Alabama aprueba proyecto de ley que prohíbe casi todos los abortos

Por Mimi Nguyen Ly
15 de Mayo de 2019 Actualizado: 15 de Mayo de 2019

El Senado del Estado de Alabama aprobó el martes 14 de mayo un proyecto de ley para convertir el aborto y el intento de aborto en un delito grave para el proveedor de servicios de aborto, excepto en los casos en que el aborto es necesario para prevenir un riesgo grave para la salud de la madre.

La mujer que recibe un aborto no será penalmente responsable. De acuerdo con el proyecto de ley (pdf), las personas que realizan un aborto con éxito serían acusadas de un delito grave de clase A y se enfrentarán a una pena de 10 a 99 años de prisión. Aquellos que intenten realizar un aborto serán acusados de un delito grave de clase C y se enfrentarán de 1 a 10 años de prisión.

El Senado, dirigido por los republicanos, votó a favor de la aprobación de la legislación -el Proyecto de Ley 314, o Ley de Protección de la Vida Humana de Alabama– en una votación de 25 votos a favor y 6 en contra. Los republicanos ocupan 27 de los 35 escaños del Senado.

El proyecto de ley fue aprobado después de cuatro horas y media de debate, según AL.com. Ningún demócrata votó por el proyecto de ley.

Ese día, los demócratas habían presionado infructuosamente a favor de una enmienda que crearía excepciones para los casos de violación e incesto. La enmienda fue rechazada por votación 21-11. Cuatro republicanos votaron por la excepción de violación e incesto.

El proyecto de ley ahora se dirige a la gobernadora Kay Ivey, republicana, quien no ha confirmado si firmará el proyecto de ley.

“La Gobernadora tiene la intención de retener los comentarios hasta que haya tenido la oportunidad de revisar a fondo la versión final del proyecto de ley que se aprobó”, dijo la vicesecretaria de prensa Lori Jhons en una declaración después de la votación.

Si el proyecto de ley se convierte en ley, entraría en vigor en seis meses. Los críticos han prometido una demanda rápida. Randall Marshall, director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Alabama, dijo que se está redactando una queja.

La ACLU y Planned Parenthood “presentarán una demanda para detener esta prohibición inconstitucional y proteger el derecho de cada mujer a tomar sus propias decisiones sobre su atención médica, su cuerpo y su futuro”, dijo la ACLU de Alabama en una declaración después de la votación.

“El estado de Alabama debería estar avergonzado de sí mismo. Debería darles vergüenza. Vayan a mirarse al espejo”, dijo el senador Bobby Singleton (demócrata de Greensboro), según Associated Press. “Las mujeres de este estado no se merecían esto. Todo esto se trata de grandilocuencia política”.

Pero el senador Clyde Chambliss (republicano de Prattville), que patrocinó el proyecto de ley en el Senado, dijo que todos los niños por nacer merecen protección, informó AL.com.

“La vida humana tiene derechos, y cuando alguien toma esos derechos, es cuando nosotros, como gobierno, tenemos que intervenir”, dijo Chambliss según The Guardian. “Cuando Dios crea esa vida, ese milagro de la vida dentro del vientre de la mujer, no es nuestro papel como humanos extinguir esa vida. Eso es lo que creo”.

Desafiando a Roe vs Wade

La representante Terri Collins (R-Decatur) patrocinó el proyecto de ley y lo presentó hace unas seis semanas. Dijo que el objetivo era aprobar el proyecto en una forma que pudiera desafiar el fallo Roe v. Wade de 1973 de la manera más enérgica.

El fallo Roe vs Wade de 1973 legalizó el aborto en todo el país al prohibir que los estados prohibieran los abortos antes de que el feto se considerara “viable”, es decir, potencialmente capaz de vivir fuera del útero de su madre.

En el caso Roe contra Wade, la Corte Suprema de Estados Unidos dijo que si los niños nonatos son personas, entonces tienen derecho a la vida. La decisión concluía que los niños no nacidos no son personas, y reconocía que el caso de prohibir a los estados la prohibición del aborto se “derrumbaría” si “el feto es una persona”, porque entonces su “derecho a la vida estaría garantizado” por la Constitución.

Según AL.com, Collins dijo que si la Corte Suprema de Estados Unidos revocaba el caso Roe v. Wade, los estados podrían decidir más adelante qué excepciones permitir. Collins dijo que si el caso Roe contra Wade es revocado, ella apoyaría una excepción por violación e incesto.

“He contestado muchos correos electrónicos de personas que han abierto sus corazones con historias reales”, dijo Collins a AL.com. “Mi objetivo con este proyecto de ley no es lastimarlos de ninguna manera. Mi meta con este proyecto de ley, y creo que todas nuestras metas, es que Roe vs. Wade se revoque, y que esa decisión sea enviada de vuelta a los estados para que podamos llegar a nuestras leyes que incluyan enmiendas y cosas que aborden esos temas”.

“Roe contra Wade ha acabado con las vidas de millones de niños”, dijo Chambliss en un comunicado, según informó AP. “Aunque no podemos deshacer el daño que han causado décadas de precedencia legal bajo Roe, este proyecto de ley tiene la oportunidad de salvar las vidas de millones de niños por nacer”.

Después de la aprobación del proyecto de ley, el vicegobernador Will Ainsworth expresó su apoyo.

“Con los estados liberales aprobando los abortos radicales en los últimos meses y después del parto, Roe debe ser desafiada, y estoy orgulloso de que Alabama esté liderando el camino”, escribió Ainsworth en Twitter.

A Chambliss se le preguntó acerca de los costos legales en los que incurriría el estado si el proyecto de ley se convirtiera en ley y fuera impugnado en los tribunales.

“La vida es un regalo de nuestro Creador y debemos hacer todo lo que podamos para proteger la vida”, fue su respuesta según AL.com. “Y si son un par de millones de dólares, es un pequeño, pequeño precio por esas vidas”.

Durante las parciales de 2018 en Alabama, el 59 por ciento de los votantes habían expresado su apoyo a una enmienda de política para dejar en claro que los ciudadanos no tienen derecho al aborto y que sus estados no están obligados a financiar abortos. Esa enmienda fue aprobada.

El 7 de mayo, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, firmó una ley que prohíbe el aborto después de que se detecta un latido cardíaco en un embrión, es decir, a las seis semanas de embarazo. Al hacerlo, Kemp se convirtió en el cuarto gobernador del país en firmar tal proyecto de ley en el último año, uniéndose a los gobernadores de Kentucky, Mississippi y Ohio. Iowa promulgó una ley similar el año pasado.

*****

A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

TE RECOMENDAMOS