Aumenta condena internacional por represión del régimen cubano contra activistas del Movimiento San Isidro

Por Débora Alatriste
27 de Noviembre de 2020
Actualizado: 27 de Noviembre de 2020

El apoyo y la atención de la comunidad internacional hacia la represión y detención de los activistas cubanos del Movimiento San Isidro que se encuentran en huelga de hambre sigue creciendo, con funcionarios de República Checa y Holanda denunciando los arrestos arbitrarios y las violaciones de derechos.

Los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países denunciaron las medidas que el régimen estaba usando contra el grupo de artistas y expresaron su preocupación por la situación.

“Estoy profundamente preocupado por la reciente ola de represiones contra el #SanIsidroMovement en #Cuba”, tuiteó el canciller checo Tomas Petricekel 27 de noviembre. “Insto a las autoridades cubanas a respetar plenamente los derechos humanos de todos sus ciudadanos”, agregó.

Por su parte, la embajadora de derechos humanos de Holanda, Bahia Tahzib-Lie dijo que el canciller “está preocupado por la situación de los derechos humanos en Cuba” y que insta al régimen castrista a “defender la carta y el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos, respetar la libertad de expresión y manifestación, y abstenerse de arrestos y detenciones arbitrarias”.

Asimismo, la Universidad Iberoamericana–en donde la activista cubana del MSI, Anamely Ramos González, estudiaba Doctorado en Antropología–también se manifestó.

“La Universidad Iberoamericana rechaza cualquier acto de violencia y hostigamiento de los que ella y otros integrantes del Movimiento San Isidro pudieron haber sido objeto en La Habana, y muestra su preocupación por la integridad física de Anamely y las personas que esta noches fueron detenidas por fuerzas policiales en esa ciudad”, señala el comunicado publicado el 26 de noviembre.

La organización Human Rights Watch (HRW) también criticó al régimen de Cuba por su represión “sín límites”

“El régimen cubano detuvo a los manifestantes pacíficos del Movimiento San Isidro, que estaban realizando una huelga de hambre. Está claro que la represión del régimen no tiene límites (…) Exigimos su liberación inmediata”, escribió José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW, el 27 de noviembre.

Las muestras de apoyo mundial se dan luego de que la policía del régimen cubano allanara el jueves en la noche la sede en la que un grupo de cinco activistas estaban llevando a cabo una huelga de hambre pacífica en contra de la detención y sentencia del músico y activista cubano Denis Solís. Solís fue sentenciado a 8 meses de cárcel por “desacato”.

Antes de la detención, la presidenta de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, Marie Arena, había expresado su preocupación por la salud de algunos de los activistas y protestó por el encarcelamiento de Solís.

“La libertad de expresión artística es un derecho fundamental. Limitar este derecho no solo manda un mensaje negativo a la ciudadanía, sino también fuera del país”, dice la declaración de Arena.

Por otro lado, el activista cubano Michel Matos dio una conferencia de prensa este viernes para informar sobre los arrestos que sucedieron en la noche del jueves.

“La sede del movimiento San Isidro en La Habana Vieja fue invadida ayer a las 8:00 de la noche de forma violenta, sí tenemos reporte de que ocurrió violencia”, dijo.

Matos señaló que a esa hora una “turba” de personas llegó frente a la sede “para hacer un acto de repudio” ya que muchos de ellos lanzaban gritos de “Viva Fidel” o “Viva Raúl”, y cerca de allí había una centena de policías con ambulancias, patrullas y camionetas. De acuerdo con el cubano, unos treinta policías invadieron el lugar y arrestaron a todos lo que estaban dentro, tanto a los manifestantes como a quienes estaban ahí acompañándolos.

“Todo sucedió con violencia, hubo empujones, maniobras de artes marciales, llaves de inmovilización, todo este tipo de cosas. A las personas que hacían un mínimo de resistencia o alzaban la voz eran mucho más férreas en la aplicación de la fuerza física con estas personas”, dijo.

“Estábamos llamando a un diálogo y la respuesta fue el uso absurdo de la fuerza bruta”, agregó.

De acuerdo con Matos, el régimen cubano liberó a los manifestantes dos horas después pero Luis Manuel Otero y Anamely Ramos siguen desaparecidos.

Siga a Débora en Twitter: @DeboraAlatriste


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Evidencia de genocidio expuesta por los documentos internos del PCCh

TE RECOMENDAMOS