Antiguos cuentos de sabiduría: Un testigo mudo

Por The Epoch Times
06 de Diciembre de 2021
Actualizado: 09 de Diciembre de 2021

Los “Antiguos cuentos de sabiduría” nos recuerdan las tradiciones y los valores morales que se han atesorado en todo el mundo. Esperamos que las historias y los mensajes de esta serie ayuden a elevar los corazones y las mentes de nuestros lectores.

Este cuento recontado, “Un testigo mudo”, es uno de los muchos relatos del programa “Antiguos Cuentos de Sabiduría” de la Red de Radio Sonido de Esperanza, ahora transcritos y publicados aquí para que nuestros lectores las disfruten.

Lea el cuento a continuación, y déjese transportar a otro mundo:

Un día, un hombre pobre ató su caballo al mediodía a un árbol y se sentó a comer. Llegó un hombre rico y empezó a atar su caballo al mismo árbol.

“No amarre su caballo a ese árbol”, gritó el pobre. “Mi caballo es muy salvaje. Matará a su caballo. Ate su caballo a otro árbol”.

“El hombre rico respondió con orgullo: “Ataré mi caballo donde quiera”.

Así que ató su caballo al mismo árbol al que estaba atado el caballo del pobre, y se sentó a cenar.

De repente, los hombres oyeron un gran ruido y levantaron la vista. Los caballos estaban peleando. Los dos hombres se apresuraron a detenerlos, pero era demasiado tarde. El caballo del hombre rico estaba muerto.

“¡Mire lo que hizo su caballo!”, gritó el hombre rico con rabia. “¡Pero lo pagará! Pagará por esto”.

Y así, arrastró al pobre ante el juez.

“¡Oh, sabio juez!”, gritó. “El caballo salvaje de este hombre ha matado a mi caballo, mi hermoso, amable y gentil caballo. Hágale pagar por esto o envíelo a la cárcel, se lo ruego”.

El juez se dirigió al hombre pobre: “¿Su caballo mató al caballo de este hombre?”, le preguntó.

Pero el pobre hombre no dijo ni una palabra.

“¿No puede hablar?”, preguntó el juez.

El pobre hombre no respondió ni una palabra.

El juez le hizo muchas preguntas al hombre pobre, pero éste seguía con los labios cerrados y no respondía nada.

Finalmente, el juez le dijo al hombre rico: “¿Qué puedo hacer? Este hombre es mudo. No puede decir una palabra”.

“Oh, señor”, gritó el rico, “puede hablar tan bien como usted o yo. Me habló en el camino”.

“¿Está seguro?”, preguntó el juez. “Bueno, ¿qué dijo?”.

“Sí, estoy seguro”, respondió el hombre rico. “Me dijo muy claramente: ‘No sujete su caballo a ese árbol. Mi caballo es muy salvaje y matará al suyo. Sujételo a otro árbol'”.

“Ah”, dijo el juez, “ahora entiendo. Si le advirtió, no tiene que pagar por su caballo. La culpa es solo tuya. Debería haber hecho caso a su advertencia”.

Entonces el juez se dirigió al pobre hombre. “¿Por qué no respondió mis preguntas?”, le preguntó.

“¿No lo ve, oh sabio juez?”, respondió el hombre pobre. “Si le hubiera dicho que le advertí que no atara su caballo cerca del mío, lo habría negado. Entonces no sabría quién de los dos decía la verdad. Supe, oh sabio, que si le dejaba contar la historia, pronto sabría la verdad”.

Las palabras del pobre complacieron al juez, y despidió al rico sin un céntimo. Pero alabó al hombre pobre por su sabiduría.

A continuación puede escuchar el cuento en inglés:

Este cuento se transcribe y publica con el permiso de la Sound of Hope Radio Network. Fue publicado originalmente por Clearwisdom.net. Audio por Sound of Hope Radio Network. Copyright © 2012. Todos los derechos reservados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS