Alito: Corte Suprema se engaña al decir que ley de derechos civiles protege a homosexuales y transexuales

Por Matthew Vadum
14 de Mayo de 2022 9:41 AM Actualizado: 14 de Mayo de 2022 9:41 AM

Análisis de noticias

Mientras la Corte Suprema sigue lidiando con la filtración sin precedentes a principios de este mes del borrador de un dictamen mayoritario que revertiría el caso Roe vs. Wade, el autor de este borrador, el juez Samuel Alito, dijo ante una audiencia de la facultad de derecho que no estaba de acuerdo con la resolución del tribunal escrita por un colega conservador que extiendió las protecciones laborales a los empleados homosexuales y transexuales.

El discurso de Alito se produjo horas después de que los jueces de la Corte Suprema se reunieran cara a cara el 12 de mayo para celebrar una conferencia a puerta cerrada sobre asuntos del tribunal, por primera vez después de la tormenta de controversia generada tras la publicación no autorizada del borrador del dictamen mayoritario que puede anular el caso Roe vs. Wade. Después de la conferencia, el sitio web del tribunal fue actualizado para indicar que una o más resoluciones de casos pendientes podrían ser publicadas el 16 de mayo. No está claro de qué dictamen u resoluciones se trata.

Desde el edificio de la Corte Suprema en el corazón de la capital del país, Alito se dirigió a distancia a una audiencia en la Escuela de Derecho Antonin Scalia, que forma parte de la Universidad George Mason, en Arlington, Virginia, a 11 kilómetros de distancia.

Los comentarios de Alito se produjeron durante un debate sobre el textualismo, que el Instituto de Información Jurídica define como “un método de interpretación de la ley que afirma que un estatuto debe interpretarse según su significado llano y no según la intención de la legislatura, el propósito de la ley o la historia legislativa”.

Alito renovó públicamente sus objeciones al fallo del tribunal del 15 de junio de 2020 en el caso Bostock vs. Condado de Clayton, que sostuvo, por una votación de 6 a 3, que una ley federal de derechos civiles impide que los empleados sean despedidos de sus puestos de trabajo por su orientación sexual o identidad de género, como informó The Epoch Times. Dos conservadores, el juez Neil Gorsuch y el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, se unieron al bloque liberal que entonces tenía cuatro miembros en el tribunal.

La sentencia Bostock amplió el significado de la frase “por razón de sexo” que aparece en las disposiciones de no discriminación de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

La falta de claridad lingüística ha enturbiado las cuestiones jurídicas en los últimos años, ya que los conceptos de sexo e identidad sexual o género se han vuelto difíciles de separar. A pesar de los distintos significados de “sexo” y “género” que aparecen en el diccionario, muchas instituciones y personas utilizan “género” para referirse al sexo biológico. Pero la sentencia Bostock acoge el concepto de identidad de género, que según los críticos conservadores es una invención política radical que no se basa en la ciencia y un concepto que apenas se conocía cuando se promulgó la ley.

La charla de Alito examinó cómo el difunto juez Antonin Scalia, fallecido en 2016, habría influido en los métodos de la Corte Suprema para interpretar los estatutos federales, poniendo mayor énfasis en las palabras reales de la ley, en lugar de lo que el Congreso puede haber querido con ellas.

Alito dijo que apoya el textualismo, pero afirmó que fue mal utilizado en Bostock, que fue escrito por Gorsuch, un defensor del textualismo, según un informe del Washington Post. (La charla no fue grabada ni transcrita, dijo la facultad de derecho a The Epoch Times por correo electrónico).

Aunque Gorsuch puede ser un “colega y amigo”, basarse exclusivamente en el texto de la ley era “en mi opinión indefendible”.

“Es inconcebible que el Congreso y los votantes de 1964 entendieran que la discriminación por razón de sexo significaba la discriminación por orientación sexual y mucho menos por identidad de género”, dijo Alito.

“Si el Título VII [de la Ley de Derechos Civiles de 1964] se hubiera entendido en ese momento como lo que Bostock sostuvo que significaba, la prohibición de la discriminación por razón de sexo nunca se habría promulgado. De hecho, es posible que no hubiera obtenido ni un solo voto en el Congreso”.

En la decisión sobre Bostock, la mayoría citó un dictamen redactado por Scalia, pero Alito dijo que ellos lo habían malinterpretado.

“Ojalá Nino estuviera aquí para iluminarnos”, dijo Alito, utilizando el apodo de Scalia. Si el difunto juez dijera que Alito estaba equivocado, “me tomaría esa evaluación con buen humor y aprendería del intercambio”, dijo el juez.

En Bostock, Alito escribió una mordaz disidencia, criticando la “arrogancia” de la mayoría.

“Si se hubiera encuestado a todos los estadounidenses vivos en 1964, habría sido difícil encontrar a alguno que pensara que la discriminación por razón de sexo significaba discriminación por orientación sexual, por no hablar de la identidad de género, un concepto que era esencialmente desconocido en aquella época”, escribió Alito en una opinión disidente a la que se sumó el juez Clarence Thomas.

“La Corte intenta hacer pasar su decisión como el producto inevitable de la escuela textualista de interpretación de la ley defendida por nuestro difunto colega, el juez Scalia, pero nadie debería dejarse engañar. La opinión de la Corte es como un barco pirata. Navega bajo una bandera textualista, pero lo que en realidad representa es una teoría de interpretación de la ley que el juez Scalia censuró: la teoría de que los tribunales deben ‘actualizar’ las leyes antiguas para que reflejen mejor los valores actuales de la sociedad”, escribió Alito.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.