Barrett jura independencia judicial durante la ceremonia de juramentación

Por Janita Kan
27 de Octubre de 2020
Actualizado: 27 de Octubre de 2020

Amy Coney Barrett prometió permanecer independiente de la presión política y de las preferencias políticas y cumplir con su deber “sin ningún temor o favor” durante un discurso, poco después de ser juramentada como la juez asociada más nueva de la Corte Suprema.

Barrett dijo que el proceso de confirmación, aunque fue riguroso, dejó en claro la diferencia fundamental entre los poderes judicial y legislativo.

“El proceso de confirmación me ha dejado cada vez más clara una de las diferencias fundamentales entre el poder judicial federal y el Senado de Estados Unidos”, dijo Barrett. “Y quizás la [diferencia] más aguda es el papel de las preferencias políticas. El trabajo de una senadora es perseguir sus preferencias políticas. De hecho, sería una negligencia para ella dejar de lado los objetivos políticos. Por el contrario, el trabajo de un juez es resistir sus preferencias políticas. Sería un incumplimiento del deber que el juez se rindiera a ellas”.

Barrett continuó: “Los jueces federales no se presentan a las elecciones, por lo que no tienen base para afirmar que sus preferencias reflejan las del pueblo”.

“Esta separación de funciones es lo que distingue al poder judicial entre los tres poderes del gobierno. Un juez declara su independencia, no solo del Congreso y del presidente, sino también de las creencias personales, que de otro modo podrían conmoverla. El juramento judicial captura la esencia del deber judicial: el estado de derecho siempre debe controlar”, agregó.

La independencia judicial fue un tema crucial durante ambas rondas de audiencias de confirmación para Barrett, tanto en 2017 como en 2020. Durante su audiencia de confirmación de 2017, para su nominación al Tribunal del Séptimo Circuito, los demócratas del Senado presionaron, a la entonces profesora Barrett, sobre sus creencias religiosas para determinar si podría separar sus puntos de vista religiosos de sus opiniones legales. Les preocupaba que la fe pudiera afectar su imparcialidad como jueza, especialmente en los casos en los que las cuestiones morales son fundamentales, como los casos de aborto y la pena de muerte.

En la más reciente audiencia de confirmación para su nominación a la Corte Suprema, los demócratas del Senado la instaron a comprometerse a recusarse de los casos relacionados con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), también conocida como Obamacare, y las posibles disputas de las elecciones presidenciales de 2020.

Los demócratas argumentaron, durante las audiencias, que Barrett fue nominada por el presidente Donald Trump para llevar a cabo su agenda, que busca revocar la ACA, y ayudarlo en posibles casos relacionados con las próximas elecciones. El momento de la nominación de Barrett significó que podría ser confirmada a tiempo para unirse a la Corte Suprema y escuchar los argumentos orales que se llevarán a cabo el 10 de noviembre, en un caso que busca invalidar la ACA.

Durante las audiencias, afirmó su independencia judicial y dijo a los senadores que “no ha tenido conversaciones con el presidente, ni con ningún miembro del personal, sobre cómo podría fallar en ese caso”.

“Sería una grave violación de la independencia judicial que yo hiciera tal compromiso, o que me preguntaran sobre ese caso y cómo lo fallaría”, dijo Barrett, al tiempo que enfatizó que sería una “violación completa” de la independencia del poder judicial que cualquiera pueda nombrar un juez en el tribunal superior con el propósito de “obtener un resultado particular”.

Barrett fue confirmada ante el tribunal superior de la nación después de que el pleno del Senado votara 52 a 48, en una votación de línea partidista, para su confirmación. La senadora Susan Collins (R-Maine) fue la única republicana que se unió a todos los demócratas para votar en contra de la nominada después de que la senadora de Alaska Lisa Murkowski (R-Alaska) indicara durante el fin de semana que votaría “sí” para su vinculación a la Corte Suprema.

La confirmación se dio después de un debate de 30 horas en el pleno de la cámara alta, el cual empezó el 25 de octubre después de que la nominación superó un obstáculo de procedimiento debido, en gran parte, a impedimentos partidistas que limitaban el debate.

Barrett fue juramentada por el juez Clarence Thomas. La ceremonia, que se realizó en el jardín sur de la Casa Blanca con medidas de distanciamiento social, fue organizada por el presidente Trump.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, administró el juramento judicial a Barrett el martes, lo que significa que ahora puede comenzar a trabajar oficialmente en la Corte Suprema. Una ceremonia formal de investidura tendrá lugar en una fecha posterior, dijo el tribunal en un comunicado el lunes por la noche.

Sigue a Janita en Twitter: @janitakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

7 sismos en 5 días en China; Escasez de comida tras desastres

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS