Australia y EE.UU. inician alianza de armas hipersónicas en medio de carrera armamentista de Rusia y China

Por Daniel Y. Teng
05 de Diciembre de 2020 4:26 PM Actualizado: 05 de Diciembre de 2020 4:26 PM

Los misiles de crucero hipersónicos, que viajan cinco veces la velocidad del sonido, están un paso más cerca de ser parte del arsenal de Australia.

La semana pasada, Australia y Estados Unidos firmaron un nuevo acuerdo para colaborar en el desarrollo y prueba de prototipos de misiles de crucero hipersónicos.

Cuando se completen, los misiles podrán atravesar la distancia de Sydney a Melbourne en solo siete minutos.

Los misiles son difíciles de detener no solo por su velocidad, sino por su capacidad para pasar por los sistemas de radar deslizándose a lo largo del borde de la atmósfera. Los misiles hipersónicos también pueden modificar su ruta en pleno vuelo.

Se espera que las armas estén instaladas en aviones de combate australianos.

Los compromisos con el desarrollo de las armas se produjeron luego de que el primer ministro Scott Morrison lanzara una actualización estratégica renovada en julio para preparar al país para una región del Indo-Pacífico “que es más pobre, más peligrosa y más desordenada”.

El desarrollo ocurrirá bajo la Experiencia de Investigación de Vuelo Integrado de Southern Cross (SCIFiRE).

La ministra de Defensa Linda Reynolds dijo que mantener la ventaja tecnológica de Australia es clave para la Actualización Estratégica.

“Me complace ver que este acuerdo se materializa luego de mis conversaciones con el entonces secretario Esper durante mi visita a Estados Unidos en julio de este año”, dijo Reynolds.

“En AUSMIN, reconocimos el papel único de nuestra asociación de defensa para mantener nuestra ventaja competitiva y afirmamos el valor de la colaboración bilateral en hipersónicos”, agregó.

El programa SCIFiRE se basa en más de 15 años de colaboración entre Australia y Estados Unidos en la investigación científica y tecnológica de scramjets hipersónicos, motores de cohetes, sensores y materiales de fabricación avanzados.

Reynolds dijo que el experimento culminará con demostraciones en vuelo para mostrar cómo se desempeña el arma en condiciones operativas, lo que determinará cualquier adquisición futura.

“Seguimos comprometidos con la paz y la estabilidad en la región y con un Indo-Pacífico abierto, inclusivo y próspero”.

Michael Shoebridge, del Instituto Australiano de Política Estratégica, dijo que los últimos pasos fueron “profundamente alentadores” y que el proceso “avanza rápidamente hacia el desarrollo y la producción de misiles”.

“Los misiles hipersónicos son un arma militar tan poderosa porque las contramedidas contra armas tan veloces son muy difíciles. Los tiempos de respuesta para defenderse o maniobrar lejos de los misiles son muy cortos”, dijo a The Epoch Times.

“Junto con esto, el simple efecto cinético de un impacto de misil es muy destructivo (con ojivas solo agravando ese daño)”, dijo.

“Se debe aprovechar cualquier oportunidad para acortar el tiempo para entregar estos nuevos misiles en manos de los militares australianos y estadounidenses, porque el entorno de seguridad en deterioro en el Indo-Pacífico requiere capacidades como esta para disuadir el conflicto y para ganarlo en caso de que falle la disuasión”, añadió.

El Partido Comunista Chino (PCCh) se ha puesto rápidamente al día en la carrera armamentista de armas hipersónicas adquiriendo ojivas de Rusia.

A pesar de la investigación en hipersónicos que se originó en Estados Unidos, fue Rusia quien desarrolló primero armas y un arsenal en pleno funcionamiento, según Mark Lewis, director de investigación e ingeniería de defensa para la modernización en el Pentágono.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.