6 alimentos que pueden ser causantes de enfermedades cardíacas. ¡Evita incluirlos en tu dieta diaria!

Por Ruby Mey
16 de Agosto de 2019 Actualizado: 19 de Agosto de 2019

La enfermedad cardíaca mata a un promedio de 610,000 personas por año solo en los Estados Unidos y es la causa principal de muerte tanto para hombres como para mujeres en este país. Además de algunos componentes genéticos como el sexo, el origen étnico y los antecedentes familiares, las causas de las enfermedades cardíacas se pueden prevenir en gran medida.

Además del ejercicio, cambiar tu dieta ayudará mucho a prevenir las enfermedades cardíacas. Los alimentos que comemos pueden ayudarnos a reducir el colesterol y la presión arterial, ayudar a mantener niveles saludables de azúcar en la sangre y prevenir la obesidad; todos los cuales son factores de riesgo para la enfermedad cardíaca.

Al crear una dieta saludable para el corazón, es importante saber qué alimentos evitar. Estos alimentos son los peores causantes cuando se trata de condiciones subyacentes que conducen a enfermedades cardíacas. Reduce tu riesgo de ataques cardíacos fatales limitando o eliminando completamente los siguientes alimentos de tu dieta de una vez por todas:

1. Carnes procesadas

Carnes procesadas
Carne procesada. (stockfour/Shutterstock)

Estudios realizados desde hace mucho tiempo nos han demostrado que las carnes procesadas son casi el peor alimento que se puede comer, en gran medida debido a los altos niveles de sal, nitratos y otros conservantes con los que están cargadas. Comer demasiado de este alimento salino puede resultar en presión arterial alta y causar enfermedades cardíacas, incluyendo ataques cardíacos. Idealmente, debes evitar estos alimentos altamente procesados a toda costa, pero si debes comerlos, limita tu consumo a dos porciones de 57-85 gramos por semana.

2. Refrescos y otras bebidas azucaradas

Refrescos
Bebidas gaseosas. (FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images)

Cada vez más estadounidenses consumen mucha azúcar y calorías en forma líquida al tomar refrescos y otras bebidas azucaradas como jugos de frutas, bebidas para deportistas y bebidas energéticas. Un estudio a largo plazo realizado por la American Heart Association relacionó el consumo de bebidas azucaradas con la obesidad y la diabetes tipo 2, ambos factores que contribuyen a la enfermedad cardíaca. Cada vez que eliminas incluso una lata de refresco de tu dieta semanal, estás reduciendo tu riesgo de enfermedad cardíaca. Mientras que los defensores de un corazón saludable preferirían que te saltes todas las bebidas azucaradas, el consumo máximo recomendado es de siete vasos de aproximadamente 237 mililitros por semana o uno por día.

3. Granos refinados, procesados y carbohidratos

Pan blanco. Imagen Ilustrativa. (forstbreath/Shutterstock)

Cuando hablamos de granos y carbohidratos altamente procesados, cosas como la harina blanca, el arroz blanco, el pan blanco y los cereales bajos en fibra son los que probablemente nos vienen a la mente. Piensa en esto: ningún grano natural es blanco, así que si tu comida es blanca, ese color blanco proviene del sobre-procesamiento.

El proceso de refinamiento elimina las cualidades saludables de los alimentos y cambia su estructura molecular para que sea más alta en azúcares como la fructosa, que son extremadamente malos para el corazón y podrían provocar enfermedades cardíacas o incluso un derrame cerebral. Debes consumir siete porciones de aproximadamente 28 gramos por semana. Puedes reemplazar estos carbohidratos procesados con opciones de trigo integral con alto contenido de fibra en su lugar.

4. Alimentos fritos

Papas fritas
Papas fritas. (Christopher Jue/Getty Images)

Los alimentos que están fritos en grasa no son buenos para ti en absoluto. Este es uno de esos placeres culpables que se deben comer solo en raras ocasiones, pero que muchos estadounidenses consumen diariamente. Los alimentos fritos y grasosos contribuyen en gran medida a la obesidad, la presión arterial alta y el colesterol alto. Sin mencionar que este tipo de grasa puede bloquear el flujo sanguíneo al corazón y al cerebro, causando coágulos que pueden provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Cuando pensamos en alimentos fritos, normalmente pensamos en papas fritas, donas y pollo o pescado rebozado. Cualquier cosa frita en aceite no es buena para el corazón. Comer alimentos fritos con regularidad aumenta tu riesgo de enfermedad cardíaca hasta en un 68 por ciento.

5. Alcohol

Bebidas
Cerveza. (Crédito de la foto: FRED TANNEAU/AFP/Getty Images)

El consumo excesivo de alcohol puede llevar a que se presente hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y obesidad. El alcohol puede elevar los niveles de grasa en la sangre, por lo general se asocia con la alimentación (lo que lleva a un mayor consumo de calorías) y tiene el riesgo potencial de ser adictivo.

Las dietas saludables para el corazón deben restringir el consumo de alcohol a dos bebidas al día para los hombres y una bebida al día para las mujeres. Los tamaños de las porciones de alcohol son: aproximadamente 355 mililitros para la cerveza, 118 mililitros para el vino, o 4.4 mililitros para los licores. Los estudios previos que sugieren que el vino tinto podría ser bueno para el corazón aún están siendo investigados por los científicos, pero la relación entre el vino tinto y la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca podría tener más que ver con otros factores dietéticos entre las culturas que beben vino tinto (tales como comer más alimentos integrales y caminar más).

6. Grasas trans y grasas saturadas

Comida chatarra
Comida frita. (Scott Barbour/Getty Images)

No todas las grasas se elaboran de la misma manera, en especial cuando se trata de las grasas naturales (como las nueces y los aguacates) frente a las grasas artificiales o las grasas animales. Las grasas trans y las grasas saturadas contribuyen a la obesidad, el colesterol malo y las enfermedades cardíacas. Debes limitar el consumo de alimentos tales como alimentos empacados, fritos, mayonesa, mantequilla, aceite de palma y aceite de coco, por nombrar algunos. Revisa las etiquetas en busca de grasas trans, grasas saturadas y aceite hidrogenado. Estos alimentos grasos solo deben contener un 6 por ciento o menos de sus calorías totales.

Descargo de responsabilidad: Este artículo es solo para fines informativos y no es un sustituto del consejo médico profesional. Siempre consulta a tu médico o a un dietista antes de hacer cualquier cambio en tu dieta.

Estas dos recetas de vegetales se ven muy bien

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS