Argentina: Asesino que se cree un gato quiere quitarse la vida porque lo bañaron a la fuerza

Por Pachi Valencia
27 de Septiembre de 2019 9:28 PM Actualizado: 28 de Septiembre de 2019 1:39 PM

Un presidiario en Argentina le dijo a sus abogados que quiere suicidarse porque lo obligaron a bañarse en la cárcel a pesar de su hidrofobia, informó un medio local.

Gil Pereg, un israelí que se encuentra detenido en la cárcel de Almafuerte, en la provincia de Mendoza, le dijo a sus abogados que “dejaría de comer hasta morir” el pasado miércoles, luego de que fuera golpeado y obligado a que se duchara.

“Lo esposan (…) y ahí lo han golpeado, lo han tirado al piso y lo han llevado a bañar a otro lugar”, dijo el abogado Maximiliano Legrand, a Canal 9.

Según Legrand, Pereg no se bañaba desde hace varios años, porque es un “paciente psiquiátrico que tiene fobia al agua”.

El medio local informó que los guardias de la cárcel, incluso los propios reclusos, la “pasaban muy mal por el olor que expedía este hombre”, reportando que habían excrementos en su celda.

La defensa de Pereg, quien se considera a sí mismo como un gato, dijeron que presentaron un Hábeas Corpus señalando que torturaron a su cliente para que se duchara. Ahora, se deberá evaluar si se lo traslada a un centro psiquiátrico o si continúa preso en Almafuerte.

Pereg está cumpliendo condena por matar a su madre y su tía en enero de este año. Durante el juicio afirmó que era un gato y pidió ser trasladado a un zoológico. En otra ocasión, empezó a quitarse la ropa en frente del estrado, por lo que tuvieron que parar la sesión.

Gil Pereg, cuyo nombre verdadero es Gilard Saroussy Pereg, es un exmilitar israelí que llegó a Argentina en 2007. Según el diario Clarín, los que lo conocían decían que era un hombre solitario, violento y malhumorado.

Youtuber que es alérgica al agua no puede llorar ni bañarse

La youtuber británica Niah Selway, de 21 años, sufre un padecimiento que le provoca horribles quemaduras y erupciones en su cuerpo si su piel entra en contacto con agua.

Niah Selway es una famosa vlogger que tiene 130.000 suscriptores en YouTube, de Hastings en East Sussex, sufre de la enfermedad conocida como prurito acuático, o alergia al agua.

La joven puede sufrir los efectos de este padecimiento durante largas horas. Incluso, en varias ocasiones, sufrió desmayos por el agotamiento después de una reacción.

No solo padece alergia al agua sino que también le genera problemas su sudoración o si llega a llorar. En el caso de sus órganos no tienen este problema por lo que puede consumir agua.

“No importa dónde me toque el agua, si una gota toca mi brazo, el dolor se extenderá a mi espalda y mi torso, a veces a todo mi cuerpo”, expresó, según Daily Mail.

Con el tiempo encontró encontró maneras de hacerlo un poco menos traumático. Por ejemplo, ya no se lava el pelo en la bañera, lo hace por separado para sentir menos dolor.

La joven contó que no puede salir tampoco a la calle en los días de lluvia.

“Estoy sufriendo de una manera muy severa, y ningún medicamento o tratamiento ha tenido ningún efecto sustancial. Es básicamente una discapacidad por las cosas que ya no puedo hacer. Por la mañana, voy al baño y tengo una reacción alérgica a lo primero que hago”, señaló.

Tampoco puede realizar mucho ejercicio aparte de yoga o caminar, porque no puede sudar, y en los días calurosos tiene que estar frente a un abanico o ventilador.

“Mi día gira alrededor de mi dolor”, indicó. “Estoy en mi propia burbuja tratando de lidiar con el dolor, y hago lo que puedo cuando se detiene”.

Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.