Alguien dijo que amamantar en público era repugnante y ella responde silenciando todas las críticas

Por Louise Bevan - La Gran Época
05 de Julio de 2019 Actualizado: 06 de Julio de 2019

La lactancia materna es una cuestión delicada. No debería ser así. Los bebés necesitan ser alimentados, y todos sabemos de dónde viene la leche. A veces los bebés tienen hambre en público, y las madres de todo el mundo se están cansando de que les digan cuándo y dónde es apropiado que atiendan las necesidades de sus pequeños.

Whitney Renee Huntwork, de Portland, Oregon, era una de esas madres.

Whitney, una autoproclamada “defensora y activista de la lactancia materna“, experimentó muchas críticas por amamantar en público. Ser llamada “repugnante” mientras amamantaba a su segundo hijo en abril de 2016 fue la gota que derramó el vaso. Whitney decidió que ya era suficiente.

La madre de dos hijos, que tiene una manera convincente de hablar, decidió tomar medidas directas utilizando las mejores herramientas a su disposición: su voz y las redes sociales. Pero, ¿le dio a los críticos un sabor áspero de su propia medicina? No, no lo hizo. Whitney era mucho más inteligente que eso.

Escribió una increíble carta abierta para defender a las madres que amamantan en todas partes y la publicó con una triunfante foto instantánea de la lactancia materna en Facebook. ¡Personas negativas, retrocedan! Las palabras de Whitney se extendieron como un reguero de pólvora, pero la joven madre no tenía ni idea de a cuánta gente llegaría.

“Cuando quieras. En cualquier parte. Puedes mirar fijamente, no me importa”, comenzó el himno de Whitney. “Alimentaré a mi hijo hambriento, aquí o allá, si no te gusta mi pecho, no me importa”.

Whitney enumeró restaurantes, tiendas, teatros y museos como algunos de los lugares en los que había encontrado resistencia a alimentar a su pequeño. Pero a medida que su inteligente y rítmica carta abierta continuaba, se hizo evidente que Whitney no tenía la intención de detenerse en un futuro cercano. “¿Todavía crees que debería cubrirme? ¡Deberías correr y decírselo a tu madre!”, escribió.

“¿Sacar el teléfono y tomar una foto? ¿Pero yo soy la que tiene el problema? ¿No te gustaría que todos nos ocupáramos de nuestros asuntos? ¡Eso sí que los resolvería!”. Rechazando la sugerencia de que las madres lactantes están buscando atención, Whitney habló en nombre de las madres de todas partes cuando dijo que solo estaba “preocupada por la comodidad de mi bebé y la mía”.

La increíble mamá terminó su verso firmando como “Whitney, la malvada madre y su malvado hijo”.

Hasta la fecha, la publicación de Whitney ha sido compartida más de 179.000 veces, y a la gente le encanta. “Eres tan increíble”, exclamó un usuario de Facebook. “Es triste que vivamos en un mundo donde la gente tiene que tener miedo de lo que la gente piensa de ellas alimentando a su hijo”.

“¡Bien por ti, chica!”, escribió otra defensora. “Me encanta tu declaración. Por eso tenemos esos ‘contenedores dobles’. Gracias por compartir tu opinión sobre la lactancia materna”.

Whitney misma se sorprendió de la facilidad con la que su mensaje era bien recibido y compartido por otras mamás. Sin embargo, un año después de su publicación original, la volvió a revisar para añadir lo contenta que estaba de que su mensaje siga siendo utilizado para educar.

“Estamos educando y exponiendo a la gente en todo el mundo y de eso se trata todo”, escribió la enérgica madre. “¡Ser el cambio que quiero ver en el mundo es mi misión todos los días!”.

Whitney ciertamente tuvo éxito en desafiar a sus críticos. Aquí está la esperanza de que su mensaje inteligente, divertido y muy reconocible continúe empoderando a las madres que amamantan a sus hijos en todas partes.

Cuando este militar estaba en una misión su esposa se enteró que estaba embarazada

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS