Autores: Transgenerismo “confunde a la gente sobre la naturaleza de la realidad” y victimiza a los niños

La industria de la transexualidad mueve miles de millones gracias a la confusión sembrada en las mentes de los niños

Por Jan Jekielek y Naveen Athrappully
08 de Mayo de 2023 5:45 PM Actualizado: 08 de Mayo de 2023 5:45 PM

Las ideologías de género funcionan al confundir a las personas acerca de la realidad mientras empujan a los niños confundidos a convertirse en clientes de la industria de la transición, según los autores Dr. Jeff Myers y Brandon Showalter.

El transgenerismo es “una ideología que surgió del movimiento posmoderno en la década de 1980 que intenta ganar poder confundiendo a las personas sobre la naturaleza de la realidad. Hay una industria médica que aparece y dice que, si los niños están confundidos, usarán nuestros productos y luego, pueden ganar decenas de miles de millones de dólares. La ideología y la industria alimentan un problema y, de hecho, hacen que los niños sean víctimas dobles”, dijo Myers en una entrevista el 2 de mayo con Jan Jekielek en el programa “American Thought Leaders”.

Myers y Showalter son autores del libro, “Exponiendo la mentira de género: Cómo proteger a los niños y adolescentes de la falsa ideología de la industria transgénero”, publicado en marzo por Summit Ministries.

Showalter critica las redes sociales y a personas influyentes por tratar de convencer a los jóvenes, muchos de los cuales están en el espectro del autismo y sufren problemas de salud mental, de creer que nacieron en el cuerpo equivocado.

“Es fisiológicamente imposible convertirse en el sexo opuesto. Hemos visto que esto se está presentando como los contagios sociales anteriores, como la anorexia, las cortaduras autoinfligidas y otras formas de autolesión que se propagan por contagio social. Lo mismo está pasando con esta situación”, dijo en la entrevista. “Lo que sucede con las personas autistas, sin importar cuán severo, moderado o leve sea su autismo, […] es que se enredan en una cultura donde sus problemas pueden explicarse por medio de la ideología de identidad de género”.

Myers señala que han investigado supuestos estudios que afirman que los niños que no se someten a procedimientos transgénero se suicidarán. Él dice que tales estudios son “totalmente erróneos” y la interpretación de los medios a estos estudios la cataloga como una “mentira”.

“Cuando miras hacia atrás, te das cuenta de que, en el mejor de los casos, esos estudios muestran que las personas que se someten a estos procedimientos médicos no ven ninguna mejora”, dijo. “En mi experiencia, los jóvenes que experimentan disforia de género, y trabajo con varios miles de jóvenes cada año, siempre tienen comorbilidades como ansiedad, depresión y traumas infantiles no resueltos. Son todas estas cosas mezcladas”.

Según Showalter, la razón por la cual las instituciones están impulsando la agenda de género entre los niños tiene que ver con la “captura institucional”.

Sociedades profesionales como la Academia Estadounidense de Pediatría, la Sociedad Endocrina, la Sociedad Endocrina Pediátrica y otras organizaciones de terapia están “comprando completamente con velocidad brutal” la idea de que el enfoque para tratar el trastorno de género es “solo afirmar lo que sea que el niño o la joven dice que son”.

“Usted debe decir de inmediato y de manera incuestionable que eso es correcto y nunca, nunca cuestionarlo”, dijo Showalter.

En marzo del año pasado, la Oficina de Asuntos de Población del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. publicó un documento titulado “Atención de afirmación de género y jóvenes”. Respaldó que los menores de edad sean sometidos a tratamiento hormonal y cirugía de reasignación de género.

El mismo día, la Red Nacional de Estrés Traumático Infantil también publicó un documento que promueve los procedimientos quirúrgicos en menores.

Estándares de atención y asuntos legales

Myers señala que los estándares de atención con respecto a la medicina transgénero han sido desarrollados por la Asociación Mundial para la Salud Transgénero (WPATH).

“Afirman específicamente que existe una forma muy coreografiada de manejar la medicina transgénero. Esta es la única forma y la WPATH la recomienda. Es que comienzas con la transición social y te refieres a alguien por su nuevo nombre elegido y cambias los pronombres, luego alertas a sus maestros y padres que deben usar estos nuevos pronombres”.

“Luego, según el nivel de comodidad del paciente, avanzan hacia los bloqueadores de la pubertad, avanzan hacia las hormonas del sexo cruzado y avanzan hacia la cirugía. Este no es un paso radical. Es el camino coreografiado natural delineado por los estándares de atención que reciben los médicos”.

Showalter señaló que la gran mayoría de los médicos no apoyan este tipo de tratamientos. Sin embargo, “mantienen la cabeza gacha” si trabajan para grandes instituciones corporativas diciendo que “este es el dogma que impera”.

Según Myers, una de las razones por las que los médicos no hablan sobre el tema se debe a que se está desarrollando una base legal en este momento.

“Si no sigue los estándares de atención, que normalmente los médicos toman como recomendaciones… entonces podría exponerse a una demanda por parte de alguien que no quería pasar por la pubertad como hombre o mujer”, dijo. “Ahora, tu negativa a tratarlos es negligencia médica. Muchos médicos, sólo por razones de mala praxis, siguen las normas de atención, o recomiendan las normas de atención, a pesar de que personalmente no están de acuerdo con ellas”.

Manipulación epistemológica y supresión de estudios

Myers destacó la manipulación de la epistemología al impulsar la agenda transgénero: “El enfoque de la ideología de género dice que no hay dos espectros. Hay un espectro con masculinidad extrema en un extremo y feminidad extrema en el otro”.

“A nuestros estudiantes se les dice regularmente: ‘Eres una chica a la que realmente no le gustan las cosas de chicas. Tal vez en realidad eres un niño. Tal vez naciste en el cuerpo equivocado”. La gente se desliza hacia adelante y hacia atrás a lo largo de ese espectro, y es muy confuso. ¿Qué ideología toman? ¿En qué caja están hoy? preguntó. “Eso es el núcleo de lo que realmente está pasando. Entonces, en realidad es un ataque al lenguaje, porque ¿en qué momento dejas de llamar a alguien él y comienzas a llamarlo ella? ¿Quién decide eso si todo está en un espectro?

Según Showalter, se suprimen los estudios que no se alinean con la promoción de las ideologías transgénero. Dijo: “Hubo un artículo reciente en el New England Journal of Medicine en el que todo el elenco de personajes, el quién es quién de los médicos especializados en cuestiones de género, analizó los resultados psicosociales de 315 jóvenes no binarios o identificados como trans, de edades comprendidas entre los 12 y los 20 años.

“Dos de esos jóvenes involucrados en el estudio se quitaron la vida al suicidarse, pero los médicos especialistas en género lo descartaron alegremente como eventos adversos. Así es como lo hacen. Ocultan los resultados desastrosos y tejen la narrativa de que esto es en realidad un desarrollo positivo”.

En febrero, el grupo de defensa Gender Dysphoria Alliance (GDA) (Alianza de disforia de género) escribió una carta abierta a más de 30 instituciones médicas, criticándolas por permitir que la ideología, en lugar de la ciencia, impulse la atención médica para las personas que sufren estrés relacionado con el género.

“Es negligencia médica institucionalizada”, dijo la GDA en su declaración del 18 de febrero. “Pedimos calidad, honestidad y seguridad”.

GDA pidió que se realicen evaluaciones psicológicas exhaustivas en las personas antes de someterlas a tratamientos hormonales y cirugías. El grupo expresó su preocupación por la vulnerabilidad de los niños a “daños innecesarios”.

Intereses de negocios

La agenda transgénero también se promueve por intereses comerciales. La industria de la salud gasta USD 750 millones al año en cabildeo a nivel federal.

“Los medicamentos que bloquean la pubertad que se administran a los niños para detener la pubertad, que tienen efectos irreversibles y dañan su capacidad para desarrollarse como lo harían sus cuerpos de forma natural, con pérdida de densidad ósea, inflamación del cerebro, pérdida de la visión y todo tipo de cosas, podrían costarle a un padre entre USD 5000 y USD 30,000 al año. Si los padres no pagan, entonces, por supuesto, Medicare o Medicaid o la compañía de seguros podrían tener que pagar”, dijo Myers.

“Un niño que recibe un implante de bloqueo de la pubertad de USD 30,000 no solo será un paciente médico durante un año”, continuó. “Esencialmente van a ser pacientes médicos por USD 30,000 al año o más por el resto de sus vidas, siempre y cuando no quieran el inicio de la pubertad. Luego, están las hormonas del sexo cruzado y la cirugía. Mucha gente se fija en los dólares”.

Myers señala que la disminución de la comunicación entre adultos y niños también puede ser un factor de por qué muchos niños hoy en día se sienten confundidos acerca de su género.

“Antes existía la idea de que la adolescencia puede ser muy confusa y había un adulto en quien podías confiar, que te guiaba para que te convirtieras en un joven fuerte que defiende la verdad y lucha contra la injusticia malvada, o que te guiaba para que te convirtieras en una joven fuerte que defiende la verdad y da vida a los demás”, afirma. “Esa falta entre las generaciones, sumada a la idea de que todo es psicológico, ha hecho de esto un contagio social. Ha llegado al punto de que, en algunos casos, casi la mitad de los jóvenes de un determinado colegio dirán que se identifican como transexuales”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.