Bebé pierde la vida en accidente de auto, después su mamá ve un detalle en una foto que pudo salvarlo

Por Robert Jay Watson
06 de Agosto de 2019 Actualizado: 06 de Agosto de 2019

Toda mamá hace lo que puede para mantener a sus hijos a salvo a costa de lo que sea. Eso significa asegurarse de que tengan bien abrochado el cinturón de seguridad cuando suben al coche, incluso cuando no están viajando con ella.

Holly Wagner, una madre de Louisiana, no fue una excepción a esta regla. Ella siempre trató de asegurarse que sus dos hijos, de 3 años y 11 meses de edad, estuvieran a salvo a dondequiera que fueran.

Entonces comenzó su peor pesadilla.

Una noche, recibió una llamada de la policía. Su novio y sus dos hijos habían tenido un grave accidente automovilístico después de que su novio se saltara un semáforo en alto. Aunque su entonces novio y su hijo mayor tenían los huesos fracturados y habían sufrido daños internos, eso no era nada comparado con lo que le había pasado al bebé Cameron.

El asiento de seguridad que Holly pensó que lo mantendría a salvo había fallado, y la fuerza del choque había lanzado a este bebé a través del parabrisas hacia una zanja a un costado de la carretera.

Como Holly escribió en su blog: “Fue resucitado y pasó 16 días en la UCI. 8 cirugías en los primeros tres días… su cerebro fue dañado irreparablemente. No permitiría que su cuerpo absorbiera ningún nutriente y mi hijo se estaba muriendo de hambre”.

Cameron falleció y Holly comenzó a buscar respuestas sobre por qué había fallado su asiento de seguridad. La clave estaba en una foto que ella había publicado tres semanas antes de Cameron. La foto mostraba dos banderas rojas masivas. Como ella lo subtituló: “¡A Cameron se le abrochó el cinturón a la manera EQUIVOCADA! (Debe estar mirando hacia atrás y las correas no deben estar torcidas)”.

A medida que pasaban los días, lo que más le molestaba a Holly era que había información sobre los peligros de las sillas de auto orientadas hacia adelante para los bebés, pero nunca se le había informado al respecto. “Nadie dijo nada. Desearía que alguien me hubiera corregido y me hubiera dicho que no estaba bien atado”, le dijo a Redbook.

Aunque entiende que los padres dudan en acercarse a otros padres cuando ven algo incorrecto por miedo a parecer extraños o a estarse entrometiendo, ella cree que cosas cómo la posición del asiento de seguridad son demasiado importantes cómo para no mencionarlas.

Cómo escribió en su blog: “NO puedo enfatizar esto lo suficiente… DILES CÓMO ARREGLARLO… Yo era esa madre… la que colocaba a su hijo, lo más importante para ella, en el asiento del coche mal. Yo era esa mamá que compartía fotos cómo la de arriba en los sitios de redes sociales y nunca fui corregida”.

Cortesía de NHTSA

Ahora Holly está en una misión para asegurarse de que otros padres no cometan los mismos errores mortales que ella cometió simplemente por ignorancia. “Soy una madre como cualquier otra mamá”, dijo Holly al Huffington Post. “No somos perfectos, pero todos tratamos de mantener a nuestros hijos a salvo. Si trabajamos juntos y nos ayudamos unos a otros, podríamos aprender mucho unos de otros”. Cómo escribió en su blog, ahora se considera a sí misma “¡¡¡ESA MUJER QUE TE DICE QUE LO ESTÁS HACIENDO MAL!!!”.

Además de que los asientos de seguridad para niños pequeños estén orientados hacia atrás (al menos hasta los 3 años de edad, aunque muchos padres prefieren que estén en el lado seguro hasta los 5 años de edad), los asientos de seguridad siempre deben tener correas sin enredar con dos hebillas en la parte inferior y un deslizador que se siente en el pecho. No debería haber mucha holgura en los cinturones. Piénsalo, si el coche es atropellado, no querrás que tu bebé salga volando.

Instrucciones silla de seguridad para bebé
Cortesía de NHTSA.

Por último, pero no por ello menos importante, sigue siempre las instrucciones de instalación del fabricante y pídele a un especialista autorizado que coloque el asiento. Aunque puedes ahorrar algo de dinero en un asiento de seguridad usado, verifica la fecha de vencimiento cuidadosamente. Imagina que las correas o hebillas, hechas de plástico y otros materiales que se degradan con el sol, no son lo suficientemente fuertes para sujetar al niño.

El punto es que los padres no deberían tener que pasar por lo que Holly experimentó. Como ella misma escribió: “Ahora soy esa mamá que no duerme por las noches. Soy esa mamá que pasa la mayoría de sus compras evitando la ropa de bebé. Soy la madre que ha aprendido de sus errores”.

Mira la historia de Cameron a continuación:

¡Nunca te rindas! Es genial tener buenos amigos para compartir grandes momentos

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS