Alcaldesa de Seattle defiende la zona autónoma y afirma que Trump no puede enviar tropas

Por Zachary Stieber
12 de Junio de 2020
Actualizado: 12 de Junio de 2020

La alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, defendió la llamada zona autónoma que se habría creado en la ciudad de Washington, alegando que el presidente Donald Trump no puede enviar fuerzas militares para recuperar el territorio en manos de los activistas.

El mismo día que Trump dijo que su gobierno no “permitirá que Seattle sea ocupada por anarquistas”, Durkan también rechazó los llamados a renunciar al control de las protestas y disturbios, desde que un hombre negro murió bajo custodia policial en Minneapolis el Día de la Recordación.

Durkan, una demócrata, y la jefa de policía Carmen Best, siguen en sus puestos por ahora.

“No y no”, dijo Durkan a los periodistas el jueves, refiriéndose a las preguntas sobre la renuncia. Por su parte Best dijo que todavía tiene fe en la alcaldesa mientras que Durkan dijo que tiene confianza en la jefa de policía.

Cientos de manifestantes irrumpieron en el ayuntamiento de Seattle el martes, exigiendo la renuncia de Durkan.

Durkan dijo en un momento dado que ella y Best “pensaron acerca de tener un momento de Thelma y Louise”, refiriéndose a las amigas que se tiran por un acantilado.

Los funcionarios de la ciudad se han enfrentado a una creciente presión después que decenas de activistas y otras personas se apoderaron de parte de la ciudad tras el abandono de un edificio de la comisaría por parte de la policía.

Un manifestante utiliza un visor en la parte superior de una barricada para fijar en la mira a la policía que se aproxima a la recién creada Zona Autónoma de Capitol Hill en Seattle, Wash. el 11 de junio de 2020. (Jason Redmond/AFP vía Getty Images)
Un vigilante armado asegura la entrada de la llamada “Zona Autónoma del Capitolio” en Seattle, Wash. el 10 de junio de 2020. (David Ryder/Getty Images)

En estos momentos en la llamada Zona Autónoma de Capitol Hill, personas armadas siguen verificando las identificaciones de los residentes. Los oficiales de policía han recibido informes de negocios y personas de la zona que están siendo extorsionados.

Las imágenes de video de la zona muestran al menos un caso de una persona siendo expulsada por una multitud de burladores y varios casos de asalto, así como al menos un encuentro tenso con los oficiales de policía. Entre las personas armadas se encuentran los miembros del John Brown Gun Club, según los activistas. El club tiene vínculos con Antifa, un grupo de extrema izquierda que aboga por la violencia.

Las demandas de los ocupantes incluyen la abolición del Departamento de Policía de Seattle, la liberación de cualquier prisionero que esté cumpliendo condena por resistirse al arresto, y el fin de la inmunidad calificada para los oficiales de policía.

Best entró en la abandonada Comisaría del Este el jueves, diciendo a los periodistas que la ocupación tuvo efectos perjudiciales.

“Las acciones de un pequeño grupo no pueden y no deben privar a un segmento entero de nuestra comunidad de los servicios de seguridad pública”, dijo la jefa de policía. El primer día después del abandono del recinto, el tiempo de respuesta a los crímenes en curso fue de más de 15 minutos, cerca de tres veces el promedio.

“Si es su madre, su hermana, su prima, el hijo de su vecino el que está siendo violado, robado, agredido y victimizado de alguna otra manera, no va a querer tener que reportar que a la policía le tomó tres veces más tiempo llegar hasta allí para prestarles servicios”, dijo Best, señalando que el tiempo involucrado podría ser una cuestión de vida o muerte.

Ni ella ni Durkan aceptaron la responsabilidad de ordenar el abandono de la estación de policía. Best dijo en un vídeo a sus oficiales que “no fue mi decisión”, añadiendo el jueves: “No vino de mí”.

Durkan, quien ha dicho que algunos de sus familiares estaban dentro de la zona autónoma el jueves, defendió vigorosamente la zona. Ella y los oficiales de policía se han negado hasta ahora a usar la fuerza para recuperar las calles de la ciudad de los manifestantes y activistas.

La subjefa de Policía de Seattle, Deanna Nollette, y el Subjefe de Policía, Adrian Diaz, están siendo bloqueados por los manifestantes para que no entren en la recién creada Zona Autónoma del Capitolio (CHAZ) en Seattle, Washington, el 11 de junio de 2020. (JASON REDMOND/AFP vía Getty Images)
Las palabras “Black Lives Matter” están pintadas en medio de la calle East Pine en un área que se está autollamando la Zona Autónoma de Capitol Hill (CHAZ), el 11 de junio de 2020. (JASON REDMOND/AFP vía Getty Images)

“Reunir y expresar legalmente los derechos de la Primera Enmienda, exigir que nos vaya mejor como sociedad y proporcionar una verdadera equidad a las comunidades de color no es terrorismo, es patriotismo”, dijo Durkan a los periodistas en la sesión informativa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apuntó a la zona autónoma esta semana, diciendo que los anarquistas “acaban de tomar Seattle” y que el gobernador de Washington, Jay Inslee, un demócrata, y Durkan “están siendo burlados y engañados a un nivel que nuestro gran país nunca había visto antes”.

“Recupere su ciudad AHORA. Si usted no lo hace, lo haré yo”, escribió Trump en las redes sociales.

“El mensaje del presidente es que él protegerá las calles de este país”, comunicó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, ante la Sala de Prensa de América de Fox News, la mañana del 11 de junio.

Aunque Trump prefiere que los líderes locales hagan su trabajo, cuando ellos no lo hagan, él lo hará, añadió McEnany, dado crédito al presidente por el “aumento” de las tropas de la Guardia Nacional en Minnesota y Washington, en medio de los recientes disturbios.

Trump dijo más tarde ese mismo día, en el programa ‘The Story’ de Fox News, que su administración “no va a permitir que Seattle sea ocupada por anarquistas”.

“Si allí hubiera más firmeza, ustedes no tendrían el tipo de devastación que tenemos en Minneapolis y en Seattle. Yo quiero decir, veamos qué está pasando en Seattle”, dijo Trump. “Les diré, si no arreglan la situación, nosotros la arreglaremos”.

Durkan dijo en la sesión informativa que sería “inconstitucional e ilegal enviar a los militares” a Seattle, añadiendo que “no hay una amenaza inminente de una invasión”.

Los ocupantes de la zona están reflexionando sobre qué hacer a continuación, según un conjunto de medidas que se están evaluando. Las opciones incluyen tomar el recinto Este, mover la zona o disolver la zona.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS