Barr regaña a Apple por supuesta falta de apoyo en desbloquear celulares del pistolero de Pensacola

Por Janita Kan
18 de Mayo de 2020
Actualizado: 18 de Mayo de 2020

El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, expresó su decepción con Apple por presuntamente no prestar asistencia a los investigadores que intentaban acceder a dos iPhones utilizados por el pistolero de Pensacola, al mismo tiempo que acusó a la empresa tecnológica de tener un doble estándar en el manejo de sus solicitudes de seguridad.

Las críticas se hicieron durante una conferencia de prensa el lunes 18 de mayo, cuando las autoridades federales anunciaron que el FBI había logrado romper la encriptación de los dos iPhones usados por Mohammed Alshamrani, el hombre que en diciembre del año pasado lanzó un ataque terrorista en la Estación Aérea Naval de Pensacola, Florida, matando a tres marineros estadounidenses e hiriendo a otros ocho estadounidenses. Alshamrani era un estudiante de vuelo en Pensacola, donde los miembros de los ejércitos extranjeros son entrenados rutinariamente por Estados Unidos.

Barr y el director del FBI, Christopher Wray, dijeron que los teléfonos contenían información previamente desconocida que definitivamente estableció los “importantes vínculos” de Alshamrani con Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP). Las autoridades dijeron que la información mostraba que Alshamrani se había radicalizado antes de llegar en 2015 a Estados Unidos para su entrenamiento y que años atrás se había preparado para actividades terroristas.

“El tesoro de información encontrada en estos teléfonos ha demostrado ser invaluable para esta investigación en curso y algo crítico para la seguridad del pueblo estadounidense”, dijo Barr. “Sin embargo, si no fuera por el ingenio de nuestro FBI, algo de suerte, y horas y horas de tiempo y recursos, esta información habría permanecido sin quedar descubierta”.

Las autoridades dijeron que un día después del tiroteo, los investigadores buscaron y recibieron órdenes judiciales para permitir que buscaran el contenido de los iPhones de Alshamrani. A principios de enero se acercaron a Apple para pedir ayuda, cuando no pudieron sobrepasar las características de seguridad de la compañía y habían “agotado todas las opciones disponibles”.

Pero Apple se negó a cooperar, indicó Barr, a pesar de las llamadas del Departamento de Justicia y del presidente Donald Trump. Wray se hizo eco de los comentarios de Barr diciendo que el FBI “efectivamente no tuvo ayuda de Apple”.

Las imágenes de dos iPhones Apple que el tirador de la base naval de Pensacola, el teniente segundo de la Real Fuerza Aérea Saudí Mohammed Alshamrani, trató de destruir, se muestran en una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia en Washington el 13 de enero de 2020. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Durante la conferencia de prensa, Barr advirtió que la decisión de Apple de negarse a ayudar conlleva “consecuencias peligrosas para la seguridad pública y la seguridad nacional”, que el fiscal general dijo que eran “inaceptables”.

El FBI tardó cuatro meses y gastó grandes sumas de dinero de los contribuyentes para romper la encriptación de Apple y acceder a los datos de los teléfonos de Alshamrani, dijo Barr.

Además explicó que el deseo de Apple de proporcionar privacidad a sus clientes es comprensible, pero en los casos en que un tribunal ordena una orden de registro para una investigación criminal, “los intereses de privacidad de un individuo deben ceder ante las necesidades más amplias de la seguridad pública”.

“No hay razón por la que empresas como Apple no puedan diseñar sus productos y aplicaciones de consumo para permitir el acceso autorizado por los tribunales por parte de las fuerzas del orden, manteniendo al mismo tiempo unos niveles muy altos de seguridad de los datos”, dijo Barr.

También acusó a Apple, citando informes de los medios de comunicación, de aplicar un doble estándar al acomodarse supuestamente a regímenes autoritarios como el Partido Comunista Chino (PCCh) y el régimen ruso, con el fin de promover sus intereses comerciales, como el hecho de “reubicar los centros de datos para permitir la vigilancia a gran escala por parte de esos gobiernos”.

Apple anunció en 2018 que entregaría el almacenamiento remoto de iCloud de los usuarios chinos a Guizhou Cloud Big Data, una empresa con estrechos vínculos al Ejército de Liberación Popular, para cumplir con la ley de ciberseguridad del régimen comunista chino.

También alegó que Apple “aparentemente ha desactivado las características y aplicaciones de los iPhones utilizados por los defensores de la democracia, facilitando así la censura y la opresión”.

“Si las empresas de tecnología como Apple están dispuestas a cumplir las exigencias de los regímenes autoritarios, ciertamente no tienen excusa para no cooperar con las naciones del estado de derecho, que respetan las libertades civiles y los derechos de privacidad, y que cuentan con salvaguardias judiciales”, dijo Barr.

El inspector general explicó que las circunstancias en el caso de Alshamrani demuestran la necesidad de que el Congreso proporcione una “solución legislativa”.

“La verdad es que tuvimos suerte además de ingenio, para entrar en los celular esta vez”, dijo. “No hay garantía de que tengamos éxito de nuevo o que un retraso de cuatro meses (o más) no tenga consecuencias significativas para la seguridad de los estadounidenses”.

Apple no respondió a la solicitud de comentarios de The Epoch Times.

En una declaración a los medios de comunicación, Apple se retractó de las críticas de Barr, diciendo que eran “falsas afirmaciones” que se utilizaban como “una excusa para debilitar la encriptación y otras medidas de seguridad que protegen a millones de usuarios y a nuestra seguridad nacional”.

“Es porque nos tomamos tan en serio nuestra responsabilidad con la seguridad nacional que no creemos en la creación de una puerta trasera que hará que cada dispositivo sea vulnerable a los malos actores que amenazan nuestra seguridad nacional y la seguridad de los datos de nuestros clientes”, dijo la empresa en su comunicado.

Esta no es la primera vez que el Departamento de Justicia discute con Apple sobre la medida en que las empresas tienen que cumplir con las solicitudes del gobierno para ayudar a desbloquear los celulares involucrados en investigaciones penales. En 2015, el Departamento de Justicia demandó a Apple luego de que se resistiera a los esfuerzos del gobierno para obtener acceso a un iPhone perteneciente a un pistolero de San Bernardino, California, que mató a 14 personas en un ataque terrorista. El FBI suspendió la orden judicial luego de encontrar otra forma de acceder al celular.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS