”.

Para los miles de alguaciles que siguen imponiendo restricciones de bloqueo, Songer dijo que tiene un mensaje simple para ellos.

“Solicitaría a cada uno de ellos que tome una decisión independiente”, dijo. “Pero mi pedido es que cumplan con el juramento de la oficina que hicieron”.

Ha habido 24 casos confirmados del virus del PCCh en el condado de Klickitat, según datos del gobierno del 27 de mayo. Las empresas en Washington que violen las restricciones de Inslee ahora también pueden ser multadas o citadas según las reglas de emergencia presentadas el 26 de mayo por el Departamento de Trabajo e Industrias del estado.

La situación dentro de la comunidad de aplicación de la ley es complejo, según Sean McGowan, director ejecutivo de la Asociación de Beneficencia de la Policía de los Estados del Sur, que cuenta con más de 60,000 miembros.

“No puedo hacer una declaración general sobre la situación, ya que está evolucionando y cambiando todos los días”, dijo a The Epoch Times por correo electrónico. “Los oficiales tienen el deber de seguir las órdenes legales de su mando, y todos también han hecho un juramento para defender la Constitución de los Estados Unidos”.

En las condiciones actuales, cualquier conflicto que pueda surgir sería “manejado por nuestra organización de forma confidencial caso por caso”, dijo McGowan.

Ponernos de pie

Un sheriff de Virginia conocido por su fuerte apoyo a la Segunda Enmienda durante la batalla estatal por el control de armas a principios de este año también ha sumado su voz al movimiento, aunque señaló que su postura está más en el medio en comparación con algunas de los otros aguaciles de postura firme.

El alguacil del condado de Culpeper, Scott Jenkins, le dijo a The Epoch Times que inicialmente no dijo nada sobre las medidas de cierre en las primeras semanas, ya que sintió que era un momento de unirse y apoyar a los funcionarios del gobierno que se dirigían a territorio desconocido.

Sin embargo, hace unas semanas, su punto de vista cambió cuando vio medidas de bloqueo que infringían los derechos de las personas. Luego anunció públicamente que no haría cumplir las restricciones del gobernador demócrata de Virginia, Ralph Northam.

“El gobernador tiene derecho a promulgar regulaciones durante un estado de emergencia y lo entiendo, pero la Constitución no desaparece solo por eso”, dijo Jenkins. “No seremos utilizados para hacer cumplir un edicto o regulación por parte de un gobernador, director de salud o cualquier otra persona.

“Si no nos ponemos de pie y aplicamos eso, basados en motivos constitucionales, ¿quién más lo hará?”

Sheriff del condado de Culpeper Scott Jenkins en Richmond, Virginia, el 13 de enero de 2020. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“¿Qué es vital para la vida o el bienestar de una persona?”, preguntó Jenkins, hablando sobre si la enfermedad es un riesgo lo suficientemente grande como para que estemos dispuestos a pisotear la Primera Enmienda en la que se fundó nuestro país. “Podrían argumentar fácilmente que existe un mayor riesgo de ser atropellado por un automóvil”.

Jenkins habló apasionadamente sobre la libertad religiosa y declaró: “No es nuestro lugar involucrarse e intervenir en su adoración”.

Después de hacer pública su postura, Jenkins dijo que la respuesta de los residentes en su condado casi se ha dividido entre las líneas partidistas de los que no quieren reabrir y los que sí. Dijo que ha causado “una gran división en nuestra comunidad”.

En el condado de Culpeper, ha habido un total de 645 casos confirmados del virus y cinco muertes, según datos del 27 de mayo. El condado tiene una población total de 52,605.

Jenkins dijo que, al final del día, él está personalmente de acuerdo con gran parte de lo que se ha hecho para proteger a sus comunidades de la propagación del virus, pero que simplemente no es su función servir en la oficina del aguacil para permitir que la Constitución sea violada a través de él.

Detrás del movimiento

Cuando comenzaron las restricciones de bloqueo en todo el país, la Asociación de Aguaciles Constitucionales y Oficiales de Paz (CSPOA) envió una proclamación a miles de aguaciles en todo el país, aconsejándoles que cumplieran su juramento a la Constitución y a las personas en sus condados.

Un portavoz de la asociación dijo a The Epoch Times que muchos de los aguaciles que rechazan las órdenes de sus gobernadores “son miembros de la CSPOA o actúan alentados por la CSPOA”.

El exaguacil de Arizona y fundador de la CSPOA, Richard Mack, le dijo a The Epoch Times que, en las circunstancias actuales, él cree que los ciudadanos no han violado la ley y que “solo han tratado de mantener sus negocios y sus libertades como lo garantiza la Ley de Derechos”. Mack dijo que las órdenes de cierre no han pasado “a través de ninguna legislatura estatal”.

El exaguacil de Arizona Richard Mack, fundador de la CSPOA. (Cortesía de la CSPOA)

“Para cualquier gobernador designarse a sí mismo como dictador del estado, destruir los negocios de las personas, destruir iglesias y arrestar a las personas que van a la iglesia o arrestar a los ministros es una indignación absoluta”, dijo. “Estoy absolutamente petrificado en cuanto a lo que está sucediendo aquí, todo en nombre de cuidar a las personas”.

Mack dijo que la asociación ha estado tremendamente ocupada y que más aguaciles se unen al movimiento todos los días, aunque no tenía un número exacto.

“No podemos hacer un seguimiento de todos ellos”, dijo.

Él dijo que si bien algunas leyes estatales permiten a los gobernadores declarar un estado de emergencia, eso solo les permite la apertura de ciertos fondos, y nada más.

“Le preguntaría a todos los agentes de policía de este país: ‘¿Dónde obtuvieron autoridad para violar la Primera Enmienda?'”, dijo. “Si violas un juramento, has cometido perjurio, y eso es un crimen en sí mismo”.

En los Estados Unidos, ha habido un total de 1,733,904 casos confirmados del virus y 101,140 muertes atribuidas, según datos del 27 de mayo. Mack se preguntó por qué el país no está clausurando el consumo de alcohol y tabaco debido a que las tasas de mortalidad son mucho más altas que el número actual de muertes por virus.

“Ni siquiera hacemos que fumar sea un delito”, dijo. “No entiendo la inconsistencia”.

Mack reconoció que el virus es una “amenaza real”, pero dijo que los estadounidenses pueden trabajar juntos para resolver el problema “sin destruir nuestro país y nuestra Constitución”.

Dijo que las personas no deberían ser arrestadas por usar o no usar una mascarilla o por ir a la iglesia. “Si las personas conducen sus vidas de acuerdo con su propia conciencia, que así sea. Así es Estados Unidos, y eso se llama libertad individual”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Mujer de Wuhan habla del encubrimiento del virus. Ocultan contagios y cifras reales | China en Foco

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS