Basta de colas y orejas cortadas: Colombia aprueba una ley para proteger a muchos animalitos

Por Isabel Valencia - La Gran Época
18 de Julio de 2019 Actualizado: 19 de Julio de 2019

Algunos animales han tenido que padecer la costumbre humana de dejarlos sin colas ni orejas porque sus dueños piensan que así se ven mejor, sobre todos ciertas razas son las que más han sufrido esta práctica. Ahora los animales domésticos de Colombia están “muy contentos” porque fue aprobada una ley que prohíbe esta mutilación que será catalogada como maltrato.

Los perritos de raza bóxer, dóberman, rottweiler, pitbull, schnauzer, pincher, terrier, chihuahua y poodle, son los que más han tenido que sufrir las consecuencias de ser sometido a cirugías que no solo son dolorosas sino que pueden presentar riesgos para su salud.

El médico de la clínica veterinaria de la Universidad de Antioquia, Jorge Gallego, asegura a El Tiempo que “este tipo de procedimientos quirúrgicos con fines estéticos se considera una mutilación, y toda mutilación indica violencia y maltrato”.

Los animales utilizan el cuerpo como medio de expresión, indicó al mismo medio Carolina Alaguna, veterinaria etóloga y docente de la Uniagraria.

“Los perros suelen comunicarse a través del lenguaje corporal. No solo con los humanos sino con los otros perros. Cuando están alertas, asustados, sumisos o felices, la postura de sus orejas y colas expresa cómo se están sintiendo”.

Por esto vemos que los perros mueven la cola vigorosamente cuando están contentos y la esconden entre las patas cuando tienen miedo. Igual sucede con las orejas, que las mueven cuando están confundidos porque les llega un sonido extraño a sus oídos.

La cola está compuesta por huesos (vértebras caudales) que tienen otros tejidos asociados (ocurre algo similar con las orejas), y también es la continuación de la columna vertebral lo que lo hace fundamental para mantener su equilibrio y hacer diversos movimientos, explica la publicación de El Tiempo.

Cuando se mutila la cola se tienen que cortar también cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos y piel que además de ocasionarle mucho sufrimiento al perro, pierde funciones básicas de su anatomía. “Cuando se le corta la cola, por ejemplo, se cortan también una serie de músculos que tiene en esta área y se puede desencadenar una complicación.

En las orejas se afecta el pabellón auricular, que permite que el perro mueva sus orejas y capte adecuadamente los sonidos. Además puede ocasionar otitis frecuentes”, explica Carolina.

Rottweiler con cola natural. (Créditos: Dg-505, commons.wikimedia/ Licencia: CC BY 3.0)

Los animales también tienen que sufrir con los cuidados del post-operatorio, que si no se trata adecuadamente puede llevar a complicaciones como otitis externa, causada por la acumulación de sangre en las orejas o puede quedar el músculo caído si no se realizó bien el corte, señaló Jorge al mismo medio.

A los gatos les operan las falanges para que no rasguñen (oniquectomía). Es una práctica que los maltrata y que va en contra de su instinto. “A los gatos no solo les quitan las uñas sino las falanges. Este procedimiento es muy cruel y les produce un gran dolor”, agregó Carolina.

Los gatitos necesitan marcar el territorio con sus uñas, por eso necesitan de rascadores para que no dañen las cosas en la casa, pero al hacer esta práctica les hacen mucho daño. “Al hacer esto, no se está permitiendo una conducta natural y se pueden hacer daños en su comportamiento. En el caso de los gatos, parte de su comportamiento es su territorialidad. Con sus glándulas expelen feromonas cuando lo necesitan”.

Según le dijo el veterinario Daniel Bohórquez a  El Tiempo, esta práctica es bastante cruel, ya que “el animal puede infectarse, o causar otras complicaciones”. Además también especifica que al hacerle esto a los gatos les están quitando una parte muy importante de su naturaleza interior. “Retirar las garras en los gatos es quitarles parte de su ser. La esencia de un felino son sus garras y dientes. Es quitarle la mitad de su ser, ellos necesitan sus uñas para sentirse seguros, para trepar, para defenderse, para ser felinos”, dice el experto.

Doberman con orejas naturales. (Crédito: Andrea Hoffmann/ commons.wikimedia/ Licencia: CC BY-SA 3.0)

Afortunadamente, Colombia se unió a la iniciativa de otros 47 países del mundo que abolieron esta cruel práctica, según publicó El Espectador. En un proyecto de ley se aprobó el acabar con la costumbre de cortar partes del cuerpo de animales como perros, gatos, caballos o conejos para fines estéticos.

De este modo, ahora estarían prohibidas las intervenciones quirúrgicas que solo busquen modificar la apariencia física, entre ellas, el recorte de cola y orejas, cuerdas vocales e incluso la extirpación de dientes y uñas, según el medio citado anteriormente.

Según comunicó el ponente de la iniciativa al Congreso de la República, Juan Carlos Losada en su cuenta de Twitter, “eso es una práctica bárbara y absurda que no tiene justificación”.

Además indica que esto es soportado por la ley 1754 de 2015, donde los animales ya no son considerados como una cosa, sino como seres que sienten.

Ahora en Colombia, desde el 18 de julio de 2019 que la norma entra en vigencia, solo podrán realizarse intervenciones quirúrgicas donde tengan que amputar alguna parte del cuerpo, solo cuando sea necesario por razones médicas y para bienestar de la salud del animal. 

¡Los perros tienen su propia personalidad!

TE RECOMENDAMOS