Bebé que superó 26 cirugías por raro defecto de nacimiento y enfermedad cardíaca, ¡ahora vive feliz!

Por Louise Bevan
28 de Octubre de 2021
Actualizado: 28 de Octubre de 2021

Una bebé que nació con una cardiopatía congénita y una condición en la que su esófago no se desarrolló correctamente hasta ahora ha soportado 26 cirugías cruciales en su vida. Ahora es una niña alegre y radiante de 4 años que disfruta su vida.

Dawn Matieschyn, de 38 años, de Langdon, Alberta, se sinceró con The Epoch Times sobre la capacidad de recuperación de su hija Faith, su propio dolor y lo que le costó superar el difícil comienzo de la vida de su hija.

Los diagnósticos oficiales de Faith (cuyo nombre en inglés significa Fe) son atresia esofágica de seis vértebras “largas”, epilepsia y síndrome de Shone. Sin embargo, Dawn y su esposo Joel, de 41 años, supieron que algo andaba mal desde el principio del embarazo.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

“A las ocho semanas, empecé a sentir dolores muy bajos en el estómago que se parecían mucho a los síntomas que se esperan mucho más tarde durante el embarazo, y me desconcertó”, dijo Dawn. “Recuerdo que le dije en broma a mi esposo que sentía que ‘se me notaba mucho más rápido’, y que no me sorprendería que tuviera gemelos ahí dentro”.

En la ecografía de las 18 semanas de Dawn, un especialista le dio la noticia de que el esófago de Faith no estaba bien adherido. Al escuchar esta inesperada noticia, Dawn se entristeció.

“Le conté a Joel la noticia apenas salí y sentí que mi mundo se derrumbaba; no podía respirar”, dijo Dawn. “Habíamos tenido un aborto espontáneo justo antes y habíamos esperado tanto tiempo para tener otro hijo”.

“Nunca esperamos que se sucediera esta situación; nuestro hijo estaba perfectamente sano”, añadió, refiriéndose a su hijo de 9 años, Ryker, “y ninguno de nosotros tiene familiares con problemas genéticos”.

A las 29 semanas, Dawn presentó polihidramnios y síndrome de útero irritable. Debido a sus dolores insoportables, tuvo que permanecer dos meses en cama en el hospital.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

Joel, entonces electricista, trabajó duro para la familia en Edmonton mientras la suegra de Dawn cuidaba a Ryker, levantándole el ánimo con visitas regulares al hospital.

Faith nació por cesárea en el Hospital Foothills de Calgary, a las 37 semanas y 5 días. Dawn recuerda que estaba aterrorizada cuando conoció a su frágil hija por primera vez: “Mi corazón latía con fuerza y mi mente se aceleraba con agobiantes sentimientos de incógnita e incertidumbre”.

“Me bajaron a verla a la UCIN y me la pusieron en el pecho. Sentí mucho amor y alivio al ver que podía respirar con la ayuda del oxígeno, y me alegró saber que pesaba más de 6.5 libras (aprox. 2.5 kilos)”.

Joel tomó una preciosa foto del primer encuentro especial de Dawn y Faith.

Faith, que tenía una bolsa ciega de 9 centímetros, no podía tragar saliva ni ingerir alimentos; y requirió una operación de succión y una sonda de alimentación gástrica en su segundo día de vida para que le llegara la comida al estómago.

Joel acompañó a la niña al Hospital Infantil.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

Por su parte, Dawn, que acababa de someterse a una cesárea unas horas antes, estaba decidida a reunirse con ellos. Cuando una enfermera la sorprendió caminando por el pasillo del hospital, agarrada a su gotero y gritando de dolor, “no podía creer lo que veía”, dijo Dawn, “pero lo único que podía pensar era en ver a mi bebé. Las enfermeras me llenaron de analgésicos y me fui”.

Cuando se enteró que Faith necesitaba una operación de corazón, Dawn se derrumbó. Considerando a Joel un “campeón absoluto”, mientras sostenía y protegía a su bebé, Dawn admitió que se sentía consternada por la realidad.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

No poder amamantar empeoró las cosas. Dawn empezó a sufrir ataques de pánico y a menudo se iba de la Casa Ronald McDonald, donde se alojaba la familia.

“Los excesivos sonidos, alarmas y pitos son ensordecedores y causan un flujo constante de adrenalina”, explicó, afirmando que “existe la sensación de que no es su hijo; es el de ellos”.

Al no poder aliviar a Faith como lo haría ella, Dawn dice que esto le causó una serie de problemas de salud mental.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

“Amamanté a mi hijo, y todo mi cuerpo me decía que le estaba fallando a Faith”, se lamentó Dawn. “No podía experimentar el increíble torrente de hormonas del amor que una madre siente al amamantar (…) cuando sostenía a Faith, mi corazón, mi mente y mi alma sentían un dolor punzante, como un cuchillo”.

Luchando por contener las lágrimas, comenzó a expresar más sus sentimientos y empezó a tomar medicamentos que le ayudaron a reducir la ansiedad.

Más tarde, llegó la ayuda de una enfermera veterana que reconoció el dolor de Dawn. Animó a la madre a intentar el contacto piel con piel, y esta vez funcionó; el estómago de Dawn se movió por el amor y sintió esperanza por el viaje que se avecinaba.

“Esta enfermera me explicó que, aunque mi trayectoria como madre fuera diferente, Faith y yo terminaríamos con un vínculo sólido como una roca”, recuerda. “Elijo pensar que Dios la puso directamente en mi camino esa noche”.

Sin embargo, por su condición, Faith ha tenido que someterse a 26 cirugías en el corto transcurso de su vida: 22 en el esófago y 4 en el corazón.

Después de su primera cirugía de esófago, la niña sufrió un paro cardíaco. Después de su tercera operación de corazón, contrajo una infección urinaria y una gripe grave. En algunos momentos, sus padres temieron que no saldría adelante.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

Sin embargo, el día que se sentó sola, para Dawn y Joel fue como si un peso abandonaba la habitación, “como si Dios mismo viniera y nos diera a todos un abrazo muy necesario”, dijo Dawn.

Faith, que acaba de cumplir 4 años, aún no puede comer con normalidad; la comida se le “atasca” más de veinte veces al día, causándole vómitos y dificultad para respirar, y todavía necesita operaciones mensuales para mantener el esófago abierto.

Sin embargo, la valiente niña lleva un año y medio en estado un “poco menos que crítico”.

“Ella es fuerte e increíblemente valiente”, dice Dawn. “Ver la fuerza y la resistencia de Faith me ha ayudado a no sentir lástima de mí misma (…) bueno, al menos no demasiado a menudo”.

“Creo que Dios me eligió para ser su madre por una razón. Estaba asustada y me faltaba confianza antes de que ella naciera, y ahora puedo enfrentarme a todos los retos de Faith con facilidad, gracia y mucho amor”.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

La familia ha resistido la tormenta de Faith, incluso tuvieron que cambiar su casa de cinco habitaciones por un apartamento de dos habitaciones durante el tratamiento hospitalario de Faith. Sin embargo, Dawn y Joel insisten en enfocarse en lo positivo, incluyendo a las personas que los han ayudado.

Cuando Joel perdió su trabajo en Edmonton por pedir un permiso de paternidad, la familia en dificultades tuvo que mudarse repentinamente. Un amigo de la familia les prestó gratuitamente su remolque de 24 pies y una cuadrilla de seis hombres para adecuarlo. El gesto fue muy significativo para Dawn.

“Es una sensación increíble cuando uno sabe en su corazón que Dios le está ayudando a superar momentos tan difíciles, y siente sus amorosas manos sobre uno”, dijo.

La laboriosa madre también creó una empresa en Internet, Faith and Love Thrift, donde vende ropa nueva y de segunda mano, y le permite trabajar desde casa. Una parte de todas las ventas se destina a la Casa Ronald McDonald en honor a la trayectoria de Faith y otras personas como ella.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

Esta niña de 4 años, “increíblemente divertida e independiente”, cada día aprende cosas nuevas, a conocer sus límites y a suplicar a sus padres que empiecen el colegio. Si la conocieran, dice su madre, nunca sabrían que nació diferente.

Cuando no está ocupada leyendo, cantando, bailando, jugando con su querida ayudante médica, Mandy, o “corriendo como una loca”, a Faith le encanta compartir con su hermano mayor.

Ryker, de cuarto grado, que pasó siete meses en la Casa Ronald McDonald para estar cerca de su hermana, ha estado ocupado poniéndose al día con sus compañeros en la escuela. Le preocupa que Faith pueda enfrentarse algún día a los matones e insiste en que siempre la protegerá.

Dawn espera que otros padres de niños con la misma enfermedad puedan inspirarse en el valor que ella ha cultivado.

“Hagan todas las preguntas que puedan”, dijo, “descansen cuando lo necesiten y pidan ayuda inmediatamente; no esperen a experimentar agotamiento o un colapso mental”.

(Cortesía de Faith and Love Thrift)

La táctica de Dawn y Joel consiste en comunicarse constantemente. De este modo, han superado las estadísticas y han mantenido a su familia unida, a pesar de la inmensa tensión que supone criar a un hijo enfermo.

Ahora, Dawn comparte la vida familiar con su “cariñosa y feliz” Faith en una página de Instagram dedicada a ella.

“Los mejores momentos de la crianza de Faith han sido saber que nos ha ayudado a todos a sentir y apreciar un significado mucho más profundo de la vida, y nos ha enseñado a amar de una forma que la mayoría de la gente no llega a experimentar”, reflexionó la madre de dos hijos. “La sabiduría y la paciencia adquiridas son inconmensurables”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS