Aumenta confianza de consumidores pero miedo a la inflación baja nivel de compra al más bajo en 40 años

Por Tom Ozimek
20 de Septiembre de 2021
Actualizado: 20 de Septiembre de 2021

La confianza de los consumidores estadounidenses subió ligeramente en septiembre, pero sigue estancada en los mínimos de la década, mientras que la preocupación por la inflación llevó las actitudes de compra de bienes duraderos para el hogar a un mínimo alcanzado tan solo una vez desde 1980, según una encuesta de la Universidad de Michigan.

El índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan subió a una lectura de 71 en septiembre, un ligero aumento desde el 70.3 de agosto, que fue el nivel más bajo desde 2011.

“La fuerte caída de agosto en la confianza de los consumidores terminó a principios de septiembre, pero el pequeño aumento todavía significó que los consumidores esperaban las perspectivas económicas menos favorables en más de una década”, dijo Richard Curtin, el director de la encuesta, en un comunicado.

La caída del 13 por ciento del mes pasado entre julio y agosto fue una de las más pronunciadas en términos porcentuales de los últimos 50 años, superada únicamente por el descenso del 18.1 por ciento en 2008 y la caída del 19.4 por ciento en abril de 2020, cuando las preocupaciones relacionadas con la pandemia y el cierre de empresas hicieron que el desempleo aumentara y la confianza de los consumidores se desplomara.

Mientras que la medida de la confianza general de los consumidores registró una ligera mejora en septiembre, dos indicadores experimentaron nuevos descensos. Las actitudes de compra de bienes duraderos para el hogar cayeron a un mínimo no visto en unos 40 años, mientras que las perspectivas económicas a largo plazo cayeron a un mínimo de una década.

“El descenso en las evaluaciones de las condiciones de compra de viviendas, vehículos y bienes domésticos duraderos dejó a los tres cerca de mínimos históricos”, dijo Curtin, señalando que las caídas se debieron “a referencias espontáneas a los precios altos”.

La inflación ha surgido como una preocupación clave en medio de la recuperación económica, aumentando más rápido que los salarios y erosionando el poder adquisitivo de los estadounidenses. Aunque los funcionarios de la Reserva Federal han mantenido que la inflación es temporal y que el ritmo de las subidas de precios disminuirá, han reconocido el riesgo de que las presiones al alza de los precios sean más persistentes. El organismo que establece la política de la Reserva Federal se reunirá esta semana para considerar la posibilidad de retirar algunas de las medidas de estímulo que han ayudado a la recuperación de la economía, pero que también han aumentado las presiones inflacionistas.

La inflación al consumo se situó en el 5.3 por ciento en los 12 meses hasta agosto, 0.1 puntos porcentuales menos que la cifra de julio y junio, que fue el pico más alto en 12 meses desde 2008, según el informe del Departamento de Trabajo más reciente del índice de precios al consumo. Aun así, el ritmo de inflación mensual bajó al 0.3 por ciento en agosto, desde el 0.5 por ciento en julio y el 0.9 por ciento en junio, lo que sugiere que el pico de inflación puede haber pasado.

Pero una medida de los costos de los insumos de las empresas, conocida como índice de precios al productor (pdf), aumentó un 8.3 por ciento a lo largo del año en agosto, el mayor aumento en 12 meses registrado, lo que refuerza las preocupaciones más amplias sobre la inflación, ya que los mayores costos de producción tienden a filtrarse a los consumidores.

Curtin estimó que una posible respuesta al aumento de los precios por parte de los consumidores, que creen que la inflación es transitoria, es reducir las compras a corto plazo. El gasto de los consumidores es un motor clave de la economía estadounidense, ya que representa alrededor de dos tercios del PIB.

“Aplazar las compras se considera una estrategia viable. Esto implica una ralentización del gasto en los próximos meses y un repunte más sólido más adelante en 2022”, escribió.

Si los consumidores creen que la inflación será rígida, esto podría presionar a los salarios, pudiendo incluso llevar al tipo de espiral de precios y salarios que afectó a la economía en la década de 1970.

“La principal alternativa es que la inflación no sea transitoria, sino que aumente aún más debido a una expansión sin precedentes de las políticas fiscales y monetarias. El consiguiente aumento de la psicología inflacionista disminuirá la resistencia al aumento de los precios y endurecerá las exigencias de aumento de los salarios”, escribió Curtin.

Para que este resultado se materialice, tendría que producirse un aumento significativo de las expectativas de inflación de los consumidores a largo plazo, señaló Curtin.

Una encuesta reciente de la Reserva Federal de Nueva York mostró que las expectativas de inflación en un horizonte de tres años aumentaron en agosto hasta una media del 4.0 por ciento, una cifra récord.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS