Basureros sorprenden a una niña luego de descubrir que los espiaba en secreto

Por Li Yen - La Gran Época
22 de Mayo de 2019 Actualizado: 22 de Mayo de 2019

Conoce a Zara Rose Laird-Cooney, una adorable niña de Dublín, Irlanda, que está tan obsesionada con los camiones de basura que espera con ansias cada viernes cuando el gran camión de basura recorre su vecindario en Donaghmede.

A Zara Rose le encanta saludar a los basureros desde su sala de estar, y un viernes de agosto de 2018, le dieron una maravillosa sorpresa.

El impresionante equipo de Greyhound Household Recycling hizo todo lo posible para poner una sonrisa en la cara de Zara Rose después que su padre, Wayne, les pidiera un favor: saludar a su hija la próxima vez que su camión de basura pase por su casa.

Wayne podía imaginar la sonrisa en la cara de Zara Rose cuando los basureros la saludaron mientras ella miraba por la ventana de su casa. Para capturar la reacción de su amada hija, incluso se tomó la mañana libre.

Sin embargo, Wayne y su esposa, Karen, no esperaban que los basureros hicieran un esfuerzo extra. Sabiendo que su mayor admiradora los había estado observando todos los viernes, decidieron hacer algo especial para la niña.

Además de saludar a Zara Rose, uno de los basureros pasó por su casa para obsequiarle unos preciosos regalos que incluían un mini camión de basura, un gorro de galgo anaranjado y un libro para colorear del camión de basura.

“Zara Rose estaba feliz de verlos saludando y eso es todo lo que queríamos, pero el personal dijo que nunca recibían peticiones como esta y que querían hacer algo especial”, dijo Karen a Dublin Live.

“Wayne estaba más emocionado que nunca: normalmente está en el trabajo, pero se tomó la mañana libre para estar aquí y ver su cara cuando llegaron”, dijo, riendo.

Wayne tomó la decisión correcta de quedarse en casa esa mañana. Estaba tan emocionado al ver a uno de los basureros caminar hacia su casa que no paraba de exclamar: “¡Dios mío!”.

Cuando el basurero le presentó a Zara Rose el mini camión de basura, su padre gritó: “¡Oh, Dios mío…!”.

La pequeña Zara Rose se emocionó mucho al ver basurero bajarse del camión de basura, momento en el que grita con entusiasmo: “¡Tienen un regalo!”.

La emocionada Zara Rose agradeció al basurero, su héroe, dándole un aplauso y una gran ola de despedida. Y el resto del día la niña pasó su tiempo coloreando el libro del camión de basura mientras lleva puesto el sombrero de galgo naranja correspondiente.

Para expresar su gratitud a los basureros de gran corazón, Karen subió el vídeo de todo el episodio a Facebook, escribiendo: “Muchas gracias a todos los chicos del camión de basura de hoy y a Ruth de Greyhound Household Recycling por hacer muy feliz a una niña obsesionada con los camiones de basura”.

“El viernes es su día favorito de la semana porque le encantan los camiones de basura y hoy es probablemente el día más feliz de su vida. Wayne, creo que estás más emocionado que ella el día de hoy #comentando. Ahora lleva puesto su sombrero, se llama a sí misma una señora de la basura coloreando y jugando con su nuevo camión de basura”.

Wayne también publicó el vídeo en Reddit. Escribió: “Lo siento por todo lo de ‘oh, Dios mío’, estaba tan feliz por ella”.

La publicación de Wayne ha obtenido más de 71.000 votos a favor y más de 2300 comentarios.

Un usuario escribió: “¡Adorable! Apuesto a que también le hizo la semana al hombre. No reciben tantos elogios o admiradores de su duro trabajo como deberían”.

Otro comentó: “¡Oh, Dios mío! Ese es el rostro de la alegría pura. Ella es la más linda!”.

“Como un hombre de la basura, no tienes idea de lo divertidas que son estas interacciones con los niños cuando trabajas 12 horas seguidas en una ruta. Nos motiva a seguir adelante para que podamos ver allí una sonrisa feliz y alegre cada semana”, escribió otro.

Un cuarto escribió: “Dios mío, es la cosa más linda que he visto en mi vida”.

¡Estos trabajadores de Greyhound Household Recycling son gente muy amable! Nos quitamos el sombrero ante los basureros por hacer un esfuerzo extra para que el día de la niña sea especial.

Esta historia es otro recordatorio de cómo la amabilidad llega muy lejos. Nunca se sabe qué día estás a punto de iluminar, así que sigue difundiendo la bondad haciendo estos pequeños y preciosos actos de bondad.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS