Aumento del crédito fiscal por hijo allana el camino hacia la renta básica universal, según expertos

Por Bowen Xiao
09 de Marzo de 2021 5:31 PM Actualizado: 09 de Marzo de 2021 6:06 PM

La administración Biden está planeando ampliar drásticamente el estado de bienestar de la nación mediante el aumento de los subsidios por hijo añadidos discretamente en el último estímulo, que según algunos expertos es un avance hacia la renta básica universal.

Según el proyecto de ley de 1.9 billones de dólares, el crédito fiscal por hijo se ha incrementado a 3000 dólares por hijo de entre 6 y 17 años, y a 3600 dólares para los menores de 6 años. Será totalmente reembolsable, y los beneficiarios recibirán cheques mensuales de 300 dólares. Antes, el crédito máximo anual era normalmente de 2000 dólares por cada hijo menor de 17 años.

En particular, el programa ha eliminado los requisitos laborales existentes, que aumentaban el crédito obtenido en función de los ingresos laborales de la persona. Ahora, todos los contribuyentes que ganen menos de 200,000 dólares y tengan hijos de 17 años o menos que vivan con ellos al menos la mitad del año pueden solicitar el crédito completo. Los expertos en impuestos han calificado el aumento como un “vasto proyecto”.

Algunos expertos describen el plan, si se promulga de forma permanente, como “la segunda mayor expansión de los privilegios de prestaciones sociales otorgados después de averiguar los recursos económicos del solicitante en la historia de Estados Unidos”, señala un informe de Heritage del 10 de febrero. Ese mismo informe afirma que “en dólares constantes, su coste anual empequeñecería los costes iniciales de los programas Medicaid, cupones de alimentos y Ayuda a las Familias con Hijos Dependientes”.

Los defensores del aumento de los créditos dicen que la ampliación de los créditos fiscales por hijos ayudará a reducir la pobreza de muchos estadounidenses. Un informe del Center on Budget and Policy Priorities, un think tank progresista, afirmaba que sacaría a 9.9 millones de niños de la pobreza. Pero los expertos dicen que esto se basa en datos erróneos y en la falsa idea de que el sistema de bienestar social estadounidense no está bien financiado.

Robert Rector, investigador principal de estudios de política interior en la Fundación Heritage y una de las principales autoridades en materia de pobreza y programas de bienestar social, dijo que el programa de crédito infantil costaría al país unos 80,000 millones de dólares al año en desembolsos de dinero y unos 40,000 millones más en reducción de impuestos. El problema es que “es innecesario y contraproducente”, dijo.

“Son 80,000 millones de dólares que se suman al medio billón de dólares que Estados Unidos gasta actualmente en efectivo, alimentos, vivienda y atención médica para los estadounidenses de bajos ingresos”, dijo a The Epoch Times.

“Y ese medio billón de dólares es aproximadamente seis o siete veces la cantidad necesaria para abolir completamente la pobreza infantil en Estados Unidos”, añadió.

La mayoría de las estimaciones dicen que el coste de estos créditos fiscales ampliados para los niños costará al país más de 100,000 millones de dólares, y el Comité para un Presupuesto Federal Responsable cifra el costo en 143,000 millones de dólares anuales. Aunque el actual paquete de estímulo señala que este crédito es solo temporal y dura un año, los expertos dicen que prepara el camino para promulgar una política permanente en toda regla.

Expansión permanente

Durante la década de 1990 se reformó el sistema de bienestar social de Estados Unidos, pasando de la entrega incondicional de dinero en efectivo a un sistema orientado al trabajo que, según Rector, redujo la tasa de pobreza entre los niños aproximadamente a la mitad, al tiempo que reducía la dependencia y aumentaba el empleo.

Lo que Biden está haciendo ahora es volver a una política de ayuda incondicional que es “extremadamente cara, pero también muy perjudicial para los propios pobres, porque cuando se hace eso se les empuja hacia el margen social”, dijo.

Rector señala cómo los experimentos con este tipo de programas indicaron que, aproximadamente, por cada 1000 dólares dados, hay una pérdida de 660 dólares en ingresos. Según él, el crédito fiscal por hijo tiene “la clara intención” de avanzar en la dirección de promulgar una renta básica universal.

“Lo presentan como si fuera un cambio de un año en respuesta a la crisis de la COVID”, dijo a The Epoch Times. “Pero está claro que pretende ser una expansión permanente”.

No hay sostenibilidad posible en el programa del crédito fiscal, especialmente “cuando se tienen en cuenta todos los demás programas sociales que los demócratas quieren promulgar o que ya están promulgados”, según Nicholas Giordano, profesor de ciencias políticas en el Suffolk Community College.

“Suponiendo que no impongamos una mayor carga fiscal, este programa costaría casi un billón de dólares, y eso si el programa solo se ofrece a los pobres”, dijo Giordano a The Epoch Times, refiriéndose a un programa de Renta Básica Universal. “En segundo lugar, tarde o temprano, vamos a tener que enfrentarnos a nuestra enorme deuda nacional que está creciendo exponencialmente”.

“Con la probabilidad de que los tipos de interés aumenten debido a la inflación, el pago de la deuda será mucho más caro. Esta deuda creciente es insostenible a largo plazo”, añadió. “En tercer lugar, no hay forma de implementar un programa como éste junto con los programas universales de salud y educación”.

En Finlandia y Canadá, los intentos de programas piloto de Renta Básica Universal terminaron antes de tiempo debido a los enormes costes y a los escasos beneficios que aportaban, dijo Giordano.

Medición de la pobreza

Una cuestión relacionada con todo el debate sobre la asistencia social es cómo mide Estados Unidos los niveles de pobreza. El gobierno, cuando cuenta los ingresos, no cuenta el dinero tomado del medio billón de dólares de la asistencia social como ingresos, según Rector.

“Nuestras estadísticas de pobreza no tienen ningún sentido”, dijo. “Cuando estas organizaciones hacen un cálculo y dicen: ‘Mira cuánto reduce la pobreza este crédito’, los cálculos del crédito se basan en estas ridículas bases de datos que excluyen todo el gasto actual, o casi todo”.

“Ahora dicen que si estamos gastando dinero nuevo vamos a decir que son ingresos, pero si fue dinero creado en los programas de bienestar anteriores y demás, eso no existe”.

Es importante, por diversas razones, tener un adulto que trabaje en un hogar, según Rector, que señala que crea contactos sociales, crea modelos para los niños y mejora el bienestar psicológico de los individuos.

“Es una enorme trampa cultural la que se está creando, al crear este entorno artificial en el que se aparta a los más pobres y se les dice: ‘No se espera que trabajen ni hagan nada'”, dijo. “Y aquí, te vamos a dar un montón de dinero y ahí están. No es solo este programa, todavía hay muchos programas antiguos que ya hacen esto”.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.