Bebé prematuro nace con la piel tan “transparente” que su madre puede ver su circulación sanguínea

Por Isabel van Brugen
25 de Septiembre de 2019
Actualizado: 25 de Septiembre de 2019

Un bebé nació tan prematuramente que su madre podía contar sus costillas debajo de su piel “transparente”.

El recién nacido, llamado Arlo, era de color “rojo crudo” cuando nació con más de cuatro meses de anticipación, y se podía ver a la sangre circulando bajo la piel translúcida.

Sobrevivió después de ser envuelto en una bolsa de plástico y un envoltorio de burbujas para estabilizar su temperatura corporal, dijo su madre al Daily Star.

Después de una estadía de 20 semanas en el hospital, Emma Hope, de 28 años, dijo que finalmente pudo llevar a su bebé a casa para estar con su familia con un peso de 2,8 kilos.

“No podía creer que alguien tan pequeño pudiera sobrevivir. Podía caber literalmente en la palma de mi mano, pero era un luchador, así que le puse el nombre de Arlo, que significa guerrero”, contó Hope al medio.

“Podía ver a través de su piel y observar la sangre circulando por su pequeño cuerpo y contar sus costillas”.

En un post de Facebook, la madre de Glasgow explicó cómo sus aguas se rompieron prematuramente a las 22 semanas, y su conmoción cuando los médicos le dijeron que su bebé Arlo solo tenía “un 1% de posibilidades de sobrevivir”.

“Ambos decidimos mantener el embarazo y aferrarnos a todas las esperanzas posibles a pesar de lo que nos decían constantemente”, escribió.

Ella dijo al Daily Star: “Ellos se seguían refiriendo al bebé como un feto porque era muy prematuro. Les dije que dejaran de llamarlo así porque era mi bebé, era mi hijo.

“Pero el personal médico explicó que los bebés no son considerados viables hasta las 24 semanas, cuando es posible que sobrevivan”.

Arlo nació después de que Hope sufriera una cesárea de emergencia, y el recién nacido fue llevado inmediatamente a cuidados intensivos y envuelto en una bolsa de plástico para estabilizar su temperatura corporal.

“Cada vez que caía lo envolvían en papel de burbujas para estabilizarlo. Parecía extraño, pero habría hecho cualquier cosa para mantener a mi hijo con vida”, explicó.

Los bebés prematuros a menudo tienen un alto riesgo de desarrollar problemas respiratorios, debido a que sus pulmones generalmente no están lo suficientemente desarrollados para aspirar el aire circundante sin alguna ayuda adicional, según Tommy’s.

Siguieron una serie de complicaciones de salud, pero Hope y su pareja, David Aitken, de 36 años, se negaron a rendirse.

“Arlo siguió adelante y luchó contra la ECN [enterocolitis necrosante], tuvo un intestino perforado, perdió el 20% de su intestino a los 6 días de edad y se le colocaron estomas. Luego se sometió a una ligadura de PDA (operación cardíaca) y luego a una ROP [retinopatía del prematuro] que por suerte se revirtió, sufre de enfermedad pulmonar crónica, tiene hiperbilirrubinemia, ventriculomegalia y se sometió a otra operación para revertir sus estomas y la extirpación de una hernia de gran tamaño”, apuntó Hope en Facebook.

Arlo se sometió a una cirugía para extirpar una quinta parte de su intestino, después de la cual necesitó una transfusión de sangre para reemplazar la sangre que había perdido.

“El cirujano vino a vernos y dijo que había una posibilidad de que Arlo no sobreviviera la noche”, contó la madre de Arlo al Daily Star.

“Mis piernas se aflojaron. Estaba tan asustada que no podía hablar. Me permitieron besar a Arlo antes de que lo llevaran a cirugía. Ese beso fue la primera vez que pude tocarlo. Solo esperaba que no fuera la última”.

Pero la cirugía fue bien y Hope finalmente pudo darle un abrazo a su recién nacido cuando tenía 10 días de edad. Añadió que cuando lo abrazó, se sentía tan ligero como una bolsa de patatas fritas.

“Infecciones contraídas, incontables transfusiones de sangre, incontables antibióticos, 9 semanas con respirador y ahora RESPIRAN POR SU CUENTA”, escribió.

Hoy en día Arlo pesa 4,2 kilos y está en casa con sus padres y su hermana de 2 años, Olivia.

“Es un niño muy curioso y tengo mucha suerte de que nunca se rindiera y siguiera luchando por sobrevivir”, dijo Hope.

“He decidido que nuestra familia ahora está completa y que no voy a tener más hijos. Tengo a mi hija pequeña y ahora a Arlo. Es mi pequeño guerrero”.

*****

Te puede interesar:

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS