Anciano empuja a una joven fuera de su asiento en el metro para poder sentarse

Por Daniel Holl - La Gran Época
23 de Agosto de 2019 Actualizado: 23 de Agosto de 2019

Una riña estalló cuando una joven se negó a ceder su asiento en el metro a un anciano, según el medio de comunicación online chino The Beijing News.

Nadie resultó herido en la disputa del 20 de agosto, informó el diario outlet.

La señalización en el transporte público de China recomienda que las personas sin discapacidades ofrezcan su asiento a las personas mayores, embarazadas, enfermas o discapacitadas.

El debate registrado por los testigos en la ciudad de Changsha, provincia de Hunan, fue un caso en el que esas recomendaciones fueron ignoradas, según el informe del 21 de agosto.

El hombre parado junto a la mujer, discutiendo. (User: The Beijing News/Weibo.com)

Las imágenes de vídeo tomadas por personas presentes en el metro muestran al hombre con ropa marrón de pie junto a la mujer, que llevaba puesto un vestido rosa claro. Los dos empezaron a discutir mientras el hombre exigía a la joven que le dejara su asiento.

“¿Está su nombre escrito en este lugar?”, preguntó la mujer al anciano.

“Mi nombre no está escrito [ahí], ¡solo quiero sentarme!”, responde el hombre.

El hombre mientras empuja a la mujer del asiento. (Usuario: The Beijing News/Weibo.com)

Luego, se sienta entre la mujer y otro pasajero, empujando a la mujer en el proceso.

Luego le blandió un paraguas.

“Te mataré”, dijo, según The Beijing News.

Otra mujer acude en ayuda de la joven. (User: The Beijing News/Weibo.com)

Una mujer con un vestido a rayas blanco y negro acudió en ayuda de la otra mujer. No está claro si las dos mujeres se conocen entre sí.

Los tres discutieron sobre si el hombre tenía razón en sus acciones.

“Es voluntario”, dijo la mujer de blanco y negro mientras se llevaba a la otra mujer.

La mujer agredida termina derramando lágrimas. (User: The Beijing News/Weibo.com)

La discusión continuó, con el hombre de pie amenazando a las mujeres, pero no hubo pelea.

Más tarde, las dos mujeres son vistas sentadas juntas en el otro extremo del banco del metro, mientras la mujer que fue empujada del asiento hacía una llamada telefónica, secándose las lágrimas. La llamada fue a la policía.

El hombre se bajó en la siguiente estación y no fue encontrado.

La policía no informó si se tomará alguna medida contra el anciano.

*****

Te puede interesar:

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

TE RECOMENDAMOS