Algunas personas sufrieron dolor torácico y palpitaciones tras la vacuna contra COVID-19, dice estudio

16 de Diciembre de 2023 2:10 PM Actualizado: 16 de Diciembre de 2023 2:10 PM

Los receptores de las vacunas contra COVID-19 fueron propensos a sufrir al menos un síntoma como dolor torácico tras la vacunación, según un estudio prospectivo publicado recientemente.

Los investigadores no hallaron casos de inflamación cardiaca subclínica en el pequeño grupo de participantes.

El Dr. Ming-Yen Ng y otros investigadores de Hong Kong reclutaron a personas para someterlas a pruebas e imágenes antes de recibir la vacuna contra COVID-19 y de nuevo después de recibir dos dosis. Ellos querían ver si había algún caso de inflamación subclínica del corazón, o miocarditis sin síntomas.

Tras excluir a las personas que dieron positivo en las pruebas de COVID-19 después de una vacunación, o a las que no volvieron para las pruebas de seguimiento, la población del estudio fue de solo 67 personas.

Los investigadores no encontraron signos de miocarditis subclínica en los resultados de las pruebas, como una elevación de la troponina T cardiaca de alta sensibilidad. La resonancia magnética cardiaca (RMC) tampoco mostró anomalías.

“La vacunación contra COVID-19 no indujo ninguna prueba de imagen CMR, marcador sanguíneo o ECG de inflamación miocárdica en individuos sin antecedentes cardiacos significativos”, señalaron los investigadores.

Al mismo tiempo, 23 participantes dijeron haber experimentado dolor torácico y/u otros problemas cardíacos, como palpitaciones que se manifiestan en pacientes con miocarditis.

Sin embargo, en ese subconjunto no se observó un aumento estadísticamente significativo de ninguno de los marcadores. Eso significaba que los pacientes no tenían miocarditis, según los criterios de Lake Louise, que exigen ciertos hallazgos en las RMC.

Los participantes también se sometieron a un análisis de sangre. Los investigadores detectaron una disminución estadísticamente significativa de los glóbulos blancos y un aumento estadísticamente significativo de la proteína C reactiva.

El estudio se publicó en la revista Journal of Cardiovascular Magnetic Resonance. Los autores declararon no haber recibido financiación. El Dr. Ng declaró intereses contrapuestos, como subvenciones de Bayer y Circle Cardiovascular Imaging.

¿Seguridad?

El Dr. Ng, profesor clínico asociado del Departamento de Radiología Diagnóstica de la Universidad de Hong Kong, y sus colegas, afirmaron que los resultados podrían ayudar a los pacientes.

La investigación “proporciona cierta seguridad de que las vacunas contra COVID-19 no suelen causar miocarditis subclínica”, escribieron los autores.

Aunque las autoridades sanitarias y los médicos a nivel mundial han confirmado que las vacunas contra COVID-19 causan miocarditis, la investigación sobre la miocarditis subclínica es escasa. Entre los pocos artículos que se publicaron anteriormente, uno encontró evidencia de miocarditis subclínica, mientras que los participantes en otro no cumplían con los criterios preestablecidos. Varios otros estudios estadounidenses están listos, pero no han sido publicados.

“Es de esperar que estos hallazgos puedan contribuir de manera constructiva a la discusión sobre las dudas sobre las vacunas”, dijeron también los autores de Hong Kong.

El Dr. Peter McCullough, un cardiólogo estadounidense que no participó en el estudio, dijo que las declaraciones mostraban un sesgo hacia la vacunación. También dijo a The Epoch Times por correo electrónico que no encontraba el estudio tranquilizador, dado que otros estudios han encontrado evidencia de miocarditis clínica o subclínica.

El estudio excluyó a las personas que tenían antecedentes de enfermedad cardíaca. Los participantes debían tener al menos 12 años y no haber recibido ninguna vacuna o infección por COVID-19.

De los 84 reclutas, ocho contrajeron COVID-19 después de la primera dosis y, por lo tanto, fueron excluidos.

“Aprovechamos la afortunada situación de Hong Kong de tener una gran población sin experiencia previa con COVID para evaluar los efectos de la vacuna contra COVID-19. Nosotros queríamos aprovechar al máximo la situación y que COVID-19 no confundiera los resultados del estudio”, dijo el Dr. Ng a The Epoch Times en un correo electrónico.

De los nueve reclutas que no regresaron para una exploración de seguimiento, al menos algunos podrían haber sufrido efectos secundarios de la vacuna, dijo el Dr. McCullough.

El reclutamiento se realizó entre septiembre de 2021 y febrero de 2022. Los participantes recibieron las vacunas Pfizer o CoronaVac.

Síntomas

Después de la vacunación, a menudo se informan dolores de pecho y otros síntomas relacionados con el corazón.

Los síntomas surgen de cómo el sistema de nanopartículas lipídicas entrega el ARN mensajero modificado al corazón, dijo el Dr. McCullough. Para ello citó un estudio de autopsia reciente que encontró ARNm en los corazones de algunas personas muertas vacunadas.

“Estos síntomas ocurren independientemente de la miocarditis causada por la vacuna contra COVID-19, que es una forma grave de daño cardíaco con grandes áreas detectables mediante resonancia magnética cardíaca”, dijo el Dr. McCullough.

El Dr. Ng indicó que las personas que participaron en el estudio estaban motivadas en parte por informes e investigaciones sobre la miocarditis después de la vacunación contra COVID-19, por lo que es posible que los participantes hayan sido más conscientes de la posibilidad de síntomas cardíacos.

“Además, nuestro grupo de estudio preguntó específicamente sobre estos síntomas porque queríamos documentarlos. Esto también introduce potencialmente un exceso de informes, ya que algunos pacientes pueden haber ignorado los síntomas en circunstancias normales, pero cuando se les preguntó, declararían síntomas que de otro modo habrían ignorado”, dijo el Dr. Ng.

La naturaleza observacional del estudio significó que no pudo probar que las vacunas causaran ninguno de los síntomas, dijo el médico del estudio.

Los ensayos controlados aleatorios se consideran la forma más rigurosa de analizar la seguridad de las vacunas, pero los estudios prospectivos pueden ayudar a proporcionar datos al examinar a los mismos pacientes antes y después de una intervención.

Pero los estudios prospectivos tienen una validez dudosa cuando no tienen grupos de control no vacunados, con algunas características coincidentes, lo que le faltaba al estudio de Hong Kong, dijo a The Epoch Times el Dr. Andrew Bostom, profesor jubilado de medicina en Estados Unidos.

Los autores dijeron que las limitaciones incluyen que el tamaño de la muestra sea relativamente pequeño y predominantemente chino. Debido a que las resonancias magnéticas se realizaron dentro de las dos semanas posteriores a la vacunación, agregaron, los resultados no cubren el plazo más largo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas
noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.