Aumentan peticiones para que Biden federalice la Guardia Nacional tras el apoyo del GOP a Texas

Los demócratas quieren que intervenga el presidente

Por Zachary Stieber
26 de Enero de 2024 5:46 PM Actualizado: 26 de Enero de 2024 5:46 PM

Algunos demócratas están pidiendo al Presidente Joe Biden que federalice la Guardia Nacional a medida que más estados ofrecen su apoyo a Texas en medio de una crisis fronteriza sin precedentes.

La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó el 22 de enero que no se podía impedir a los agentes federales retirar las alambradas de púas que las autoridades de Texas erigieron en la frontera entre Estados Unidos y México, mientras la alta corte estudia un recurso legal al respecto. Texas respondió colocando más alambre de púas.

“La Guardia Nacional de Texas sigue manteniendo la línea en Eagle Pass. Texas no retrocederá en nuestros esfuerzos para asegurar la frontera en ausencia de Biden”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott, en un comunicado.

Esa postura provocó llamamientos para que interviniera el presidente Biden.

“El gobernador Greg Abbott está utilizando a la Guardia Nacional de Texas para obstruir y crear el caos en la frontera”, escribió el representante Joaquín Castro (demócrata de Texas) en X, antes Twitter.

Dijo que si Abbott desafiaba el fallo del Tribunal Supremo, el presidente Biden “necesita establecer el control federal exclusivo de la Guardia Nacional de Texas ahora.”

El representante Greg Casar (D-Texas), además de algunos activistas demócratas, también dijo que apoya que Biden federalice la Guardia.

Los gobernadores normalmente tienen autoridad sobre los miembros de la Guardia, pero los presidentes tienen poder para federalizar al personal de la Guardia según la ley federal si Estados Unidos “es invadido o está en peligro de invasión por una nación extranjera”, si hay una rebelión o peligro de rebelión contra el gobierno de Estados Unidos, o en una situación en la que el presidente “es incapaz con las fuerzas regulares de ejecutar las leyes de Estados Unidos”.

“El presidente puede llamar al servicio federal a miembros y unidades de la Guardia Nacional de cualquier estado en el número que considere necesario para repeler la invasión, reprimir la rebelión o ejecutar dichas leyes”, establece la ley.

La Guardia está compuesta por reservistas militares.

El Congreso también ha autorizado al presidente a llamar a filas al personal de la Guardia durante una emergencia nacional.

La última vez que un presidente activó la Guardia fue en la década de 1990, cuando el presidente George H.W. Bush activó al personal para ayudar a responder a los disturbios en Los Ángeles. La Orden Ejecutiva 12804 del Presidente Bush federalizó la Guardia Nacional de California. Desde entonces, el gobierno federal ha pagado a algunos miembros, pero siguen bajo control estatal, en lo que se conoce como estatus Título 32, incluido su envío a la frontera.

Respuesta de la Casa Blanca

La Casa Blanca se ha negado a decir si las autoridades están considerando una federalización de la Guardia.

“No voy a hablar de ninguna medida que el presidente pueda tomar o no, pero hemos sido muy claros al respecto”, dijo esta semana en la CNN la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

“No tengo ninguna decisión de la que hablar en nombre del presidente. No tengo nada al respecto”, dijo John Kirby, otro portavoz de la Casa Blanca, a los periodistas en el Air Force One el jueves.

La Casa Blanca también condenó la actuación de las autoridades de Texas.

“El gobernador Abbott no está interesado en eso, quiere politizar un asunto, y no está ayudando a las comunidades, de hecho no lo está haciendo, y de hecho está poniendo a los agentes de la patrulla fronteriza en peligro al hacer lo que está haciendo”, dijo Jean-Pierre.

Abbott dijo en una carta esta semana que el presidente Biden “ha violado su juramento de ejecutar fielmente las leyes de inmigración promulgadas por el Congreso” y que el incumplimiento de las obligaciones proscritas ha desencadenado el derecho de su estado a la autodefensa.

“Por estas razones, ya he declarado una invasión bajo el Artículo I, § 10, Cláusula 3 para invocar la autoridad constitucional de Texas para defenderse y protegerse. Esa autoridad es la ley suprema de la tierra y reemplaza cualquier estatuto federal en contrario. La Guardia Nacional de Texas, el Departamento de Seguridad Pública de Texas y otro personal de Texas están actuando en virtud de esa autoridad, así como de la ley estatal, para asegurar la frontera de Texas”, dijo.

El gobernador de Oklahoma promete tropas

El gobernador de Oklahoma dijo el viernes que enviaría personal de la Guardia a Texas, después de que el expresidente Donald Trump pidiera a los gobernadores que enviaran personal a la frontera.

“Absolutamente”, dijo el gobernador Kevin Stitt, republicano, en Fox News.

“Esto es simplemente sentido común. En Texas, hay 28 puertos de entrada y ya es una ley federal que es ilegal entrar en cualquier lugar que no sean esos puntos de entrada. Así que el hecho de que el gobierno federal, Biden, esté cortando la alambrada, no tiene ningún sentido. Así que, sí, tenemos derecho a defender nuestro país contra la invasión”, añadió.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que el presidente Biden federalizara el personal de la Guardia, el Sr. Stitt no abordó directamente la cuestión.

Por su parte, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo a los periodistas que apoya la legislación presentada en su estado que permitiría a la Guardia Estatal de Florida, en algunos casos, operar en otros estados.

“Si tenemos la Guardia Estatal de Florida, no es algo que Biden pueda simplemente federalizar”, dijo.

DeSantis restableció la Guardia Estatal en 2022, una medida que, según dijo, se debió a que el gobierno federal podía ejercer control sobre el personal de la Guardia Nacional.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.