Artista que era ateo casi muere y dice que Jesús lo salvó del infierno, ahora pinta cuadros de Dios

Por LOUISE CHAMBERS
20 de Octubre de 2022 12:09 PM Actualizado: 24 de Octubre de 2022 11:09 AM

Un exateo atestigua cómo su sistema de creencias fue sacudido hasta la médula cuando experimentó el encuentro con Jesús durante una experiencia cercana a la muerte. Recordó que su salvador le transportó de un reino infernal al reino de los cielos para que viera lo que podía ganar en la vida. Fue aquí donde también se dio cuenta del grave error de sus antiguas costumbres.

Howard Storm, que ahora tiene 75 años, admite que en sus primeros años tuvo una obsesión por el éxito. Criado en un suburbio de Boston, fue a la escuela en California antes de aceptar un trabajo como profesor de arte en la Universidad de North Kentucky en 1972. Se convirtió en un pintor y escultor de renombre, y esa búsqueda le consumió. En la actualidad, Storm es un ministro ordenado jubilado y vive en Fort Thomas.

“Yo era mi propio Dios

“Yo era ateo. Pensaba que las vidas son cortas y dulces y luego se muere, así que el objetivo era tener el mayor éxito posible”, dijo a The Epoch Times. “Era un macho alfa. Estaba totalmente ensimismado. Me consideraba una buena persona porque no infringía flagrantemente la ley, ni robaba, ni asesinaba a nadie. Yo era mi propio Dios”.

Pero el 1 de junio de 1985, a la edad de 38 años, un roce con la muerte cambió por completo la visión de la vida de Storm.

Un cuadro de Howard Storm; ( (Inserción) Howard Storm en sus inicios y más recientemente. (Cortesía de Howard Storm)
Un cuadro de Howard Storm; (Inserción) Howard Storm en sus inicios y más recientemente. (Cortesía de Howard Storm)

“Llevaba a un grupo de estudiantes de arte, junto con mi esposa, en un viaje de tres semanas por Europa. Pasamos la última semana en París. El último día agoté a los estudiantes, llevándolos a galerías y museos y a algunos sitios arqueológicos”, dijo.

“En el hotel me desplomé en el suelo con el peor dolor que experimenté en mi vida. Mi esposa llamó a la recepción del hotel, ellos llamaron a los servicios de emergencia y un médico acudió rápidamente. Con mucho esfuerzo, me levantó del suelo y me examinó. Tuve que ser operado inmediatamente, o moriría”.

Storm había sufrido una perforación del duodeno, la primera parte del intestino delgado por la que los ácidos gástricos entran en el sistema digestivo, y corría el riesgo de sufrir una sepsis. Nunca se determinó la causa, pero Storm cree que su vida de excesos, alcohol, comer en exceso y estrés, fue la culpable.

Fue trasladado de urgencia a un hospital de París. Desde entonces, Storm consultó a médicos de Estados Unidos que sospechaban que solo le quedaban dos o tres horas de vida. Sin embargo, sobrevivió diez horas, era un sábado y no había cirujanos en la sala. Tuvo que esperar con un dolor agonizante.

Entre la vida y la muerte

“Me pasé horas pidiendo medicamentos”, recuerda. “Más o menos una vez por hora, la enfermera entraba y me preguntaba cómo estaba, y yo le decía: ‘Me estoy muriendo, necesito morfina’. Ella decía que lo sentía, pero que no había médico ni órdenes”.

Luchando por respirar, Storm sintió que se acercaba al final. Con lágrimas en los ojos, él y su esposa se despidieron antes de que Storm perdiera el conocimiento.

“No sé cuánto tiempo estuve inconsciente, pero lo siguiente que supe fue que estaba sentado junto a la cama y que me sentía de maravilla”, recordó. “Me sentí mejor que nunca en toda mi vida. Estaba exultante, asombrado, emocionado, excitado. Lo siguiente que noté fue que mis sentidos se habían agudizado. Podía ver mejor, oír mejor, saborear mejor, sentir mejor, mucho mejor que antes”.

Storm realizó una “comprobación de la realidad” de su cuerpo, palpando desde los pies hasta la cabeza. Se sentía “real”. Intentó comunicarse con su esposa y su compañero de sala; a pesar de levantar la voz e incluso gritar, le miraron fijamente. A continuación llegó una visión inquietante: un cuerpo sin vida en la cama junto a él.

“La sábana le cubría los hombros, el cuello, y la cabeza me daba la espalda. Me agaché y miré la cara del cuerpo, y para mi completo horror y sorpresa se parecía a mí”, dijo.

El horror continuó cuando Storm se dio cuenta de que no estaba solo en este reino de lo que descubrió que era el más allá.

El reino del infierno

“Oí que la gente me llamaba fuera de la habitación”, dijo en un testimonio en vídeo. “Había un grupo de personas en el pasillo oscuro, en las sombras, tal vez ocho. Dijeron: ‘Sabemos todo sobre ti, te estamos esperando durante mucho tiempo, y es hora de que vengas con nosotros'”.

Storm quería creer que se trataba de médicos, pero mientras seguía al grupo hacia un oscuro abismo, su comportamiento profesional cambió, su número aumentó y sus palabras se volvieron crueles, blasfemas y burlonas. Storm se asustó y se perdió.

Dijo: “¡Voy a volver!”. Pero las figuras no lo permitieron, y lo golpearon hasta dejarlo arrugado en el suelo. Se encontró en un lugar infernal, y Storm se vio obligado a llamar a Jesús, a pesar de su ateísmo. Recordaba el formato de la escuela dominical cuando era niño.

Un cuadro de Howard Storm representa las extrañas figuras que lo atormentaron en un reino infernal durante su experiencia cercana a la muerte. (Cortesía de Howard Storm)
Un cuadro de Howard Storm representa las extrañas figuras que lo atormentaron en un reino infernal durante su experiencia cercana a la muerte. (Cortesía de Howard Storm)

“La oración era muy sencilla: Jesús, por favor, sálvame. Mi oración fue desde el corazón, por pura desesperación, y fue simple y directa”, dijo Storm a The Epoch Times.

En respuesta a esto, apareció un hombre con una túnica blanca, haciendo que las figuras maldicientes se retiraran. La figura de la túnica tenía “barba y pelo largo”, recordó Storm. Era “muy bien construido, muy atlético” y “sumamente gentil y amable”. Era Jesús. Condujo a Storm a un lugar más seguro, bañado en una luz reconfortante.

Un vistazo al cielo

“Me dio un tour por el Cielo, pero nunca fui admitido, fui estrictamente un turista”, dijo Storm. “Me dijo: ‘No tienes el carácter para encajar en el cielo, y por eso la vida es como es’.

“Cuando le pregunté a Jesús: ‘¿Voy a volver al dolor?’ Me dijo: ‘Sí, pero aprenderás de ello. Vas a sufrir mucho’. Él quería que cumpliera el propósito con el que fui traído a este mundo en primer lugar: ser una persona cariñosa y amable”.

Storm se despertó con la certeza de que el Cielo es inmenso y está regido por el amor de Dios, y todo lo que es bueno, y lo que siempre será, ya está allí. Pero aún no se había ganado su lugar con su salvador.

Un cuadro de Howard Storm representa un camino con destino divino. (Cortesía de Howard Storm)
Un cuadro de Howard Storm representa un camino con destino divino. (Cortesía de Howard Storm)
Un cuadro de Howard Storm representa a Jesús guiando a su pueblo. (Cortesía de Howard Storm)
Un cuadro de Howard Storm representa a Jesús guiando a su pueblo. (Cortesía de Howard Storm)

Una hora después, Storm estaba en la mesa de operaciones. A su regreso a Estados Unidos, volvió a ingresar en el hospital durante dos meses, con complicaciones, antes de ser enviado a casa para una recuperación de meses.

Débil y postrado en la cama, tuvo tiempo de contemplar su experiencia espiritual.

“Lo único que podía hacer era leer”, dice. “Hice que mi esposa me consiguiera un libro sobre el budismo, y sobre el hinduismo, y tenía una Biblia. Llegué a la conclusión de que la Biblia estaba mucho más cerca de lo que había experimentado que los otros libros, así que decidí que iba a seguir el camino del cristianismo”.

Cuando Storm estuvo lo suficientemente fuerte como para caminar, aceptó la invitación de una antigua colega para unirse a ella en una iglesia local. Storm asistió con su esposa, y rápidamente se sintió como en casa en compañía de otros que buscaban a Dios. Sin embargo, encontrar su propio camino espiritual fue más fácil que convencer a sus amigos y colegas del mundo del arte.

Convicción

“Todo el mundo se burlaba de mí y me decía que tenía que ir al psiquiatra”, dice. “Todos mis amigos, todos los demás profesores de la universidad eran ateos. Uno de nuestros temas favoritos era burlarnos de la gente que era religiosa, ya que eran el equivalente a los adultos que creían en los cuentos de hadas”.

Ser cariñoso con los que lo atacan y no comparten sus mismos valores es un viaje de toda la vida, añadió, pero el Cielo es el destino final.

“Somos unos crudos aficionados al amor”, dijo. “Cuando vamos al Cielo, a medida que nos perfeccionamos, somos santos, santificados, plena y enteramente en el amor, se nos dan responsabilidades. Con el tiempo, podremos gobernar y trabajar en cooperación con Dios sobre otros sistemas: personas, tal vez algunas ciudades, tal vez algunos países, tal vez algunos mundos”.

Una representación de Jesús por Howard Storm. (Cortesía de Howard Storm)
Una pintura de un paisaje celestial de Howard Storm. (Cortesía de Howard Storm)
Una pintura de un paisaje celestial de Howard Storm. (Cortesía de Howard Storm)

Al año siguiente de tener su experiencia cercana a la muerte, Storm volvió a la universidad. En 1989 se marchó para asistir al seminario, y finalmente se ordenó como ministro. Su servicio más largo fue de 14 años en la Iglesia Unida de Cristo Zion en Norwood, Ohio.

Su trabajo, dijo, incluía incluso el exorcismo de “entidades demoníacas”, el asesoramiento de personas tras “ataques demoníacos” y la defensa del poder de la oración. “Tiene que ser sincera, tiene que salir del corazón, tiene que ser contundente”, dijo.

Ahora, jubilado, Storm trabaja en una misión de la aldea de San Víctor (Belice). Escribió cuatro libros basados en sus experiencias: “Mi descenso a la muerte” (2005), “Hazte amigo de Dios: La vida con Jesús” (2019), “Lecciones aprendidas: Un viaje espiritual” (2014), y “Todo es amor” (2014).

Realizó varias pinturas al óleo sobre su experiencia, incluyendo retratos de Jesús. Pero captar los ojos luminosos del Señor se le escapó. “Son un resplandor, que proviene de su amor y su luz, y no descubro aún cómo representarlos”, dijo.

Hoy, la doctrina de Storm es sencilla. Se hace eco de las palabras de su salvador: “Ame a Dios con todo su corazón, mente, alma y fuerzas, y ame a su prójimo como a usted mismo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.