Argentina: Declaran muerta a su bebé, 10 horas después va a la morgue y la ve llorando

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
05 de Agosto de 2019 Actualizado: 05 de Agosto de 2019

Una mujer de Rosario, Argentina, compartió una conmovedora historia. Dio a luz a una bebé prematura de seis meses que el equipo de salud declaró muerta y cuando fue a la morgue para despedirse la descubrió llorando.

Luz Milagros pasó más de 10 horas en una cámara de refrigeración de la morgue y su mamá la salvó de la trágica muerte solo porque abrió el ataúd y la escuchó llorar “como un gatito”, reportó Infobae.

Analía Boutet contó que esto ocurrió hace siete años, en 2012, cuando tenía 30, y un embarazo de seis meses complicado que la llevó a hospitalizarse. Los médicos le propusieron una cesárea pero Luz nació con parto vaginal cuatro días después. En ese momento el equipo de salud se llevó al bebé y casi dos horas después una enfermera se acercó y le preguntó si querría saber la causa de su muerte. “Hicieron todo mal desde el principio”, dijo la madre a Infobae.

Ella declaró que cree que en uno de los tactos que le hicieron le rompieron la bolsa amniótica lo que adelantó el parto.”Le avisé a la doctora y me contestó que estaba equivocada, que me había hecho pis. ¿Cómo iba a estar equivocada? Yo sabía lo que era romper bolsa, si ya tenía cuatro hijos”.

El 3 de abril le dijeron que no sentían los latidos de la bebé y la enviaron a la sala de partos.

“Mientras monitoreaban, me preguntaron cuántos hijos tenía, y les contesté ‘cuatro’. La respuesta fue ‘Ahhh, bueno’, como quien dice ‘ya tenés un montón, uno más, uno menos…'”, dijo la madre a Infobae. Luego recuerda que una de las dos doctoras le puso una chata y le dijo a otra “que lo expulse sola”, mientras estaba vomitando y se encontraba agotada. 

“Quería ayudar a nacer a mi hija pero me era imposible”, añadió.

Cuando Luz nació una enfermera se puso de acuerdo con Analía de que el padre registraría a la bebé pero luego llegó la otra mujer que le preguntó si quería saber sobre “la muerte” de su hija.

Analía recordó que entró en shock. Entonces supo que ya se lo habían informado a su marido pero que nadie de la familia había visto el cuerpo ni constatado la muerte. 

“Como a las 10 de la noche reaccioné y dije que quería ir a la morgue a despedirme de mi hija”, declaró la mujer a Infobae. 

Analía fue caminando por los pasillos acompañada por su entonces marido, su hermano y su cuñada. 

“Sacaron el cajoncito de una cámara de refrigeración y lo pusieron sobre la mesa. Nadie quería ver, me pedían que no la viera para que no me quedara con esa imagen, pero yo quería despedirme”, añade la madre en su relato.

La caja de madera blanca estaba tan cerrada que el papá necesitó hacer palanca para abrirla. “Cuando logró abrirla dio un paso para atrás, todos se alejaron. Luz estaba tapada con una tela vegetal, yo la fui corriendo como en cámara lenta. Primero le vi la manito miniatura y se la agarré. Después vi que tenía el cuerpito morado y se le había formado escarcha. Cuando le destapé la cara, me estaba mirando. Tenía los ojos brillantes y lloró, una especie de llanto de gatito”.

Analía  dijo a Infobae que pensó que estaba teniendo una alucinación por el shock y la soltó y dio un paso atrás. 

“Pensé que me había vuelto loca. Volví a acercarme y Luz se estaba desperezando(…) cuando todos se acercaron, Luz empezó a llorar. Caí arrodillada al piso, como rendida, no lo podía creer”, añadió.

Ella recuerda que el hermano cargó la bebé y dijo que “fue como llevar una botella de hielo”.

“Cada vez que dejaba de llorar, él le repetía, ‘vas a vivir bebé, vas a vivir, tranquila que vas a vivir'”, dijo a Infobae.

Después de la muerte de Luz, Analía, su mamá y su ex marido presentaron una demanda civil por daños y perjuicios y daño moral por mala praxis “contra el Estado provincial del Chaco y las dos médicas que intervinieron”, explicó a Infobae el abogado de la familia, José Victorino Acuña.

En total, exigen 15,2 millones de pesos argentinos (330.000 dólares)

El Hospital Perrando, del Chaco, según la madre “quisieron darme una partida de nacimiento con datos falsos. Como que Luz había nacido otro día a otra hora. Con la poca lucidez que tenía, les dije que estaba mal y no se las recibí”.

En la casa de sepelios afortunadamente habían guardado una copia de la partida de defunción, porque al marido le robaron la moto donde había guardado el documento original.

Ocho días después, Luz tuvo el primer paro cardíaco y la llamaron para que estuviera presente durante la reanimación. Su salud se complicó.

“Nos dijeron que solo le funcionaba el 10% del cerebro, y que una junta médica había determinado que iban a darle cuidados paliativos para no agredirla más”, dijo Analía a Infobae. 

Una tía de Analía, que vive en Rosario, mandó un email a un canal de televisión y contó lo que había pasado por lo que la puerta del hospital se llenó de periodistas y la historia de la bebé dada por muerta al nacer llegó a las tapas de los diarios.

“Yo vivía el día a día con ella, no pensaba qué secuelas iba a tener. La veía crecer, ponerse más linda, gordita. Había dejado de tener infecciones”, dijo la madre, En el hospital, entonces, escucharon su pedido, le colocaron un botón gástrico para que se alimentara y le hicieron una traqueotomía para que pudiera respirar.

La bebé fue trasladada a un hospital de Buenos Aires.

Sobre el caso el médico Claudio Solana, jefe del departamento de neonatología del Hospital Alemán, en Buenos Aires, dijo a la BBC Mundo que “es normal que exista poca vitalidad en nacimientos tan prematuros, y es factible que recuperen sus signos vitales y puedan vivir”.

“No me sorprendió lo que pasó. De hecho, sucede con cierta frecuencia”, afirmó Solana.

El gobierno de Chaco durante los dos meses y medio que estuvo en Buenos Aires refaccionaron su casa para que para recibir a Luz, que era electrodependiente, sin embargo no funcionó.

“Imaginate lo que hicieron que en la primera tormenta, se cortó la luz, empezó a entrar agua por la pieza de ella, por el piso y por las paredes. Los electrodependientes se ahogan sin la máquina así que, con la luz cortada, tuve que hacerle como respiración boca a boca al revés, aspirando con mi boca para que no se me ahogara”, dijo Analía a Infobae.

Al mes que llegaron a la casa con la nena, el padre de sus hijos los abandonó y la bebé murió al año siguiente el 23 de junio de 2013.

“La vestí y salí con ella en brazos hacia la morgue. Se me tiraron encima, como que estaba loca por lo que estaba haciendo. Pero para mí ya nada era una locura. La tuve en brazos todo el velorio, mi cabeza decía: ‘¿Y si a lo mejor se despierta otra vez?'”.

La corte aún no ha tomado una decisión sobre la demanda judicial de Analía informó Infobae. 

***

Te puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS