Amazon retira silenciosamente un libro que critica la ideología transgénero

Por Petr Svab
23 de Febrero de 2021
Actualizado: 23 de Febrero de 2021

Al parecer, Amazon retiró de sus ofertas un libro que discute los problemas de la ideología transgénero. El autor dijo que no fue notificado y la compañía no ofreció ninguna explicación.

Amazon retiró el libro, “When Harry Became Sally: Responding to the Transgender Moment” (Cuando Harry se convirtió en Sally: Respondiendo al momento transgénero), de Ryan Anderson, alrededor del 21 de febrero. El momento exacto es difícil de precisar, ya que el autor, que es presidente del Centro de Ética y Políticas Públicas con sede en Washington, solo se enteró de la medida cuando las personas le informaron de que no podían encontrar el libro en el inventario del minorista en línea, dijo el autor a Daily Caller.

“Espero que ya hayan comprado su copia, porque Amazon acaba de retirar mi libro ‘When Harry Became Sally: Responding to the Transgender Moment’ de sus ciberestantes”, escribió Anderson en Twitter el 21 de febrero.

A partir de la tarde del 22 de febrero, los enlaces de Amazon a las copias impresas y electrónicas del libro dan lugar a mensajes de error.

Publicado hace tres años, el libro argumenta que el impulso para alentar a las personas que se sienten como un género diferente a someterse a procedimientos de cambio de sexo está impulsado por la ideología en lugar de un sólido consejo médico, según el profesor de política de la Universidad de Princeton, Matthew Franck, quien lo revisó en 2018.

“Ryan T. Anderson escribió el libro más definitivo sobre el fenómeno transgénero, que abarca la medicina, la psicología, la cultura, la sociología, el derecho y las políticas públicas”, dijo Franck. “Al hacerlo, puede haber salvado las mentes y los cuerpos —de hecho, las propias vidas— de personas que nunca conocerá”.

Amazon no respondió a una solicitud de The Epoch Times para hacer comentarios al cierre de esta edición.

El libro desapareció casi al mismo tiempo que Anderson publicó un artículo de opinión en New York Post en el que criticó un proyecto de ley impulsado por el gobierno de Biden que incluiría la orientación sexual y la identidad de género como categorías protegidas por la Ley de Derechos Civiles de 1964.

“El proyecto de ley actuaría como una espada para perseguir a quienes no abrazan las nuevas ideologías de género”, escribió Anderson. “Viciaría un sexo binario que está literalmente escrito en nuestro código genético y que es fundamental para muchas de nuestras leyes, sobre todo las que protegen la igualdad, la seguridad y la privacidad de las mujeres”.

El Congreso tomaría decisiones sobre el proyecto de ley esta misma semana.

La ideología transgénero se convirtió en uno de los puntos centrales de la política progresista de extrema izquierda. Se ajusta al modelo de las teorías críticas “interseccionales” cuasi marxistas que dividen la sociedad en “opresores” y “oprimidos”, basándose en características como la raza y la “identidad de género”.

El mes pasado, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva en la que se encargaba al gobierno la redefinición de todas sus políticas y normativas relativas a la discriminación por razón de sexo para incluir la “identidad de género”.

El lenguaje de la orden indica que los deportes, los baños y los vestuarios exclusivos para mujeres en instituciones financiadas por el gobierno federal, como las escuelas, tendrán que estar abiertos a los hombres biológicos que se consideren mujeres y viceversa. También introduce la “identidad de género” en la definición de discriminación por razón de sexo en la vivienda, el lugar de trabajo y los centros de salud.

En la nomenclatura progresista, la “identidad de género” se refiere a un concepto fluido que incluye cualquier cosa con la que uno se identifique en un momento dado, basándose en sentimientos subjetivos.

Alrededor del 2.1 por ciento de los estudiantes universitarios se identifican como transgénero, según la encuesta de la Evaluación Nacional de Salud Universitaria de la primavera de 2020 (pdf). Solo un 0.3 por ciento se identifica como transgénero de hombre a mujer o de mujer a hombre. Para el otro 1.8 por ciento, las identidades de género más populares fueron “No binario”, “Género fluido”, “Género que no está en la lista”.

Las discusiones en Internet entre personas que se consideran uno de los nuevos géneros indican que su autoidentificación puede cambiar de un día para otro. A veces, pueden considerarse mujeres, otras veces hombres, andróginos o uno de los muchos otros “géneros” alternativos.

El caso del libro de Anderson, no es el primero en que Amazon parece haber incurrido en la censura sobre este tema.

El año pasado, la periodista Abigail Shrier dijo que Amazon se negó a pagar la publicidad de su libro, “Irreversible Damage: The Transgender Craze Seducing Our Daughters” (Daños irreversibles: La locura transgénero que seduce a nuestras hijas).

Amazon no respondió a una solicitud previa de comentarios sobre esa decisión.

En noviembre de 2020, Target retiró el libro de Shrier de sus ofertas después que activistas del transgenerismo se quejaran en Internet.

Target revirtió la decisión tras la reacción pública.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS