Aumenta la venta de armas en estados que podrían ser críticos para las elecciones de 2020

Por Tom Ozimek
24 de Septiembre de 2020
Actualizado: 24 de Septiembre de 2020

La venta de armas en los estados fluctuantes se ha disparado en lo que va del año en comparación con el mismo período del año pasado, lo que podría hacer que los derechos de la Segunda Enmienda se conviertan en un tema electoral clave en noviembre en las regiones que pueden marcar una diferencia crucial en quién gana la contienda por la Casa Blanca.

Aunque la definición varía en cuanto a lo que constituye un estado fluctuante, se entiende típicamente como uno que tiende o tiene el potencial de cambiar entre rojo y azul a través de los ciclos electorales. El grupo político progresista Swing Left, creado tras la victoria del presidente Donald Trump en 2016, está centrando sus esfuerzos en lo que denomina “12 Súper Estados”, para dar la vuelta a los bastiones republicanos y tomar la Casa Blanca. Estos son aquellos en los que la organización está instando a sus partidarios a centrar sus esfuerzos como clave para conseguir posibles victorias demócratas en varios frentes: Arizona, Colorado, Florida, Georgia, Iowa, Maine, Michigan, Carolina del Norte, Ohio, Pennsylvania, Texas y Wisconsin.

“Si se superponen los mapas de objetivos, las batallas más importantes para ganar la Casa Blanca, el Senado y la lucha de una vez por década para controlar la redistribución de distritos se concentran en los mismos pocos estados”, dice la organización en su “Estrategia para el Súper Estado”, que da una idea de en qué se están concentrando los progresistas para contrarrestar los esfuerzos de reelección de Trump.

“Son esencialmente el punto de inflexión de quién va a ganar el colegio electoral y luego la presidencia”, dijo la directora nacional de campo de Swing Left, Marisa Kanof, a Marie Claire en una entrevista reciente.

El Informe Político de Cook, citado el mes pasado por el Departamento de Estado de EE.UU., considera a Arizona, Florida, Michigan, Pensilvania y Wisconsin como “cara o cruz”, potencialmente también a Carolina del Norte.

Los doce “Súper Estados” han visto dispararse las ventas de armas al mirar las cifras de enero a agosto de 2020 en comparación con el mismo período en 2019, según el Sistema Nacional de Verificación Instantánea de Antecedentes Penales (NICS) del FBI. Las verificaciones de antecedentes no se corresponden con las ventas, ya que no suelen captar las ventas privadas de armas, y algunas verificaciones son para los permisos de portación oculta, pero las cifras del NICS se consideran una aproximación aceptable.

En lo que respecta a los seis “cara o cruz”, Arizona experimentó un aumento del 84.5% en los primeros ocho meses del año en comparación con el mismo período del año anterior, las ventas de armas de Florida crecieron un 59.4%, Michigan un 114%, Pensilvania un 27.7%, Wisconsin un 66.6% y Carolina del Norte un 114.5%. En los otros seis “Súper Estados”, las ventas de armas en lo que va del año ya están alrededor del nivel en el que estuvieron para todo el 2019.

Mark Hanish, presidente de ventas y marketing global de Ammo, dijo que parte del aumento de las ventas de armas de fuego se debió a personas que anteriormente no poseían armas de fuego, por una combinación de la pandemia, las elecciones y la preocupación por “los disturbios civiles y la incertidumbre”.

“En pasadas elecciones, la gente tradicional que ya era dueña de armas compraba más. Esta es gente nueva”, dijo en comentarios al Financial Times.

Una culata que encaja en un rifle semiautomático para aumentar la velocidad de disparo, en una tienda de armas el 5 de octubre de 2017 en Salt Lake City, Utah. (George Frey/Getty Images)

Las ventas de armas en los doce “Súper Estados”, según las estimaciones de las verificaciones de antecedentes, han aumentado al comparar agosto de 2019 con agosto de 2020: Arizona (+74 por ciento), Colorado (+43 por ciento), Florida (+56 por ciento), Georgia (+90), Iowa (+64 por ciento), Maine (+42 por ciento), Michigan (+226 por ciento), Carolina del Norte (+58 por ciento), Ohio (+65 por ciento), Pensilvania (+63 por ciento), Texas (+41 por ciento) y Wisconsin (+79 por ciento). En todo el país, las ventas de armas entre agosto de 2019 y agosto de 2020 crecieron un 60 por ciento.

Hanish añadió que cree que la ansiedad por la seguridad en medio de los disturbios civiles tiene mayor peso que el miedo a perder los derechos a las armas en caso de una victoria del nominado presidencial demócrata Joe Biden, quien recientemente aumentó su retórica sobre el control de armas.

“Las armas de guerra no tienen cabida en nuestras comunidades”, escribió Biden en Twitter tras una reciente emboscada a dos ayudantes del sheriff en California. “Tenemos que prohibir las armas de asalto y los cargadores de gran capacidad”, añadió.

Su declaración siguió a un tuit anterior en el que se refería a una prohibición del Senado de 10 años de “armas de asalto” y de cargadores de gran capacidad, diciendo que el Congreso nunca debería haber dejado que expirara. “Como presidente, me enfrentaré a la @NRA y las prohibiremos una vez más”.

Biden también quiere una revisión universal de los antecedentes de casi todas las transferencias de armas y la revocación de una ley que protege a los fabricantes de armas de la responsabilidad por la venta legal de armas. También prohibiría la venta de armas en línea y apoya tanto las leyes de “bandera roja” de los estados como los regímenes de licencias de armas.

Trump, mientras tanto, se ha pronunciado repetidamente a favor de la protección del derecho constitucional a portar armas. Pero mientras el presidente y los republicanos han expresado a menudo su apoyo a la Segunda Enmienda en sus campañas, algunos expertos, como el vicepresidente de crisis y litigios de la Agencia kglobal, con sede en Washington, Scott Sobel, creen que es poco probable que los derechos a las armas sean una cuestión decisiva en todos los estados fluctuantes.

“Los estados fluctuantes son la clave”, dijo Sobel a Fox News, pero añadió que “no hay un solo tema que sea importante para todos los estados indecisos; cada uno tiene diferentes botones calientes”.

A pesar de todo, los fabricantes de armas de fuego se benefician de la ganancia inesperada.

“Nunca ha habido un aumento sostenido en las ventas de armas de fuego como el que estamos viviendo”, dijo Jim Curcuruto, director de investigación de la Fundación Nacional de Deportes de Tiro (NSFF, por sus siglas en inglés), en declaraciones al Financial Times.

Los civiles estadounidenses han sido propietarios de unos 423 millones de armas de fuego entre 1986 y 2018, según estimaciones de la NSFF, lo que se traduce en unas cinco armas por cada tres adultos estadounidenses.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Flota china amenaza aguas latinoamericanas

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS