Aranceles de EE.UU. a China beneficia a países asiáticos que empiezan a trasladar su producción de China

Por Frank Fang - La Gran Época
16 de Mayo de 2019 Actualizado: 21 de Agosto de 2019

Las empresas de Hong Kong y Taiwán están planeando retirar parte de su producción de China después que la administración de Estados Unidos anunciara que aproximadamente 200.000 millones de dólares en productos manufacturados en China recibirían un aumento de aranceles del 10 por ciento al 25 por ciento.

Los nuevos aranceles entraron en vigor el 10 de mayo, después de que el presidente Donald Trump anunciara la inesperada medida cinco días antes en Twitter. En comentarios posteriores, funcionarios estadounidenses dijeron que China había incumplido los compromisos contraídos en rondas de negociaciones anteriores.

Mientras tanto, dos días de conversaciones comerciales en Washington finalizaron el 10 de mayo sin llegar a un acuerdo.

Tras concluir las reuniones, Trump dijo en Twitter que los aranceles “pueden o no ser eliminados dependiendo de lo que suceda con respecto a futuras negociaciones”.

Miles de productos chinos serán gravados al 25 por ciento, incluyendo muebles, equipos de telecomunicaciones, plásticos, mariscos y autopartes.

Muchos de estos productos son fabricados por empresas de Hong Kong y Taiwán que durante mucho tiempo tuvieron plantas de fabricación en China, debido a su mano de obra barata. Ahora, estas compañías están reubicando algo de su producción para evitar los costos adicionales relacionados con los aranceles estadounidenses.

Hong Kong

Lau Tat-pong, uno de los presidentes honorarios de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Hong Kong, desde 1989 dirigió fábricas en Dongguan, una ciudad industrial del sur de China. Se dedica al negocio de pinturas y productos de aluminio.

En una reciente entrevista telefónica en Hong Kong con la edición en chino de La Gran Época, Lau explicó que había estado pensando en trasladar parte de la producción a países del sudeste asiático desde el comienzo de la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Sin embargo, Lau dijo que no había tomado ninguna medida, sino que esperaba que pronto se llegara a un acuerdo comercial.

“Ahora, debo trasladarme”, dijo Lau después que el aumento de los aranceles entró en vigor el 10 de mayo. “Hace una semana, todavía esperaba que se eliminara el arancel del 10 por ciento”, sostuvo.

Lau dijo que sus clientes estadounidenses hasta ahora se habían hecho cargo de los aranceles del 10 por ciento, pero especuló que sus clientes podrían no estar dispuestos a pagar, con el incremento de los aranceles al 25 por ciento.

Añadió que el sector manufacturero de China podría sufrir un serio golpe, ya que los países del sudeste asiático se volverán más competitivos en cuanto a costos, mientras que las cadenas de suministro de esos países se harán más maduras, a medida que más empresas retiren su producción de China.

Muchos fabricantes de tecnología, como los proveedores del gigante tecnológico estadounidense Apple, ya hicieron planes para trasladar la producción de China a Vietnam, Malasia, Filipinas y otros lugares, después de que los aranceles estadounidenses se anunciaron por primera vez en marzo de 2018.

Mientras tanto, Kit Sze, que se dedica al negocio de los relojes y el embalaje, encontró un negocio próspero porque trasladó sus fábricas a Camboya hace años desde Dongguan, China.

El 9 de mayo hablando por teléfono con la oficina de Hong Kong de la edición en chino de La Gran Época, Kit dijo que recibió más llamadas recientemente de clientes estadounidenses y espera recibir más pedidos de empresas estadounidenses en el futuro.

Taiwán

El presidente taiwanés Tsai Ing-wen celebró una conferencia de prensa el 10 de mayo, después de una reunión de alto nivel sobre seguridad nacional, para tratar las estrategias de Taiwán ante el último incremento de los aranceles de Estados Unidos.

Dijo que el modelo de comercio triangular existente -las compañías taiwanesas que aceptan pedidos de clientes estadounidenses, cumplen con los pedidos fabricando los productos en China y exportando los productos a Estados Unidos desde China- probablemente cambiaría como resultado de la guerra comercial, según declaraciones publicadas en el sitio web de la oficina del presidente.

Tsai agregó que su gobierno acelerará el proceso de ayudar a las empresas taiwanesas a regresar a la isla, al tiempo que establece el objetivo de firmar un acuerdo comercial bilateral con Estados Unidos. Concluyó que la mayoría de las exportaciones a Estados Unidos, ahora con productos con la etiqueta “Made in China”, pronto serán reemplazadas por productos de alta calidad que son “Made in Taiwán”.

El Ministerio de Asuntos Económicos de Taiwán lanzó en enero un programa de “bienvenido de vuelta”, que ofrece incentivos para que las empresas taiwanesas regresen a sus países de origen, como el alquiler gratuito durante los dos primeros años, préstamos bancarios favorables y acceso a asesoramiento fiscal.

La Agencia Central de Noticias de Taiwán (CNA) informó que 52 empresas taiwanesas -las que tienen su sede en Taiwán pero tienen operaciones en China- se comprometieron a invertir en la isla un total de unos 9000 millones de dólares desde principios de este año, citando datos del Ministerio de Asuntos Económicos.

Tsai dijo que esa cifra ya superó la meta del gobierno de 8000 millones de dólares de Trinidad y Tobago, y agregó que elevará la nueva meta a 16.000 millones de dólares de Trinidad y Tobago.

Entre las empresas que regresaron a Taiwán se encuentra Yageo, una empresa de fabricación de componentes electrónicos. Según la CNA, Yageo invertirá unos 533 millones de dólares para adquirir nuevos equipos y ampliar las fábricas existentes en la isla.

Por su parte, Hsieh Chih-tong, presidente de la empresa taiwanesa de fabricación de muebles Shane Global, dijo que la empresa adquirió un fabricante de muebles en Tailandia en la segunda mitad del año pasado, con el objetivo de minimizar los costos asociados a los aranceles estadounidenses, según un artículo publicado el 7 de mayo por el diario de Hong Kong Apple Daily. Hsieh agregó que la compañía estaba pensando en adquirir una fábrica en los Estados Unidos, así como en establecer una nueva fábrica en Camboya.

Los aranceles del 25 por ciento obligarán a muchos fabricantes taiwaneses de ropa y carteras en China a cerrar o trasladar su producción al sudeste asiático, si es que no la trasladaron ya, dijo Zhuo Qing-ming, presidente de la Asociación Regional de Taiwán de Industrias de Tintura y Acabado de Tejido en Filamento, según una entrevista realizada el 11 de mayo con la emisora taiwanesa FTV.

Zhuo explicó que estos fabricantes textiles, que en su mayoría exportan a Estados Unidos y disfrutaban de un beneficio bruto actual de entre el 10 y el 20 por ciento mientras fabrican en China, no podrían continuar su negocio con aranceles del 25 por ciento sobre sus productos.

Ante el aumento de los aranceles, Aaron Yeh, vicepresidente de la firma de contabilidad KPMG Taiwán, sugirió que las empresas taiwanesas consideren trasladar la producción de China a Indonesia, según un artículo de Liberty Times.

El gobierno indonesio comenzó el año pasado a ofrecer nuevos programas de exención de impuestos a las empresas extranjeras que invierten en 18 sectores en el país, incluyendo el acero, el petróleo y las telecomunicaciones, dijo Yeh.

 

***

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS