Artista autista crea bordados en 3D que parecen fotografías aéreas de Inglaterra

Por Louise Bevan
20 de Octubre de 2021
Actualizado: 20 de Octubre de 2021

Una artista textil se ha inspirado en las vistas desde arriba para crear coloridos bordados en 3D de la pintoresca campiña inglesa en la que vive. Sus detalladas composiciones muestran campos verdes entrelazados con hilos de agua azules, algunos con diminutas casas y personas, otros con árboles y colinas representados en dimensiones táctiles.

Victoria Rose Richards, de 23 años, del suroeste de Devon, Inglaterra, vive y trabaja en el paisaje que ama. Le diagnosticaron autismo a los 14 años y posteriormente endometriosis, pero encuentra consuelo y felicidad en su oficio.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)

Victoria empezó a bordar en el otoño de 2018, y avanzó hacia los paisajes en 3D y los bordados aéreos el verano siguiente. Al poco tiempo, el color verde se erigió como su favorito.

“Estuve creando una ‘serie de colores’ en la que hice un paisaje cada uno en solo tonos de un color de la rueda de colores, y me quedé atrapada en el verde”, dijo Victoria a The Epoch Times. “Mientras miraba por mi ventana los campos y bosques que había enfrente, me di cuenta que serían todos verdes desde una vista aérea, y creé mi primer paisaje de campo aéreo. Me encantó”.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)
(Cortesía de Victoria Rose Richards)

Con el tiempo, Victoria -—que estudió biología ecológica y marina— aprendió sola una serie de puntadas para lograr texturas algo realistas. Explicando con detalle su proceso creativo, dice que después de hacer su esquema básico en una hoja de fieltro, borda grupos de nudos franceses para los árboles y los arbustos, mientras que las puntadas largas y rectas representan campos arados y lagos.

En las obras más recientes, Victoria ha incluido incluso autos diminutos, ganado, excursionistas, flores silvestres, casitas de campo y nadadores de la costa de Devon con puntadas simples y en bucle.

“Estoy rodeada de ríos, campos, bosques y páramos, y me encanta buscar a mi alrededor cosas que incluir en mis obras”, explica.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)

Los paisajes que inspiran a Victoria también atraen a las personas que compran sus obras. Muchos clientes afirman que sus obras tienen un aire “nostálgico” y “hogareño”. Algunos dicen que “les recuerdan a la granja de sus abuelos” o a “algún lugar al que solían ir a acampar con los amigos o la familia”, y que los hace felices mirarlos.

El bordado se ha convertido en una oportunidad para la artista, que luchó por encajar después de recibir su diagnóstico de autismo a los 14 años.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)

Victoria sospechó que podía estar dentro del espectro autista después de notar las similitudes entre ella y el hermano de una amiga, que tenía autismo, pero luchaba contra la duda y la vergüenza cuando los aspectos más “normales” de la vida de los adolescentes resultaban difíciles, como socializar, y el ruido y las interacciones del aula escolar.

Victoria, que era buena en todas las asignaturas, ingresó a la Universidad de Exeter, donde prosperó viviendo de forma independiente en el campus durante los tres años siguientes. Mientras disfrutaba de su nueva independencia, superó sus obstáculos e hizo cosas que creía que no podía hacer.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)

“Me sentí cada vez más cómoda con mi autismo y dejé de verlo como un obstáculo, como había aprendido a hacerlo en la escuela”, explicó. “Creo que las dudas y la decepción que se puede tener sobre uno mismo debido a su condición no siempre se deben a la condición en sí misma, sino a la influencia de su entorno”.

“Mi autismo no ha desaparecido, ni ha cambiado”, dijo. “Mi sensibilidad sensorial no ha disminuido. Simplemente estoy en un entorno diferente que no pone a prueba mis límites a propósito, y siento que puedo actuar más por mí misma sin ser juzgada. O, al menos, sin preocuparme por que me juzguen”.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)

Victoria se considera una artista a tiempo completo, pero espera emprender una carrera de biología marina en el futuro. Por ahora, está inmersa en el proceso de perfeccionar su arte; dice que al notar los “pequeños errores” del pasado se da cuenta que ha aprendido y mejorado.

“¡No dejen que su falta de conocimientos los detengan!”, aseguró Victoria a los demás. “Cuando empecé, no sabía nada de bordado ni de puntadas, pero fui aprendiendo de forma natural a base de ensayo y error a medida que fui avanzando”.

(Cortesía de Victoria Rose Richards)

Reflexionó: “Mi arte me hace auténticamente feliz, y si hubiera decidido no embarcarme porque no sabía nada al respecto, me habría perdido esta experiencia. Creo firmemente que mi vida sería menos colorida por eso”.

Victoria comparte su trabajo y vende su arte a través de Instagram, Etsy y su sitio web.

 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS