Análisis: Sin dejarse intimidar por los desafíos, Argentina da un brusco giro a la derecha

Por Bin Zhao y Olivia Li
29 de Noviembre de 2023 2:30 PM Actualizado: 29 de Noviembre de 2023 2:30 PM

Durante la primera parte del siglo pasado, Argentina estuvo entre las principales economías del mundo con un nivel de prosperidad que reflejaba el significado de su nombre: la Tierra de la Plata.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la “plata” de Argentina se eclipsó al caer en una forma de socialismo -el “peronismo”- y en un largo periodo de pobreza, pero con la elección del economista liberal clásico Javier Milei como nuevo presidente de la nación, hay esperanzas de que esto pueda invertirse.

Milei, que defiende el liberalismo económico y el conservadurismo fiscal, abogó por un sistema de gobierno pequeño. Ha criticado el comunismo y el socialismo como sistemas que causaron pobreza y ha argumentado que el gobierno sólo debería preocuparse por la justicia y la seguridad.

Milei asumirá oficialmente el cargo el 10 de diciembre por un período de cuatro años. Antes de las elecciones, prometió poner fin a décadas de gasto gubernamental masivo, abolir el banco central e implementar políticas como cambiar al dólar para poner fin a la caída de Argentina. Cabe destacar que también prometió poner fin a la cooperación con el Partido Comunista Chino (PCCh).

En una publicación en la plataforma X el 24 de noviembre, Milei dijo que había discutido temas como el ajuste de la política fiscal y el programa monetario de Argentina con Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dijo que el FMI expresó su apoyo y cooperación para “encontrar las soluciones estructurales que Argentina necesita”.

La Sra. Georgieva dijo en X que el FMI apoyará los esfuerzos del país para reducir la inflación, mejorar las finanzas públicas y aumentar el crecimiento liderado por el sector privado.

Decadencia socialista

Cuando se menciona a Argentina, los fanáticos del fútbol piensan en la estrella Lionel Messi, mientras que los economistas piensan en la inflación.

La inflación se ha convertido en la norma en Argentina, con una tasa de inflación actual cercana al 150 por ciento, mientras que más del 40 por ciento de la población vive en la pobreza. La economía está en recesión, las reservas de divisas son negativas en USD 10,000 millones y la economía depende de un programa de préstamos de rescate del FMI de USD 44,000 millones.

Simon Kuznets, Premio Nobel de Economía en 1971, ha clasificado a los países del mundo en cuatro categorías desde una perspectiva económica única: Los países desarrollados, los países en vías de desarrollo, Japón y Argentina, sirviendo Japón y Argentina como ejemplos de libro de texto de cómo dos sistemas políticos pueden conducir a dos resultados diferentes en el desarrollo económico.

Japón, que carecía de recursos y energía, adoptó la democracia constitucional inspirada por Estados Unidos con valores de libertad y derechos humanos después de la Segunda Guerra Mundial y resurgió rápidamente de las cenizas de la guerra para convertirse en uno de los países más desarrollados del mundo, mientras que Argentina, que fue bendecida con una amplia gama de recursos económicos, pasó de ser una nación rica a una empobrecida.

En 1946, cuando Juan Perón ascendió al poder en Argentina, comenzó a implementar una economía planificada dirigida por el Estado, más tarde conocida como “peronismo”.

Calificó la participación del capital extranjero en las exportaciones de productos agrícolas como una economía egoísta e inhumana y trató de romper con ese sistema económico. En consecuencia, lideró a la nación en la “distribución equitativa de la riqueza entre los 14 millones de argentinos” y nacionalizó progresivamente las infraestructuras económicas y las industrias básicas propiedad del capital extranjero.

Eva Perón, conocida como Evita, (1919–52) y su esposo, el presidente argentino Juan Perón, en la década de 1940, en Buenos Aires, Argentina. (AFP vía Getty Images)

Poco después, estas políticas que ignoraron la eficiencia operativa condujeron a un crecimiento económico estancado, un déficit fiscal gubernamental ampliado, reservas de divisas agotadas y una fuerte devaluación del peso argentino.

En 1955, Perón fue expulsado del poder mediante un golpe militar y se exilió en España. En las décadas siguientes, Argentina osciló entre el “peronismo” y el “antiperonismo”, alternando regímenes, incluido otro dirigido por Perón, 1973-1974.

Cierre del Banco Central y Dolarización

La inflación en Argentina ha sido un problema importante desde 2018, cuando golpeó una crisis económica que también resultó en la depreciación del peso, incrementando los precios de los bienes importados.

Aunque el banco central de Argentina aumentó las tasas de interés, esto no impidió que los precios subieran y el descontento público aumentó.

En este contexto, Milei hizo campaña para abolir el banco central, calificándolo como “la peor basura que existe en esta Tierra” y pidió la dolarización.

El 24 de noviembre, la oficina del Sr. Milei declaró en la plataforma X que el plan para cerrar el Banco Central de Argentina era “no negociable”, lo que supondría que el país entraría en un territorio desconocido.

Personas hacen fila para recibir comida en un comedor comunitario en el barrio Puerta de Hierro, en el municipio de La Matanza, Buenos Aires, Argentina, el 12 de abril de 2021. (Ronaldo Schemidt/AFP vía Getty Images)

Tsuyoshi Ueno, del Instituto de Investigación Nippon Life Fund, comentó los pros y los contras de la decisión de dolarizar a Argentina en un artículo reciente.

“Adoptar el dólar tiene la ventaja de no verse afectado por las fluctuaciones del tipo de cambio, pero significa renunciar a la política monetaria nacional y estar completamente sujeto a las decisiones de la Reserva Federal. Cuando la economía nacional es débil, la incapacidad de bajar los tipos de interés Las tasas de interés plantean importantes desventajas”, escribió.

Ueno cree que el mayor riesgo de abolir el banco central es que después de perder al “prestamista de último recurso” en el banco central, será imposible rescatar a los bancos privados nacionales en problemas debido a la falta de fondos, lo que podría llevar a el colapso del sistema financiero y la recesión económica.

Además, el partido de Milei está en minoría en el Congreso; como resultado, “la implementación de políticas requiere esfuerzos conjuntos con otros partidos, y medidas extremas como la dolarización y la abolición del banco central pueden ser difíciles de implementar”, dijo Ueno.

Mujeres caminan junto a una imagen de billetes de 100 dólares en Buenos Aires el 14 de agosto de 2023, un día después de las elecciones primarias en Argentina. Javier Milei ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y será investido el 10 de diciembre (LUIS ROBAYO/AFP via Getty Images)

Fin de la cooperación con Beijing

A diferencia del presidente saliente Alberto Fernández, quien llamó a la China comunista “un verdadero amigo”, Milei ha declarado sin rodeos que Argentina ya no trabajaría con regímenes “comunistas”, comparando al PCCh con un “asesino” y diciendo que el pueblo de China “no es libre”.

La candidata de Milei a ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, insinuó una posible “desconexión” con China, que es el segundo mayor socio comercial de Argentina, cuando dijo que dejaría de interactuar con Beijing en temas comerciales, incluidos los acuerdos “secretos” entre los dos países.

Además, Milei se ha opuesto repetidamente a que Argentina se una a la organización intergubernamental BRICS, que comprende a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, afirmando: “Nuestro alineamiento geopolítico es con Estados Unidos e Israel. Esa es nuestra política internacional. No nos alinearemos con comunistas”.

La declaración del Sr. Milei sobre el desacoplamiento de China ha sido bloqueada por los medios estatales del PCCh en China.

Un hombre lee un periódico argentino el 20 de noviembre de 2023, en Buenos Aires, en cuya portada aparece el libertario Javier Milei, que se alzó con la victoria en las elecciones, prometiendo detener décadas de declive económico en un país que sufre una inflación de tres dígitos. (Luis Robayo/AFP vía Getty Images)

Mike Sun, un alto experto y consultor en estrategia de inversión en China, le dijo a The Epoch Times que la dirección general del Sr. Milei es ciertamente meritoria.

“La decisión de Argentina de cortar los lazos con el PCCh y abrazar las democracias occidentales es un paso adelante crucial y merece ser reconocido como un acontecimiento importante”, dijo.

“La alta inflación, una crisis económica y el deseo de cambio han llevado a un novato político audaz como el Sr. Milei a la arena política. El hecho de que haya sido tan bien recibido por la mayoría de la población, especialmente la generación más joven, refleja la urgencia de la sociedad argentina de tomar una decisión”, afirmó.

Al mismo tiempo, admitió que las políticas económicas defendidas por Milei son extremadamente desafiantes.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Argentina tenía una economía fuerte y sus logros fueron notables. Después de la guerra, el giro hacia la izquierda del país hacia el socialismo rápidamente lo sumió en la pobreza.

Ahora, Argentina nuevamente está dando un giro histórico y regresando a una economía de mercado tradicional, un movimiento que ha atraído la atención del mundo, especialmente de muchos países de América del Sur que comparten la misma experiencia que Argentina.

En una entrevista con The Epoch Times, Zhuge Mingyang, un escritor independiente, dijo que el público debe comprender claramente los peligros del socialismo y el comunismo y abandonarlos a pesar del dolor a corto plazo.

“Como economista, es imposible que el señor Milei no sea consciente de los riesgos y la resistencia a la reforma”, afirmó.

El Sr. Zhuge dijo que el modelo económico socialista de Argentina trajo un desastre al pueblo e, independientemente del dolor inicial, su corte de vínculos tanto con ese modelo como con el PCCh beneficiará a Argentina y su pueblo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.