Alegría en Galápagos: prosperaran tortugas bebés después de un siglo de ausencia en isla Pinzón

Por La Gran Época
02 de Abril de 2019 Actualizado: 02 de Abril de 2019

El avistamiento de crías de tortuga es un presagio de los esfuerzos de la especie por sobrevivir contra viento y marea. Después de 100 años sin ser vistas, las tortugas aparecieron una vez más en la isla de Pinzón en Galápagos. Su aparición marca el punto final de décadas de intervención humana destructiva (y constructiva).

La población de tortugas de las islas Galápagos estuvo en peligro crítico durante más de un siglo. Pero los nacimientos recientes están ayudando a sacar a las criaturas del peligroso abismo de la extinción.

Un percance en mediados del siglo XVIII introdujo por primera vez peligrosas probabilidades sobre el destino de la población de tortugas de la isla. Los marineros que desembarcaban en la isla Pinzón introdujeron inadvertidamente ratas que se escondían a bordo de sus barcos en el frágil ecosistema del archipiélago. Las tortugas, que habían prosperado anteriormente, fueron víctimas de la depredación de las ratas hambrientas. Los roedores se dieron un festín con los huevos y las crías de las tortugas, devastando a toda la población sobreviviente.

Durante las décadas siguientes, la población de tortugas bebé se extinguió y la extinción de la especie parecía inminente.

Pero la intervención humana que mató a los bebés de la especie también contenía los medios para curarla. El investigador James Gibbs fue uno de los pocos afortunados que descubrió por primera vez el resurgimiento de las crías de tortugas. “Me sorprende que las tortugas nos hayan dado la oportunidad de compensar nuestros errores después de tanto tiempo”, dijo en una conversación a The Dodo.

Entonces, ¿qué pasó? En la década de 1960, una iniciativa de conservación adoptó los últimos 100 especímenes de la población de tortugas de la Isla Pinzón. Los escasos puñados de huevos sin incubar fueron recogidos e incubados en un ambiente seguro y controlado. Las crías fueron entonces criadas hasta que alcanzaron los 5 años de edad y llegaron a ser lo suficientemente grandes y fuertes como para no caer presas de las ratas que las habían cazado antes.


Las crías fueron liberadas de nuevo a la Isla Pinzón. Los funcionarios del proyecto de recuperación informaron: “Las primeras tortugas jóvenes (20 en total) del Centro de Tortugas fueron repatriadas en Pinzón en 1970”.

Cuarenta años más tarde, los biólogos volvieron su atención a la causa raíz de la devastación, las ratas. En una operación experimental conocida como “Recuperación de la Isla Pinzón mediante la eliminación de roedores introducidos“, el veneno específico para ratas fue esparcido por helicópteros que sobrevolaban la isla.


Y funcionó. Las ratas fueron erradicadas.

James celebró el hecho de la operación, “Se creó la oportunidad para que las tortugas se reproduzcan por primera vez. Hicimos una inspección, en diciembre de 2014”, continuó, “para ver si funcionaba para las tortugas y encontramos 10 nuevas crías”.

“Es la primera vez que se crían en la naturaleza en más de un siglo”.


Dados los esfuerzos de la especie por esconder y proteger a sus crías durante la incubación, James es consciente que los hallazgos de la investigación no son representativos de la nueva y próspera población en general. “Dadas las probabilidades de reproducción” compartió, “Estoy seguro que hay cien veces más crías allí fuera”.

El equipo de James vio 300 tortugas en su viaje. A partir de 2018, Pinzón es la más grande de las Islas Galápagos de la cual, las ratas fueron exitosamente erradicadas. Eso no es todo, en febrero de 2019, se descubrió una tortuga gigante hembra adulta de Fernandina, en un lugar remoto de la isla de Fernandina en Galápagos, la primera de su especie en ser vista desde 1906.

Es un salto gigante para la población de tortugas de las Islas Galápagos. ¡Que los centenarios prosperen y que la ceremonia de eclosión continúe!

Mira el video a continuación:


Estas asombrosas personas hacen todo lo posible para ayudar a salvar a estas pobres tortugas

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS