Bailando toda una vida: mujer recuerda el baile de primavera que le dio 60 años de matrimonio

Por Louise Bevan
08 de Marzo de 2021
Actualizado: 08 de Marzo de 2021

Christa y Jochen Stegemann, de 79 y 82 años, se enamoraron cuando eran adolescentes en la ciudad canadiense de Cranbrook, Columbia Británica. Más de seis décadas después, mientras celebran su fuerte vínculo, comparten el baile que realmente los unió.

Jochen nació en Berlín, Alemania, un año antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Mientras que los padres de Christa, de ascendencia alemana, huyeron de Rusia durante la revolución bolchevique y se reunieron en Polonia.

“Nací allí durante la Segunda Guerra Mundial”, explicó Christa a La Gran Época por correo electrónico.

La familia huyó a un pequeño pueblo en el norte de Alemania en 1945, donde Christa conoció a Jochen en la escuela. “Nuestras vidas se cruzaron en ese pueblo”, reflexionó. Sin embargo, cuando eran niños, eran simplemente conocidos.

Jochen y Christa Stegemann (Cortesía de Christa Stegemann)

En 1953, Christa y su familia emigraron a Canadá. Inmigración de Canada los envió a Cranbrook, Columbia Británica, donde tuvieron un inesperado patrocinador.

La familia de Jochen siguió la misma ruta al extranjero en 1959.

Los dos se reunieron luego, por casualidad.

(Cortesía de Christa Stegemann)

En el 56º aniversario de bodas de la pareja, en el verano de 2016, Christa hizo una pausa para componer un hermoso relato del “apropiado” primer encuentro con su esposo, cuando era adolescente, una tarde de primavera en Cranbrook.

“Dos jóvenes caminaban por el sendero del jardín de mis padres. Los pájaros primaverales cantaban sus canciones eternas, alabando a su Creador y esperando que sus melodiosos trinos sonaran atractivos para una pareja potencial ”, escribió.

“Cada uno de los hombres llevaba una maleta. Peter, el más bajo de los dos, había estado viviendo en una cabaña en la propiedad de mi padre durante los últimos dos años. El otro era más alto y se comportaba con evidente confianza en sí mismo ”, recordó.

(Cortesía de Christa Stegemann)

El hombre más alto, dijo Christa, le recordaba a Elvis.

Sin embargo, los dos hombres desaparecieron en la cabaña inmediatamente después. Ese mismo día, Christa recuerda que su amiga Irene había llamado, preguntando si estaría interesada en ir a bailar esa noche en el Bluebird.

Si bien Christa tenía curiosidad por saber del hombre que Peter había traído con él, asumió que el apuesto extraño era su hermano que tenía planeado visitarlo desde Alemania.

(Cortesía de Christa Stegemann)

“Después en la tarde vi a Peter irse en su Ford Jalopy de 1948”, recordó Christa. “Poco después de eso, Jochen salió de la cabaña y se dirigió al patio trasero, sentándose en el suelo y apoyado contra la cerca”.

Esta era la oportunidad de Christa. Se presentó, preguntando espontáneamente al guapo adolescente si le gustaría ir con ella y con Irene al Bluebird, y Jochen aceptó.

(Cortesía de Christa Stegemann)

En el salón de baile, “Jochen, que había recibido clases formales de baile antes de salir de Europa, me impresionó mucho al inclinar solemnemente la cabeza en mi dirección mientras me preguntaba amablemente si podía bailar con él. Me puse felizmente en sus brazos”, escribió.

“Me convertí en el centro de su atención durante el resto de la noche, mientras me hacía girar por la pista, baile tras baile. Así comenzó una historia de amor que ha durado toda la vida y durará mucho más allá de esta vida”, escribió Christa.

(Cortesía de Christa Stegemann)

Christa ayudó entonces a Jochen con su inglés, y su amistad floreció. Ahora su marido suele decir en broma que su “destino estaba sellado”, ya que, debido a la barrera del idioma, no podía salir con otras chicas canadienses.

La pareja acabó enamorándose y se casó el 16 de julio de 1960.

La pareja formó su hogar y Jochen se convirtió en electricista. Christa dio a luz al primer hijo de la pareja en 1965. Un segundo hijo nació en 1969, y la pareja adoptó cuatro más.

“Estos cuatro niños adoptados habían sido etiquetados como ‘inadoptables’ porque todos eran mayores de 5 años”, explica Christa a The Epoch Times. “Los siguientes dieciocho años fueron muy movidos”.

(Cortesía de Christa Stegemann)

Sin embargo, cuando el hijo menor de la pareja cumplió 18 años, Christa y Jochen recuperaron su independencia y empezaron a viajar. “nos escapamos a un hotel con desayuno incluído, en verano y nos gastamos todo el dinero hasta invierno”, dijo Christa.

La pareja ha visto hasta ahora 64 países y todos los continentes, excepto la Antártida, a lo largo de 26 años de aventuras. Al hablar de sus momentos más memorables como pareja, Christa dijo: “Nuestros recuerdos más entrañables afloran cuando nos sentamos junto al fuego con una copa de vino y uno de nosotros dice: ‘¿Te acuerdas cuándo…?'”, añadiendo que “a esa frase le suelen seguir muchas risas”.

Felizmente casados desde hace más de seis décadas, Christa y Jochen son ahora abuelos de seis nietos, y comparten sus secretos para un matrimonio duradero.

El primero, dijo Christa, es el compromiso.

“Cuando dos personas deciden pasar su vida juntas, cada una de las cuales procede de un entorno diferente y tiene sistemas de valores y puntos de vista distintos, tienen que perdonar y aceptar a la otra persona, una y otra vez”, explicó Christa.

En segundo lugar, subrayó, “hay algo muy valioso en el viejo dicho: “Los que rezan juntos, permanecen juntos””.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS