Asteroide que mató a los dinosaurios removió millones de toneladas de roca, dicen científicos

Por Richard Szabo
11 de Septiembre de 2019 Actualizado: 11 de Septiembre de 2019

Investigadores revelaron nuevas evidencias que sugieren qué pudo haber sucedido el día en que los dinosaurios se extinguieron.

Un nuevo estudio dirigido por el Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG) en Austin encontró que el asteroide que mató a los dinosaurios hace 66 millones de años creó olas de marea masivas que desplazaron cientos de metros de rocas hacia el cráter que quedó luego del impacto.

El profesor de investigación de la UTIG, Sean Gulick, estima que solo pasaron 24 horas antes de que el cráter se llenara con unos 130 metros de material del cercano Golfo de México, lo que lo convierte en la mayor cantidad de roca trasladada en la historia geológica.

“Es un registro expandido de eventos que pudimos recuperar desde la zona cero”, dijo Gulick en una declaración el 9 de septiembre. “Nos habla de los procesos del impacto desde el punto de vista de un testigo ocular”.

En 2016, su misión de perforación científica del Programa Internacional de Descubrimiento del Océano recuperó trozos de carbón, arena, mezclas de rocas y un biomarcador químico asociado con hongos del suelo en la costa de la Península de Yucatán, a 1240 kilómetros al este de la Ciudad de México. Esto sugiere que el paisaje carbonizado fue atraído hacia el cráter con el retroceso de las aguas de los tsunamis.

Extrañamente no había azufre en los muchos ejemplares derretidos y rotos de arenisca, piedra caliza y granito, a pesar de que el área generalmente tiene una alta concentración de rocas que contienen el elemento. El equipo de Gulick, de más de 24 científicos, sugiere que el impacto vaporizó estas rocas y liberó al menos 325 mil millones de toneladas métricas de aerosoles de sulfato en la atmósfera que reflejaron la luz solar lejos de la superficie, causando enfriamiento a escala global.

En comparación, el azufre liberado a la atmósfera durante la erupción del volcán Krakatoa en Indonesia en 1883 fue solo un cuarto del volumen y aún así enfrío el clima de la Tierra en un promedio de 2.2 grados durante cinco años.

El equipo calcula que el asteroide arrojó el equivalente a 10.000 millones de bombas atómicas que mataron al 75 por ciento de la vida en la Tierra. Los incendios forestales resultantes, los tsunamis que llegaron hasta Illinois y la concentración de azufre liberada a la atmósfera en todo el mundo fueron tan grandes que bloquearon el sol y finalmente causaron una Edad de Hielo global.

“Se frieron y luego se congelaron”, dijo Gulick. “No todos los dinosaurios murieron ese día, pero muchos lo hicieron”.

Reveló que la extinción masiva de dinosaurios fue más un producto del enfriamiento global que simplemente el impacto del asteroide.

“El verdadero asesino tiene que ser atmosférico”, dijo Gulick. “La única forma de conseguir una extinción masiva global como esta es un efecto atmosférico”.

El equipo de investigación recibió fondos de la Fundación Nacional de Ciencias y de otras organizaciones de apoyo.

*****

¿Sabías?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China

TE RECOMENDAMOS