Arizona busca respuestas luego de que un predicador cristiano fuera baleado al evangelizar en la calle

Muchos miembros de la comunidad religiosa creen que el caso no está recibiendo la atención que merece

Por Matthew Lysiak
04 de Diciembre de 2023 6:44 PM Actualizado: 04 de Diciembre de 2023 6:44 PM

Casi tres semanas después de que un joven pastor recibiera un disparo en la cabeza mientras predicaba en una concurrida esquina de Glendale, Arizona, crece la frustración en la comunidad cristiana local por la falta de detenciones en lo que muchos consideran un delito motivado por el odio.

Hans Schmidt, de 26 años, director de divulgación de la iglesia Victory Chapel First Phoenix Church y padre de dos hijos, recibió un disparo mientras expresaba su fe cristiana en un cruce muy transitado poco después de las 6 de la tarde del 15 de noviembre, según las fuerzas del orden.

Anthony Gaspar, residente en Glendale y miembro de un grupo cristiano local, declaró a The Epoch Times que muchos miembros de la comunidad eclesiástica creen que el caso no está recibiendo la atención que merece como consecuencia de un doble rasero social.

“Un joven cristiano fue tiroteado en uno de los cruces más concurridos en hora punta y con cámaras alrededor, y tres semanas después, ¿me van a decir que no pueden detenerlo? “Si se tratara de cualquier otro grupo religioso, y hubieran soportado el tipo de abuso que este joven ha sufrido por defender sus creencias, puedo prometerles que no se dejaría piedra sobre piedra hasta encontrar a los responsables”.

“En cambio, es como si todo el mundo se hubiera olvidado de ello. Lo han escondido debajo de la alfombra”, añadió Gaspar.

Gina Winn, oficial de información pública del Departamento de Policía de Glendale, dijo durante una rueda de prensa el 18 de noviembre que las fuerzas del orden están haciendo todo lo que está en su mano para llevar ante la justicia a quienquiera que haya perpetrado este crimen.

“Se trata de un delito horrible. Tenemos a un joven de 26 años que es médico militar. Se ha casado recientemente”, declaró Winn. “Tiene dos hijos pequeños y se encuentra en estado crítico, por lo que es imperativo que el público se ponga en contacto si tiene información para que podamos hacer justicia a Hans y a su familia”.

La causa del tiroteo sigue siendo desconocida, pero los detectives todavía están revisando una “enorme cantidad” de vigilancia puesta a disposición por las empresas locales, de acuerdo con Winn.

Una página de GoFundMe, creada por un amigo de la familia para ayudar a pagar los gastos, añadió más detalles, afirmando que las fuerzas del orden han obtenido y revisado imágenes del tiroteo y sus consecuencias inmediatas.

“Los detectives de la policía revisaron las imágenes de vídeo de la intersección”, decía el comunicado. “Inicialmente se cayó, pero se volvió a levantar y estaba caminando y hablando, pero sangrando. Al principio nadie se había dado cuenta de lo ocurrido. Había empezado con convulsiones y vómitos y lo llevaron al hospital”.

“La bala le atravesó el cerebro y sigue dentro, en el lado derecho de la cabeza. Nadie oyó el disparo ni vio de dónde procedía”.

Hay indicios de que el tiroteo podría ser un crimen de odio. Gaspar dijo a The Epoch Times que una vez presenció “palabras terribles” dirigidas al Sr. Schmidt.

Otro testigo, Paul Sánchez, que trabaja cerca, dijo que vio un vehículo detenerse cerca del Sr. Schmidt con personas dentro que le maldecían para que dejara de predicar, según un informe de CBS 5.

“Hubo de todo, comentarios realmente odiosos, gente gritándole ‘fuera de la calle’, todo tipo de cosas mezquinas”, dijo Sánchez al medio.

Schmidt nunca se enfrentó a nadie ni respondió al insulto, según Gaspar y Sánchez.

Aún no se ha tomado una decisión sobre si el tiroteo se investigará como un crimen de odio. El Departamento de Policía de Glendale seguirá las pruebas dondequiera que lleven, dijo Winn.

“En función de la información que obtengan sobre la investigación, presentarán los cargos pertinentes, tanto si se trata de un delito de odio como si no”, declaró Winn.

The Epoch Times no recibió respuesta inmediata a las repetidas llamadas y correos electrónicos enviados al Departamento de Policía de Glendale.

Los datos del FBI muestran que los crímenes de odio aumentaron a nivel nacional en más del 47 por ciento entre 2019 y 2022. Arizona vio un aumento del 68 por ciento entre 2018 y 2020, según datos del FBI. Más del 60 por ciento de los crímenes de odio tienen una motivación racial, y alrededor del 15 por ciento tienen una base religiosa.

Durante varios años, la delincuencia en las ciudades estadounidenses se ha mantenido en niveles de crisis.

Muchos expertos esperaban que el aumento de los robos, el acoso y los delitos violentos en las ciudades de todo el país durante gran parte de 2020 y 2021 fuera temporal, derivado de la pandemia de COVID-19 y de la muerte de George Floyd.

Sin embargo, más de un año después de que las autoridades declararan el fin de la emergencia por COVID-19 y de que los agentes implicados en la muerte del Sr. Floyd fueran condenados y sentenciados, la anarquía persiste a un alto nivel.

Glendale, Arizona, que se encuentra a unas nueve millas de la capital del estado, Phoenix, ha experimentado un dramático aumento de la delincuencia: un 63 por ciento más que la ya elevada media nacional.

El reciente tiroteo contra el Sr. Schmidt ha llamado la atención de varios conservadores influyentes en las redes sociales, entre ellos la escritora y columnista conservadora Allie Beth Stuckey. El 27 de noviembre, Stuckey publicó en X: “Un intento de asesinato por el delito de predicar el Evangelio. No espero mucho de nuestro gobierno ni de los medios de comunicación cuando se trata de la persecución de los cristianos, por supuesto, pero esto debería ser una noticia mucho más importante.”

“Necesitamos justicia”, añadió.

Mientras tanto, una actualización en la página de GoFundMe reveló que, si bien el Sr. Schmidt sigue luchando por su vida, su estado es grave.

“Está sedado y estable con soporte vital”, decía el comunicado. “Le están drenando líquido de la cabeza para aliviar la presión sobre el cerebro. Hasta ahora dicen que es inoperable”.

“Es una situación increíblemente triste. Estamos esperando un milagro”.

El Departamento de Policía de Glendale solicita que cualquier persona con cualquier información llame a su número de no emergencia al 623-930-3000.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.