Así ve Vicente Fox el futuro de México

13 de Octubre de 2015 Actualizado: 14 de Octubre de 2015

SAN FRANCISCO DEL RINCON, México. — Los mexicanos son muy desconfiados de sus políticos y piensan que la mayoría de ellos, incluyendo a los ex presidentes, son corruptos. Sin embargo, si les preguntamos a algunos la mayoría no dirán que esto es cierto sobre Vicente Fox.

Fox, muy popular en todo su mandato de 2000 a 2006, fue de hecho el primer presidente de un partido diferente al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que fue sumido en la corrupción después de 71 años de gobierno ininterrumpido.

Durante su mandato, él evitó a los dirigentes socialistas de América Latina y buscó una estrecha cooperación con los Estados Unidos en las cuestiones económicas y de seguridad.

“Siempre estoy a favor de la libertad en la economía y de una buena y sólida estructura política pública para motivar e incentivar a las empresas”, dijo. Durante su mandato, el PIB de México aumentó un 30 por ciento.

Después del término de su mandato en 2006, Fox se centró en el liderazgo de pensamiento y fundó el Centro Fox, una biblioteca presidencial y el centro educativo en el que ayuda a promover el progreso social y económico para niños y líderes de negocios.

La Gran Época habló con Fox sobre la competitividad económica del país, la misión y el valor del Centro Fox, y cómo México puede resolver su violento problema de drogas.

-Usted siempre ha estado más cerca de los Estados Unidos que los líderes socialistas de América Latina. ¿Por qué?

Vicente Fox: Yo estoy siempre a favor del mercado. Siempre estoy a favor de la libertad en la economía y de una buena y sólida estructura política pública para motivar e incentivar a las empresas.

Así que cuando veo a países como Venezuela o Ecuador o Argentina con este populismo y demagogia, lo que veo es un futuro pesimista y negativo para las economías y las naciones.

Hoy en el mundo, tú no tienes que ser un genio para descubrir que el comercio entre las economías con disciplina y las variables fundamentales de apertura, con una buena actitud amistosa entre el sector público y el sector privado, es lo que trae riqueza y lo que crea puestos de trabajo.

Así que siempre estoy en ese lado y por eso, por supuesto, estoy muy a favor de los Estados Unidos.

Y casi todas las naciones exitosas son muy pragmáticas. Ellos hablan de empleos,  hablan de inversión, hablan de riqueza, hablan de educación, hablan de la salud. Creo que en América Latina perdemos mucho tiempo discutiendo ideologías y discutiendo de izquierda o de derecha o capitalismo o comunismo.

Lo que las personas esperan de las democracias y de los gobiernos es un empleo, mejores ingresos, escuela para mis hijos, salud para mi familia, control del medio ambiente, y protección del medio ambiente. Creo que deberíamos olvidarnos de las ideologías.

-¿Cuáles son las razones detrás de renacimiento económico de México, sobre todo en comparación con China?

Vicente Fox: Las inversiones que salieron de México para ir a China hace 10 años ahora están volviendo. Las empresas manufactureras están regresando a México. Esto es debido a que China se ha vuelto más cara y la productividad ya no es como lo fue hace algún tiempo. ¿Por qué se benefició México?

Número uno, a causa del  TLCAN [Tratado de Libre Comercio de América del Norte]. El TLCAN es un ingrediente clave en esta competitividad. La economía mexicana ha ganado porque ahora se  ahorra un montón de dinero que iba a derechos e impuestos. Así que el TLCAN es muy crucial.

De hecho, cuando el TLCAN comenzó hace 20 años la brecha entre los ingresos de las familias y los trabajadores en el lado estadounidense y el lado mexicano era de diez veces. Así que usted haría $ 1 en México y por el cruce de la frontera estaría haciendo $ 10. Eso explica el fenómeno de la migración y el problema.

Hoy en día, en lugar de 10 a 1 tenemos un 5 a 1. Puede adivinar que en el futuro, tal vez una generación más, dentro de 20 a 25 años a partir de ahora, esa brecha será cero.

Tendremos una situación 1 a 1 como la tiene Estados Unidos o Canadá. Y luego resolver problemas en la frontera. Ambas economías se beneficiarán de esto. Así que el TLCAN es un factor clave que China no tiene con Estados Unidos, el mercado más grande del mundo.

Número dos, yo diría que se trata de los costos en logística. No es lo mismo mover un vehículo fabricado en México hacia el mercado estadounidense que mover un automóvil de China a los Estados Unidos. El costo logístico es extremadamente bajo en el caso de México y Estados Unidos.

Por último, un factor que se está volviendo muy importante son las zonas horarias, debido a que es importante para los ejecutivos, para las corporaciones, cuando viajan al extranjero para tener un bajo coste por su viaje.

No es lo mismo viajar desde Dallas a México, en un vuelo de dos horas, $ 1000 en primera clase, que viajar a la India o China para supervisar las operaciones allí. Sus costos serán de $ 20.000 por boleto y una gran cantidad de gastos de viaje.

Pero más aún, el trabajo online es una gran ventaja. Especialmente cuando la tecnología de hoy en día es una parte tan importante de la fabricación. No es lo mismo trabajar con sus socios en la India, que es mediodía y la India a la medianoche o 3:00 de la mañana.

Así que esa ventaja se está volviendo estratégica para México. Una gran cantidad de los servicios y soluciones de TI se están moviendo a México, ya que podemos ofrecer un costo menor que la India,  y estamos siempre en línea al mismo tiempo.

– ¿Qué tiene que ocurrir para que México dé el siguiente paso en el desarrollo económico?

Vicente Fox: Por un lado tenemos los obstáculos, que a veces son terribles, así que tenemos que deshacernos de los obstáculos. En el caso de México, el número 1 es la violencia.

El crimen y las violaciones de derechos humanos. Eso es un gran obstáculo en la movilización de la economía y por eso hay que erradicarlos. Creo que sólo podemos eliminarlos si legalizamos las drogas, eso sería deshacerse de los cárteles y la violencia.

El obstáculo número 2 es la educación. Es el talento humano, es la capacidad humana. En términos globales, para México todavía estamos muy por detrás de los niveles de educación de vanguardia. Europa tiene alrededor de 14 a 15 años promedio de educación por ciudadano, lo mismo en los Estados Unidos o Canadá. Nosotros estamos en ocho, se tienen aproximadamente la mitad de los años de educación en promedio.

Además, tenemos la calidad de la educación. La innovación, la capacidad de nuestro sistema educativo sigue aún muy retrasada.

Por otro lado tenemos las oportunidades. Creo que las tenemos todas. América Latina es rica en recursos naturales; es rica en minerales y petróleo; es rica en talento humano, pero tiene que ser educado.

México tiene específicamente que seguir aprovechando el TLC, tiene que evolucionar de la fabricación. Somos el número 1 en la fabricación en toda América Latina. Yo diría que el sector manufacturero de México es el más fuerte y el más grande en toda América Latina junta.

Así que tenemos una enorme ventaja que hay que seguir expandiendo. Pero al mismo tiempo tenemos que avanzar y avanzar rápidamente hacia la economía del conocimiento.

Así que la tercera fase del desarrollo está pasando de la economía básica, los recursos naturales, los alimentos, los minerales, el petróleo -que es América Latina- a la fabricación, que es México. México ahora tiene que pasar a la economía del conocimiento.

Tengo una cifra para demostrar por qué tenemos que hacer esto. India exporta cada año $ 168 mil millones de dólares en servicios de tecnología de información y soluciones. Eso es 15 veces más de lo que exportamos en petróleo.

India todavía está exportando 15 veces más a través del sistema de cable de fibra óptica para apoyar a sus corporaciones globales. México tiene que moverse rápido en la economía del conocimiento.

Niñas juegan en una escuela de Acapulco, México.
Niñas juegan en una escuela de Acapulco, México. (Pedro PARDO/AFP/Getty Images)

-¿Cómo está tratando de facilitar eso en el Centro Fox?

Vicente Fox: Muchas personas defienden que durante este siglo vamos a terminar con la pobreza, el hambre. Que los que van a nacer en este siglo 21 van a vivir 130 años en promedio en comparación con 82 años de ahora.

Sé que va a ser aburrido estar aquí durante 130 años, pero vamos a encontrar algo que hacer. Así que con este optimista pronóstico para el siglo XXI, nosotros en el Centro Fox estamos convencidos, absolutamente convencidos, que son los líderes, las personas concretas son las que construyen el mundo.

No son las instituciones, son los líderes los que construyen y cambian el mundo. Por eso estamos convencidos de que cada ser humano es un líder. Y entonces nos preguntamos: ¿Por qué no vemos a esos tantos líderes?

Creemos que es porque cuando no te ves a ti mismo, cuando no haces el ejercicio y te preguntas: “¿Quién soy yo, para qué estoy aquí en esta vida, cual es mi propósito?” Entonces no lo descubres y transitas la vida en la mediocridad. Uno no logra nada importante o especial.

Sólo haciendo ese ejercicio, mediante el descubrimiento del propio liderazgo, al descubrir el poder que todos tenemos dentro, nuestra capacidad mental, nuestra capacidad y fuerza espiritual, nuestro carácter, nuestras creencias, nuestra formación; una vez que uno haya descubierto todo eso, no hay límite, absolutamente ningún límite.

Usted puede ir de ser un trabajador rural a ser presidente de la nación. Puede pasar de ser alguien que está en la escuela, en una escuela básica y luego convertirse en un genio. Al final se reconoce el poder que tenemos dentro. Todo en esta vida comienza con un propósito.

Cuanto mejor sea nuestro propósito, más creceremos y más alcanzaremos nuestros sueños. Así que eso es lo que enseñamos aquí en el Centro Fox. Traemos en 70.000 niños cada año, todos ellos pobres, niños indígenas de zonas rurales y de familias humildes.

Sólo para hacerles saber: tú no naciste para ser pobre; saca eso de su mente. Naciste para hacer grandes cosas en su vida. No naciste para ser un migrante o un trabajador de la construcción.

Naciste para ser un presidente de tu país, un gran arquitecto, un gran virtuoso del violín. Naciste para hacer grandes cosas en tu vida. Convéncete de eso y quédate en la escuela hasta la universidad o maestría o doctorado.

Obtén más conocimiento, obtén más fuerza en tu corazón y sueña alto, y lo lograrás.

-Entonces, ¿cuál es su propósito?

Vicente Fox: Mi propósito es, y mi felicidad viene, de hacer esto para los demás. Ayudando a todos esos 70.000 niños. Mi propósito y mi sueño es trabajar tan intensamente como pueda para cambiar las cosas. Especialmente en relación con la pobreza, la exclusión, todas las cosas que limitan a los seres humanos, que limitan al hombre a alcanzar la felicidad en esta Tierra nuestra, este mundo.

Hoy en día, más y más personas hablan de la felicidad en lugar de sueldos y creo que es genial. La aspiración no es lo mucho que puedo hacer o lo mucho que deseo tener. Es mi felicidad, mi alegría de hacer lo que me gusta, hacer cosas por los demás, poner esfuerzo en mi comunidad, mi país, mi ciudad, mi mundo.

-¿Cómo podemos resolver el violento problema de las drogas en México?

Vicente Fox: Me gustaría decir en primer lugar que hoy en México no consumimos drogas de manera significativa. No producimos drogas de manera significativa. La mayoría de las drogas provienen de América del Sur a través de México para llegar al enorme mercado estadounidense, que algunos estiman es tan grande como $ 50 mil millones por año.

Por supuesto, esto llega a través de las manos de los cárteles. Es por eso que son tan poderosos. Pero el caso aquí es que México se encuentra en medio de los que producen las drogas en el sur, que es Colombia, principalmente, que es Venezuela, Ecuador y Bolivia, y los que consumen la droga en el Norte. Así que estamos atrapados con este problema.

Los Estados Unidos siempre están tratando de mantener la guerra fuera del territorio para que lo lleven a Colombia y conseguir que se comprometan en la lucha contra las drogas en el territorio colombiano. Y ahora está pasando en México. Tenemos lo que yo llamo una propina de $ 500 millones que le dan a el gobierno mexicano y la instrucción, “OK, usted hace el trabajo de México, usted pelea contra esa guerra, nosotros no queremos las drogas aquí”.

Esto se está volviendo muy complicado porque México está pagando un alto precio en vidas humanas, en sangre, en violencia, en homicidios y en violaciones de derechos humanos. Violaciones constantes del debido proceso judicial, así que todo esto junto es muy malo para México.

Como resultado, se reduce la inversión extranjera. Incluso el turismo, muchas personas no quieren ir a México porque piensan que aquí es el infierno, que usted puede morir en cualquier momento en su visita a México.

Con esto en mente en primer lugar quisiera comenzar diciendo: la guerra no es en todo México, eso básicamente se concentra en la costa del Pacífico, donde algo de marihuana se produce.

La acción se concentra en la frontera, donde todas las drogas vienen y luego encuentran su camino cruzando a los Estados Unidos. Así que tenemos que salir de esta trampa. Una manera de salir de esta trampa es la legalización.

-¿Cuáles serían los beneficios?

Vicente Fox: Porque en realidad se está moviendo de la prohibición a la regulación, y esto es lo que ya está sucediendo en el estado de Washington. Ya ocurrió en el estado de Colorado.

Sucedió en Uruguay y en todo el mundo. El consumo no está prohibido en México. En México no es ilegal, no está prohibido, no está tipificada como delito, no se es castigado si se consumen drogas.

Lo que es ilegal y está penalizado es la producción, distribución, venta, el blanqueo de dinero. En la mayor parte del mundo ahora, el consumo no está prohibido. Es por esto que el paradigma se debe cambiar. Soy un promotor total de la idea de la legalización; de pasar de la prohibición a la regulación.

Esto es exactamente lo que sucedió en Estados Unidos en el siglo 20, donde la prohibición del alcohol causó mucha delincuencia, mucha violencia.

No fue hasta que se eliminó esa prohibición, el consumo ilegal de alcohol, que el ambiente se tranquilizó. Así que ahí tiene un aspecto muy pragmático de los beneficios de la legalización.

Nº 2: Si este mercado vale $ 55 mil millones, ese dinero va a las manos de los cárteles. A través de la legalización se evitará que todo este dinero vaya a los cárteles. Cambia al estar en manos del gobierno, ya que grava la venta legal, producción y distribución de drogas. Al igual que lo hicieron estos países americanos.

Así que yo creo que hay un buen conjunto de razones por las que debemos avanzar en la legalización, de salir de la prohibición hacia la regulación.

-Usted todavía necesitaría que los Estados Unidos lo legalice todo también. Si sólo México lo hace, no sería suficiente.

Vicente Fox: En los Estados Unidos hoy en día, en las encuestas y en la opinión pública, si lo haces a nivel nacional, hoy las encuestas muestran que el 55 por ciento de todos los ciudadanos estadounidenses están a favor de la legalización.

Por supuesto que están pensando acerca de la marihuana. Cuando hablan acerca de todas las otras drogas, el apoyo público es más limitado. Para mí los argumentos para una son equivalentes al argumento a favor de todas las drogas. Estoy a favor de avanzar lo más rápidamente posible hacia la legalización de la marihuana, pero a partir de entonces incluir al resto de las drogas.

Un camino que se está siguiendo es el caso de uso medicinal.

Al hablar sobre el uso medicinal, entonces no se trata sólo de marihuana, entonces son todas las drogas, cuando están autorizadas por los médicos para uso medicinal. En este caso, México tiene que salir de la trampa en que estamos. Y la salida es, precisamente, la legalización.

– ¿Cómo estaría usted seguro de que los carteles actuales no se hagan cargo del negocio, mantengan sus grandes fortunas y no paguen por los crímenes violentos que han cometido?

Vicente Fox: Mira, cualquier cosa puede pasar, pero si uno se mueve en el nuevo paradigma, creo que un buen paso sería utilizar el perdón. Permítanme recordar el caso de Colombia.

Se ofrecieron a todos los cárteles y a todos los criminales que si aceptaban someterse a la justicia colombiana, estarían dispuestos a olvidar el dinero que tenían y no se los quitarían. Incluso las penas y todo sería de manera diferente.

Así que lo que quería era darles algunas concesiones para que cambie todo el paradigma. ¿Los delincuentes entonces se convertirían en hombres de negocios y participarían en la cadena económica en algo como producción, distribución o venta?

Creo que si cambian sus vidas y vienen a participar en un negocio legal para ganar dinero y pagar impuestos, entonces el caso ya  no sería la violencia y los asesinatos, sería la cuota de mercado de cada uno de los participantes.

Tal vez el mejor ejemplo es mirar el estado de Washington, el estado de Colorado, Uruguay: nada especial ha sucedido. Todo el mundo se ha adaptado a las nuevas circunstancias, por lo que ahora los consumidores no se vuelven locos sólo por tener drogas porque ahora es legal. Todavía es costoso para ellos económicamente hablando; todavía es costoso para ellos en materia de salud lo que se están perdiendo.

Así que en realidad el cambio fluye con bastante facilidad. Cuando veo a Portugal quiero decir que no hay diferencia entre Portugal y España. En un país las drogas son legales,  Portugal, y casi todas las drogas, no sólo la marihuana. Y el otro aún son criminalizadas. Y uno ni siquiera lo nota cuando visita los dos países. El consumo, la criminalidad, la violencia.

En Portugal, hay números en el caso de los jóvenes: en los 12 años en que el uso de drogas es legal, se ha reducido el consumo entre los jóvenes. En el otro lado le quitas el dinero a los cárteles; separas la razón penal de la razón de salud.

Por lo que usted sólo dedica el dinero y el gobierno destina los ingresos a la información, a la educación para la prevención, por lo que así se continúa el trabajo hacia un tema de salud que es importante de resolver,  pero en el caso de los criminales y los cárteles se ignoran todos los problemas.

Vicente Fox fue presidente de México entre 2000 y 2006. Ahora dirige el Centro Fox, el cual incluye su biblioteca presidencial, un laboratorio de ideas, y ofrece cursos de liderazgo para los niños y líderes de negocios.

La entrevista ha sido editada por brevedad y claridad.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS