ANÁLISIS: Defensora de la libertad médica evalúa postura de candidatos presidenciales sobre Medicare

Por Matt McGregor
09 de Diciembre de 2023 3:16 PM Actualizado: 11 de Diciembre de 2023 3:30 PM

Análisis de noticias

La forma en que los candidatos presidenciales de 2024 se ocupen de Medicare podría ser decisiva para cambiar el rumbo del problemático sistema de salud del país, que actualmente se enfrenta a un futuro sombrío.

Twila Brase, enfermera y cofundadora de la organización de defensa de la libertad médica con sede en Minnesota Citizens’ Council for Health Freedom y fundadora de The Wedge of Health Freedom, compartió con The Epoch Times su análisis de las posturas de los candidatos presidenciales.

Desde su creación en 1965, los afiliados a Medicare han pasado de 21 millones en 1972 a 65 millones en 2022.

Con la previsión de alcanzar los 88 millones en 30 años, el aumento de la afiliación viene cargado por el creciente número de estadounidenses mayores.

“Actualmente hay 60 millones de personas mayores de 65 años, y se prevé que esa cifra aumente un 43% en las próximas tres décadas”, según un informe de la Fundación Peter G. Peterson (PPF).

Con 747,000 millones de dólares en 2022, Medicare se sitúa justo por debajo de la Seguridad Social en el presupuesto federal de gasto obligatorio, “representando el 12 por ciento del gasto federal total”.

“Medicare tiene un gran impacto en el mercado general de la atención médica: financia más de una quinta parte de todo el gasto en salud y casi el 40 por ciento de todo el gasto en salud domiciliaria”, señala el informe de PPF. “En 2022, Medicare proporcionó prestaciones al 20 por ciento de la población”.

Debido a la jubilación de los baby boomers y al aumento de los costes sanitarios, se espera que el gasto federal en Medicare aumente el PIB del 3 por ciento en 2022 al 5.5 por ciento en el año fiscal 2053, informó PPF.

Republicanos y demócratas están “fuertemente divididos” sobre Medicare: el 81% de los demócratas sostiene que el gobierno federal es responsable de la cobertura sanitaria, mientras que el 77% de los republicanos argumenta que no lo es, según un informe de la plataforma mediática AllSides.

El presidente demócrata Joe Biden cree en el derecho a la atención médica. Sin embargo, dijo la Sra. Brase, esto significa que el gobierno “debe imponer ese derecho”.

“Pero también quiere aumentar la competencia y bajar los precios y mejorar la transparencia, así que está hablando contradictoriamente”, añadió.

La actual administración respalda Medicare Advantage, que Brase calificó de “versión corporativa de la medicina socializada”.

“Aunque Biden habla de mejorar la situación actual, no llega a la raíz del problema, que son los pagos de terceros y un número cada vez menor de personas que cotizan a Medicare con un número cada vez mayor de personas que entran en Medicare”, dijo.

La Sra. Brase se refirió a la propuesta de la Administración Biden para reforzar Medicare Advantage en la que se afirma que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid “están preocupados porque ciertas políticas de autorización previa pueden inhibir desproporcionadamente el acceso a la atención necesaria para los afiliados desatendidos”.

“Los informes federales muestran que las organizaciones de Medicare Advantage niegan erróneamente los pagos y el acceso a la atención médicamente necesaria ordenada por un médico”, dijo. “No son sólo los necesitados; son todos los pacientes de Medicare que se ven amenazados con la posibilidad de que el plan de salud va a decir que no a la atención que necesitan”.

Twila Brase, 2023. (Cortesía de Twila Brase)

La desventaja de Medicare

Sin embargo, el plan de la Administración Biden para corregir esto es centrarse en lo que considera desigualdades raciales contratando a un experto en equidad sanitaria para la gestión de la utilización de estos comités, dijo la Sra. Brase, y realizar un análisis anual de la equidad sanitaria.

En lugar de examinar los problemas de todo el programa, la Administración Biden se centra en la raza, dijo.

“Ventaja Medicare en realidad debería llamarse Desventaja Medicare, ya que perjudica a cualquier persona en él que se enferma significativamente”, dijo. Ellos son los que se encontrarán sin la atención que necesitan”.

Además, el gobierno de Biden propone que el 25 ó 30 por ciento restante de las consultas independientes pasen a formar parte de un sistema de asistencia gestionada, explicó.

“Dicen que es algo maravilloso porque va a ayudar a estos médicos a entrar en este nuevo sistema de pago basado en el valor, pero este sistema de pago basado en el valor es socialismo”, dijo. “Es un socialismo exagerado”.

En lugar de estar centrado en el valor basado en la definición del gobierno de valor, dijo, tiene que estar centrado en el paciente.

El expresidente republicano Donald Trump ha declarado que Medicare no debe tocarse, dijo.

“Eso no es realmente lo correcto, porque Medicare será insolvente en solo ocho años, en 2031”, dijo. “Eso significa que sólo podrá pagar el 89% de las facturas”.

No hay fondo fiduciario de Medicare, dijo, sólo fondos extra procedentes de los impuestos sobre las nóminas.

“Pero estos dólares extra desaparecerán todos en 2031”, dijo. “Así que la idea de no tocar el programa, que suena políticamente bien para la gente que no entiende que Medicare será insolvente en ocho años, es fiscalmente imprudente, y priva al pueblo estadounidense de entender la realidad del programa”.

La candidata presidencial Nikki Haley, exgobernadora de Carolina del Sur y embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, dijo que se opone a la expansión de Medicare, pero apoya la expansión de Medicare Advantage.

“Pero Medicare Advantage es el problema, no la solución”, dijo Brase. “Políticamente, esto permite el racionamiento de la asistencia sanitaria a través del plan de salud; pueden prometértelo todo y luego no darte nada porque tienen autoridad para denegarte el acceso a la asistencia en función de si creen que es médicamente necesaria”.

“Una vía de escape de Medicare”

La verdadera solución, la Sra. Blase dijo, es proporcionar “una escotilla de escape de Medicare”.

Dar la opción de dejar salir a la gente creará un sistema de seguro sólido y real, dijo.

“Y deberíamos hacer que sea un seguro real, que es la cobertura catastrófica, las pólizas de indemnización médica que le pagan en efectivo, y luego usted paga a su médico sin intermediarios de terceros”, dijo. “Entonces no hay nadie que pueda sacar dinero del bote. Todos los precios que vienen son transparentes y vuelve la atención centrada en el paciente”.

Esto estuvo cerca de lograrse en 2019 con una orden ejecutiva de la Administración Trump que habría separado la inscripción a Medicare del acceso a los beneficios de la seguridad social.

“La Administración Clinton los unió en 1993”, dijo, y agregó que, aunque ninguna ley lo respalda, atascó a los estadounidenses con la obligación de inscribirse en Medicare para obtener la seguridad social.

Durante su mandato como gobernador de Nueva Jersey, el candidato presidencial Chris Christie amplió Medicare, pero al parecer está en contra de ampliarlo a nivel nacional, según AllSides.

“Él cree que los recortes a Medicare son un ‘riesgo político’ necesario para mantener la economía de EE. UU.”, informó AllSides.

Christie ha reconocido que tanto Medicare como la Seguridad Social están en quiebra.

El candidato presidencial republicano y gobernador de Florida, Ron DeSantis, se opone a la expansión de Medicare.

“En Florida, amplió la atención primaria directa que implica relaciones contractuales entre médicos y pacientes, eliminando parcialmente el papel de las aseguradoras”, informó AllSides.

Sr. DeSantis había apoyado la transición de Medicare de un programa financiado por el gobierno a uno en el que el gobierno asignaría fondos para los beneficiarios a gastar, dijo la Sra. Brase.

“Todo el mundo en edad de Medicare recibiría una cierta cantidad de dinero y luego se llega a decidir cómo gastarlo para que pudieran comprar una póliza de seguro real”, dijo la Sra. Brase.

Sin embargo, el Sr. DeSantis también ha dicho que no tocaría Medicare, dijo la Sra. Brase, por lo que “ha vacilado un poco”.

El candidato presidencial republicano Vivek Ramaswamy dijo a CNN que no recortaría los beneficios de Medicare.

“En una economía en contracción, no deberíamos recortar los subsidios”, dijo.

Según Brase, Ramaswamy aboga por no hacer recortes a las personas mayores, por un presupuesto basado en cero y por un recorte a gran escala del 75% del personal de la Administración.

“Y no cree que el gobierno deba intervenir en la atención sanitaria”, dijo.

El candidato presidencial independiente Robert F. Kennedy Jr. le dijo a Jimmy Dore que el 80 por ciento de los 4.3 billones de dólares que el gobierno gasta en costos de salud se destina al tratamiento de enfermedades crónicas, para lo cual prometió implementar programas.

“Tenemos la tasa de enfermedades crónicas más alta del mundo”, dijo, y añadió que Medicare para todos “debería estar disponible, con opciones públicas y privadas también disponibles”.

El sombrío futuro de Medicare y su controvertido pasado

La verdad que el pueblo estadounidense necesita oír de estos candidatos es que estos programas se están quedando sin dinero y que sus hijos y nietos verán sus impuestos significativamente incrementados, dijo la Sra. Blase.

“Probablemente no habrá ningún Medicare disponible en el futuro para los jóvenes a menos que estemos en un sistema de salud completamente socializado”, dijo. “Por eso es importante dar una vía de escape a Medicare y empezar a dejar que los más jóvenes elijan verdaderas pólizas de seguro que les duren toda la vida; dejar que la gente que aún no depende de Medicare encuentre su propio seguro mientras se protege a los que sí dependen de él”.

El presidente Harry Truman abogó por la sanidad universal, pero la Asociación Médica Estadounidense (AMA) presionó contra lo que denominó “medicina socializada” porque la asociación creía que “eliminaría el espíritu empresarial de la sanidad estadounidense”.

“También temían que la sanidad universal rompiera la íntima relación entre paciente y médico, y pusiera al gobierno directamente en medio de la medicina”, según Medicare World.

La Sra. Brase dijo que el presidente John F. Kennedy apoyó inicialmente la asistencia sanitaria universal, pero después de escuchar al presidente de la AMA en ese momento, el director de Salud Pública de Florida Dr. Edward Annis, hablando en contra del movimiento, el presidente Kennedy cambió su posición

“Se dio cuenta de que era una mala idea, pero entonces lo mataron”, dijo Brase.

Entonces, el presidente Lyndon Johnson intervino y promulgó Medicare con la Ley de Enmienda de la Seguridad Social de 1965.

“Johnson tenía su propio plan”, explica. “Lo convirtió en ley y le dio la primera oportunidad a Harry Truman, que también quería un seguro nacional”.

Desde el principio, el plan era que los estadounidenses tuvieran un sistema sanitario de pagador único, gestionado por el gobierno, con el resultado final de un gobierno que decidiera si la vida de un ciudadano tiene valor.

“Es un sistema terrible”

“La gente no piensa en esto, pero cuando cumples 65 años, de repente eres un anciano”, dijo. “Es como si entraras en una clase totalmente nueva en este país, y ahora estás en el paro. Dependes del gobierno, y ahora los contribuyentes tienen que financiar tu salud”.

Como a los mayores de 65 años se les exige Medicare para obtener la Seguridad Social, se ha convertido en una forma de “discriminación por edad”, dijo.

“Cambia cómo la gente percibe a los ancianos cuando de repente son ancianos a los 65 años, por lo que en realidad cambia cómo la gente percibe a los ciudadanos estadounidenses cuando se les pone en esta clase”, dijo. “Así, Medicare creó una clase de personas que perdieron sus derechos y son discriminadas”.

Fue un acto atroz que el presidente Johnson aprobara Medicare, dijo, y añadió que el país está viendo ahora sus consecuencias.

“Es un sistema terrible”, afirmó. “Es injusto. Es discriminatorio. Es empobrecedor y está mal”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.