Armas antisatélite del PCCh representan un desafío complejo para EE.UU.: Expertos

Por Andrew Thornebrooke
27 de Agosto de 2021 1:31 PM Actualizado: 27 de Agosto de 2021 1:31 PM

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha continuado desarrollando una serie de armas antisatélite (ASAT) diseñadas para abrumar los activos estadounidenses en el espacio, incluso después que los asesores de la administración Biden emitieron llamados a la cooperación entre las dos naciones.

El creciente arsenal de armas espaciales del PCCh ahora incluye misiles, armas cibernéticas, dispositivos de interferencia de satélites, robots espaciales con brazos de agarre y láseres de alta potencia diseñados para cegar satélites desde el suelo cuando pasan por encima.

El desarrollo de estas capacidades ha estado en curso desde, al menos, el 2007, cuando el PCCh hizo explotar con éxito un satélite con un misil en órbita terrestre baja. A principios de este año, el jefe de operaciones de la Fuerza Espacial de EE.UU. testificó que tanto Rusia como China continuaban con el desarrollo de paquetes de guerra electrónica, bloqueadores de señales y armas de energía dirigida.

Subrayando la centralidad del espacio en la doctrina militar moderna, el PCCh ha continuado con los lanzamientos de ASAT disfrazados de pruebas de cohetes, ha aumentado su cooperación con Rusia en el espacio y ha desarrollado nuevas tecnologías, incluidos los llamados satélites inspectores capaces de capturar otros objetos en el espacio, y “ sistemas de muñecas anidadas” que consisten en satélites aparentemente inofensivos que luego liberan otros satélites más pequeños de capacidades desconocidas.

Los expertos dicen que las tecnologías ASAT emergentes de China representan una amenaza inmediata para la seguridad estadounidense e internacional, pero no han llegado a un consenso sobre la naturaleza exacta de esa amenaza y sobre la capacidad de Estados Unidos para disuadirla y contrarrestarla de manera efectiva.

Una amenaza persistente

Bill Woolf, presidente y fundador de la Asociación de la Fuerza Espacial, le dijo a The Epoch Times que las capacidades espaciales eran vitales para la estrategia de seguridad contemporánea, pero advirtió que la proliferación de nuevas tecnologías probablemente significaba que el PCCh y otros actores tenían la capacidad de atacar la infraestructura espacial de EE.UU.

“El espacio es un área crítica para todas nuestras operaciones militares en EE.UU. y para nuestros aliados y socios”, dijo Woolf. “Entonces, hablando de la tecnología, es seguro suponer que existe tecnología que puede interrumpir, degradar o anular nuestras capacidades espaciales”.

Sin embargo, Woolf subrayó que el desarrollo de tecnologías ASAT en el espacio, centradas en el ámbito militar, no es una novedad y sólo representa una capa más de complejidad en la seguridad internacional en el espacio.

“La gente se sorprende mucho cuando dice que el espacio se ha convertido en un dominio militar”, dijo Woolf. “[Pero] el espacio ha sido un dominio militar desde que desplegamos capacidades militares en el espacio”.

La militarización del espacio ha sido continua desde la Guerra Fría hasta el presente. En la década de 1970, por ejemplo, la Unión Soviética montó con éxito un cañón de defensa de bombarderos en un satélite y realizó la única prueba de fuego conocida públicamente de un arma balística en el espacio. Del mismo modo, Rusia fue sorprendida el año pasado probando una nueva arma ASAT.

El general Jay Raymond (der.), el jefe de Operaciones Espaciales, el sargento Roger Towberman (izq.) y la secretaria de la Fuerza Aérea, Barbara Barrett, le presentan al entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la bandera oficial de la Fuerza Espacial de Estados Unidos, en el Despacho Oval de la Casa Blanca, el 15 de mayo de 2020. (Samuel Corum-Pool/Getty Images)

Del mismo modo, se ha observado repetidamente que el PCCh desarrolla tecnologías ASAT clasificadas desde 2007. El Pentágono emitió un informe reconociendo que el objetivo principal del PCCh era apuntar a las capacidades satelitales de Estados Unidos y sus aliados.

Woolf explicó que el PCCh estaba siguiendo específicamente un curso de acción destinado a socavar los activos espaciales de Estados Unidos y sus aliados, pero que esta militarización del espacio exterior era una evolución natural de la lucha espacial, dadas las tecnologías allí.

“En su doctrina, discuten que intentarán degradar o negar todas nuestras capacidades espaciales”, dijo Woolf sobre el PCCh.

Para Woolf, el principal desafío al que se enfrentan Estados Unidos y sus aliados en el espacio es determinar qué amenazas representan el peligro más inmediato y cómo disuadirlas y contrarrestarlas.

“Independientemente de la amenaza, porque la amenaza está ahí fuera”, dijo Woolf, “la clave se convierte en cuáles son las advertencias”.

La disuasión es difícil en el “campo de batalla más oscuro”

El problema de determinar qué constituye una advertencia confiable es algo en lo que Paul Szymanski ha pensado a menudo. Szymanski es un autor e investigador especializado en estrategia espacial, y ha pasado los últimos 43 años estudiando la guerra espacial, tiempo durante el cual ayudó a desarrollar indicadores de inteligencia para señalar posibles acciones enemigas en el espacio.

Según Szymanski, los riesgos notables que enfrenta Estados Unidos en el espacio son la relativa dificultad de determinar quién está haciendo qué en el espacio y por qué.

Particularmente en la era de la guerra cibernética y los ataques de bandera falsa, o aquellos diseñados para que parezca que fueron perpetrados por alguien que no sea el culpable real, a Szymanski le preocupa que las tecnologías actuales simplemente no tengan sensores y algoritmos lo suficientemente precisos para determinar eficazmente lo que está ocurriendo en la infraestructura espacial en tiempo real.

“Es el campo de batalla más oscuro”, dijo.

Además, existe una gran dificultad para conceptualizar el conflicto espacial, señaló Szymanki, porque los activos en órbita pueden estar físicamente distantes, pero matemáticamente cerca a los efectos de llevar a cabo ataques. Y una vez que un sistema vital se cae, puede que sea demasiado tarde para que una nación se recupere.

“Ese es el gran problema del espacio”, dijo Szymanski, “siempre abarca todo el mundo”.

“No creo que se presente la oportunidad de defenderse en el espacio”, agregó. “Puede que gane quien dispare primero”.

Un cohete Long March-2F, que transporta la nave espacial Shenzhou-12 y una tripulación de tres astronautas, despega del Centro de Lanzamiento de Satélites Jiuquan, en el desierto de Gobi, en China, el 17 de junio de 2021. Esta es la primera misión con tripulación a la nueva estación espacial de China. (Greg Baker/AFP a través de Getty Images)

Con respecto al creciente arsenal de tecnologías ASAT del PCCh, Szymanski dijo que los satélites con brazos manipuladores probablemente representan una amenaza más seria que las tecnologías láser, ya que un ataque láser implica mucho tiempo y una sincronización absoluta, mientras que los satélites con tecnología ASAT, con brazos manipuladores controlados por humanos, podrían utilizarse fácilmente para dejar fuera de órbita a los satélites rivales.

“Me sorprendió que [Estados Unidos] ya esté admitiendo que China tiene estos satélites inspectores con brazos manipuladores”, dijo Szymanski. “Si tienes algo así, puedes hacer casi cualquier cosa”.

“Puedo decir que [el PCCh] ciertamente lo está haciendo”, dijo Szymanski. “Ciertamente, este satélite manipulador es un ASAT, aunque pueden llamarlo convenientemente un ‘satélite de mantenimiento'”.

El PCCh lleva años disfrazando las tecnologías militares de este tipo mediante el desarrollo de tecnologías de doble propósito, donde se muestra una fachada de investigación que oculta la funcionalidad militar. Los expertos han calificado anteriormente estas tecnologías y programas de doble uso como una amenaza directa para Estados Unidos.

Szymanski también señaló que existen inmensas dificultades políticas con respecto a las decisiones sobre qué sistemas espaciales deben financiarse primero, ya que la mayoría de los sistemas espaciales proporcionan información en lugar de activos duros y es difícil definir un valor monetario o estratégico específico para ellos.

“El problema con el espacio es que todo es información”, dijo Szymanski. “¿Cómo se mide el valor de las comunicaciones?”

Muchas amenazas, pocas respuestas

En última instancia, Woolf y Szymanski ofrecieron puntos de vista opuestos sobre el statu quo de la nueva carrera espacial y lo que podría significar para el futuro de la estrategia estadounidense.

Para Woolf, la respuesta radica principalmente en desarrollar, apoyar y hacer cumplir un orden basado en reglas en el espacio ultraterrestre, que complemente el orden comúnmente reconocido en toda la comunidad internacional.

“Al igual que en cualquier otro dominio, es necesario identificar normas de comportamiento, claramente articuladas, que digan que así es como se comporta la gente en el espacio”, dijo Woolf.

Szymanski, por su parte, se mostró cansado de la idea de que Estados Unidos siga buscando un orden basado en normas con un rival aparentemente decidido a violarlas. Consideró que la dedicación de Estados Unidos a disuadir al PCCh, en lugar de enfrentarse a él, sólo podría dar lugar a que el PCCh ganara más tiempo para preparar un primer y, tal vez, fatal golpe.

“Tengo la impresión de que nos vamos a auto-disuadir y que la guerra espacial terminará antes de que podamos hacer algo al respecto”, dijo Szymanski.

“El único propósito de la Fuerza Espacial es apoyar a las fuerzas terrestres”, agregó Szymanski. “Si pierdes una guerra en el espacio, es mejor que ni siquiera comiences la guerra en tierra”.

“Quieren decir, ‘tenemos las tecnologías, ganaremos’, pero teníamos las tecnologías en Afganistán. ¿Por qué no estamos ganando? ”

Con ese fin, Woolf señaló que las amenazas persistentes siempre han sido una realidad de la política y que es el trabajo de los militares y el gobierno mantener las reglas haciendo lo mejor que pueden basándose en el conocimiento de las amenazas existentes y emergentes.

“Existe una amenaza”, dijo Woolf. “Solo tenemos que estar preparados para esa eventualidad y tener los sistemas establecidos para mitigar el impacto de esa amenaza potencial”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.