ANÁLISIS: Demócratas y republicanos adelantan planes sobre la deuda de préstamos estudiantiles

Por Bill Pan
07 de Julio de 2023 8:13 AM Actualizado: 07 de Julio de 2023 8:13 AM

Tanto los demócratas como los republicanos dicen tener una respuesta para ayudar con la inminente crisis de morosidad de los préstamos estudiantiles estadounidenses, luego que el plan de la administración Biden para condonar más de USD 400,000 millones en deuda federal de préstamos estudiantiles fracasara ante la Corte Suprema del país.

Para cumplir su promesa electoral, el presidente Joe Biden prometió que seguiría impulsando una condonación general de la deuda estudiantil, pero utilizando para ello una autoridad legal diferente.

Los legisladores republicanos defienden lo que consideran una “alternativa fiscalmente responsable y específica” al plan de Biden, que se centra en facilitar a los prestatarios el proceso de reembolso.

El plan B de Biden

El plan de Biden, que “perdona” hasta USD 10,000 dólares de deuda de préstamos estudiantiles a quienes ganen menos de USD 125,000 y otros USD 10,000 a los beneficiarios de becas Pell que cumplan el límite de ingresos, se basaba originalmente en lo que se conoce como Ley HEROES, una ley aprobada tras los atentados terroristas del 11 de septiembre.

El Congreso aprobó la primera versión de la Ley HEROES en 2001, que permitía al secretario de Educación eximir o modificar las normas federales sobre préstamos estudiantiles para los afectados por el atentado. La ley se amplió en 2003 para cubrir a los prestatarios afectados por “una guerra, operación militar o emergencia nacional”, según lo considere necesario el secretario.

La ley define a una persona “afectada” como alguien que está prestando servicio militar activo, que vive en una zona de desastre o que ha sufrido “dificultades económicas directas” como consecuencia directa de una emergencia nacional. La administración Biden argumentó que esto permitiría al secretario cancelar los préstamos estudiantiles en respuesta a la emergencia de salud pública COVID-19.

Sin embargo, la Corte Suprema no quedó convencida de que la Ley HEROES autorizara al gobierno de Biden a aplicar un plan de tal alcance.

“La Ley HEROES (…) no permite al secretario reescribir ese estatuto hasta el punto de cancelar USD 430,000 millones de capitales de préstamos estudiantiles”, escribió el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, en una opinión de la mayoría de 6-3 votos, señalando que las “modificaciones” esbozadas en el plan de Biden “creaban un programa de condonación de préstamos novedoso y fundamentalmente diferente” que “ampliaba la condonación a casi todos los prestatarios del país”.

Horas después del dictamen de la Corte Suprema, Biden comentó desde la Casa Blanca que encontraría una nueva base jurídica para la condonación de la deuda

El segundo intento de Biden se basaría en la Ley de Educación Superior (HEA) de 1965. El presidente dijo que esta legislatura incluye un mecanismo que permite al secretario de Educación “transigir, renunciar o liberar préstamos en determinadas circunstancias”.

“La decisión de hoy ha cerrado un camino”, dijo el presidente. “Ahora vamos a buscar otra (…) Utilizaremos todas las herramientas a nuestra disposición para conseguir el alivio de la deuda estudiantil que ustedes necesitan”.

La Ley de Educación Superior (HEA) ha demostrado ser una herramienta constitucionalmente sólida para el alivio de la deuda. En abril, la Corte Suprema se negó a aceptar una solicitud para impedir que el secretario de Educación, Miguel Cardona, utilizara su autoridad de la HEA para borrar USD 6000 millones en deuda de préstamos estudiantiles adeudados por prestatarios que alegaban no haber recibido el tipo de educación que sus escuelas les habían prometido.

Sin embargo, la cancelación de la deuda de préstamos estudiantiles mediante la HEA requiere un proceso diferente, ya que esta ley más antigua no implica ninguna autoridad de emergencia que pueda permitir al gobierno eludir el procedimiento rutinario, largo y tedioso de elaboración de normas. Antes de que cualquier cambio pueda entrar en vigor en virtud de la ley HEA, por lo general tiene que pasar primero por muchas rondas de audiencias públicas y períodos de comentarios de meses de duración que requieren una gran cantidad de aportaciones públicas.

El 5 de julio, el Departamento de Educación anunció el inicio formal del proceso de “reglamentación negociada” para el establecimiento de un nuevo plan de condonación de préstamos estudiantiles.

“Nosotros anunciamos nuestra intención de establecer un comité de elaboración de normas negociadas para preparar propuestas de reglamentos para los programas de ayuda federal a estudiantes autorizados en virtud del título IV de la Ley de Educación Superior de 1965”, dijo el Sr. Cardona en una declaración. “Nosotros tenemos la intención de convocar un comité para elaborar propuestas de reglamentos relativos a temas (…) los cuales se relacionan con la modificación, renuncia o compromiso de los préstamos federales para estudiantes.

“El comité incluirá representantes de organizaciones o grupos con intereses que se vean significativamente afectados por el tema de las regulaciones propuestas”.

El departamento empezará a aceptar comentarios del público y convocará su primera reunión formal de reglamentación negociada el 18 de julio.

Alternativas republicanas

Antes de la sentencia de la Corte Suprema del mes pasado, que anuló el plan de Biden, un grupo de republicanos de la Cámara de Representantes presentó su propio plan, que, según ellos, garantizaría “una transición fluida hacia el reembolso”, al tiempo que proporcionaría ayuda a los más necesitados.

La propuesta, denominada formalmente Ley de Asistencia Federal para Iniciar el Reembolso (FAIR), está patrocinada por la representante Virginia Foxx (R-N.C.), que preside el Comité de Educación de la Cámara de Representantes, junto con los representantes Burgess Owens (R-Utah) y Lisa McClain (R-Mich.).

Entre otras cosas, el proyecto de ley se centra en el ajuste de los planes de amortización en función de los ingresos (IDR), en los que el importe del pago mensual se basa principalmente en los ingresos del prestatario del préstamo estudiantil, y cualquier saldo restante se cancelará al final del plazo de amortización de 20 o 25 años.

En concreto, esta propuesta republicana condensaría los cuatro planes de amortización en función de los ingresos (IDR) existentes en un plan “predecible y asequible”, exigiría a los prestatarios inscritos en el nuevo plan IDR que vuelvan a certificar sus ingresos antes de que se reanuden los pagos, y se aseguraría de que la ayuda al reembolso se reduzca gradualmente a medida que los ingresos de los prestatarios aumenten y puedan reembolsar sus préstamos.

En lo que respecta al alivio de la deuda, el proyecto de ley eliminaría la condonación en función del tiempo de los saldos restantes de los préstamos y, en su lugar, condonaría los saldos restantes de los prestatarios si “ya han devuelto más de lo que debían originalmente a los contribuyentes en concepto de capital e intereses”. También daría a los prestatarios morosos una segunda oportunidad de volver a inscribirse en un plan de amortización, eliminando la marca negra del impago de su informe crediticio, siempre que realicen los pagos mensuales requeridos.

Lo que es más importante, el proyecto de ley impediría que la administración Biden siguiera adelante con su propuesta de cambios de planes de amortización en función de los ingresos (IDR), que según algunos críticos es tan generosa que convertiría el programa de préstamos en un programa casi de subvenciones. Deacuerdo a un análisis realizado en septiembre de 2022 por el economista Adam Looney, de la Universidad de Utah, estos cambios permitirían a los prestatarios devolver menos de 50 céntimos por cada dólar prestado.

“La Ley FAIR (Ley de Asistencia Federal para Iniciar el Reembolso) es una respuesta fiscalmente responsable y específica al caos causado por la estafa de los préstamos estudiantiles de Biden”, dijeron los patrocinadores del proyecto de ley en una declaración conjunta. “Esta solución republicana da pasos importantes para arreglar el sistema quebrantado de préstamos estudiantiles, proporcionar a los prestatarios una orientación clara sobre el reembolso y proteger a los contribuyentes de las consecuencias económicas causadas por la agenda radical de universidad gratuita de la administración”.

En el Senado, los republicanos han propuesto la Ley para Reducir los Costos y la Deuda de la Educación, un paquete de cinco proyectos de ley destinados a proporcionar a los estudiantes y a las familias una mejor información con la esperanza de que comprendan y comparen cuidadosamente sus opciones antes de pedir prestado lo que podrían no ser capaces de devolver.

Este conjunto de proyectos de ley, según su principal promotor, el senador Bill Cassidy (R-La.), racionalizaría las opciones de reembolso, exigiría cierto asesoramiento sobre préstamos, mejoraría la transparencia sobre los programas universitarios, estandarizaría las ofertas de ayuda a los estudiantes, limitaría los préstamos para estudios de posgrado e impediría que se concedieran nuevos préstamos para programas de grado y posgrado en los que los exestudiantes no puedan obtener más que un graduado de secundaria o una licenciatura, respectivamente.

“Si los estudiantes van a tomar decisiones sensatas sobre el costo de la educación y el tipo de ayuda que reciben para ir a la universidad, deberían comparar manzanas con manzanas, no manzanas con naranjas”, dijo otro de los patrocinadores, el senador republicano por Iowa Chuck Grassley.

En el primer trimestre de 2023, casi 44 millones de prestatarios debían colectivamente más de USD 1.6 billones en préstamos federales para estudiantes. Esa cartera convierte al Departamento de Educación de EE. UU. en el mayor prestamista de consumo del país, superando a gigantes financieros como Bank of America, JPMorgan Chase y Capital One.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.