Gas lacrimógeno afecta a alcalde de Portland cuando manifestantes son dispersados tras provocar incendio

Por Zachary Stieber
23 de Julio de 2020
Actualizado: 23 de Julio de 2020

El alcalde de Portland, Ted Wheeler, fue alcanzado por gas lacrimógeno luego que los alborotadores prendieran fuego cerca de una corte federal en la ciudad durante la noche.

El demócrata Wheeler, quien también es comisionado de policía, se unió una multitud de más de mil personas que se reunieron en las afueras de la corte de Mark O. Hatfield antes de provocar incendios en las cercanías. Los alborotadores también intentaron repetidamente derribar la valla que los policías federales habían levantado ese mismo día para tratar de proteger la instalación federal.

“No voy a mentir, me pica. Es difícil respirar. Y puedo decirles con un 100 por ciento de honestidad que no vi nada que provocara esta respuesta”, dijo Wheeler a un reportero.

“Esto es totalmente una guerra urbana y el presidente de Estados Unidos la está llevando a cabo contra la gente de este país”, añadió más tarde. Una fotografía mostraba a Wheeler de pie cerca de una valla con un incendio cerca de la corte al fondo.

Más tarde Wheeler se quitó la mascarilla para conversar con un manifestante que hablaba a pulgadas de su cara, violando las restricciones de uso de mascarilla de la gobernadora Kate Brown. Brown la semana pasada ordenó a los residentes del estado a usar mascarillas si no pueden mantener 6 pies de distancia de otras personas durante la pandemia del COVID-19.

Alcalde de Portland, Ted Wheeler, reacciona después de haber sido expuesto a gases lacrimógenos disparados por policías federales mientras asistía a una protesta contra la brutalidad policial y la injusticia racial frente a la Corte de los Estados Unidos Mark O. Hatfield el 22 de julio de 2020 en Portland, Oregon. (Nathan Howard/Getty Images)

Wheeler fue escoltado por un equipo de seguridad privada mientras los alborotadores le gritaban. Algunos le gritaron improperios.

En las primeras horas de la noche, el alcalde se dirigió a la multitud. Terminó de hablar alrededor de las 10:30 p.m. y fue a pararse en la valla.

“Poco después que el alcalde Wheeler terminara de dirigirse a la multitud, la gente del grupo empezó a lanzar bengalas y otros objetos incendiarios por encima de la valla que protege el lado oeste de la corte federal. Durante los siguientes 45 minutos, la gente continuó lanzando material inflamable, así como dispositivos incendiarios por encima de la valla, iniciando finalmente un gran incendio. Otras personas atravesaron la valla mientras que otras la patearon y la sacudieron”, dijo el Departamento de la Policía de Portland en un resumen del incidente.

Fue entonces cuando los policías federales salieron por primera vez del edificio. Disparando gas lacrimógeno y usando otras municiones de control de multitudes, dispersaron a la multitud y repararon la brecha.

Miembros del personal de seguridad del alcalde de Portland, Ted Wheeler, luchan por cerrar una puerta del edificio de Portland luego que los manifestantes siguieran e interrumpieran al alcalde cuando éste abandonaba una protesta en el juzgado estadounidense Mark O. Hatfield el 22 de julio de 2020 en Portland, Oregón. (Nathan Howard/Getty Images)

Más tarde, la multitud se reunió de nuevo fuera de la corte y un individuo arrojó un objeto en llamas a las instalaciones. La policía de Portland declaró un motín a las 12:31 a.m. “debido a la conducta violenta del gran grupo creando un grave riesgo de alarma pública”.

Una camioneta de audio apareció y los policías que estaban dentro anunciaron la declaración de los disturbios por altavoces. El vehículo fue atacado por los alborotadores y se alejó a toda velocidad.

La mayoría de la multitud ignoró las advertencias y se quedó fuera de la corte, lanzando cócteles molotov y cientos de otros proyectiles e iniciando más incendios. Los alborotadores cometieron múltiples actos de vandalismo, incluso en los hidrantes de incendio, desperdiciando varios cientos de galones de agua, y se reportó al menos un asalto.

El grupo se disipó lentamente.

La fuerza policial de Wheeler continuó adoptando una postura de enfrentamiento a los disturbios, a pesar de estar cerca del Centro de Justicia, un edificio del condado que incluye una comisaría de policía.

“Con la excepción de la camioneta de audio, la policía de Portland no estuvo presente durante ninguna de las actividades descritas. La policía de Portland no se enfrentó a ninguna muchedumbre y no desplegó ningún gas lacrimógeno. La policía de Portland no realizó ningún arresto”, dijo la oficina en un comunicado.

Los policías federales hicieron al menos un arresto.

Los policías fueron enviados a Portland el 4 de julio porque el personal existente en la corte era inadecuado para responder a los disturbios, dijo el Secretario de Seguridad Nacional en funciones, Chad Wolf, a los periodistas esta semana.

Si la fuerza policial local estaba actuando como las fuerzas normalmente lo hacen, ayudando a proteger los edificios federales, dispersando grandes multitudes y arrestando a personas que cometen delitos, entonces el aumento de los activos federales no habría sido necesario, señaló Wolf.

Los funcionarios estatales y municipales están tratando que los policías federales se vayan, alegando que han intensificado la violencia. Funcionarios de la administración como Wolf desafían esa afirmación, señalando el hecho que las manifestaciones violentas se remontan desde principios de mayo.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS