Bebés de madres veganas sufren problemas neurológicos, descubre hospital argentino

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
30 de Septiembre de 2019 Actualizado: 30 de Septiembre de 2019

Un hospital de Buenos Aires, Argentina, recibió demasiados casos de bebés que presentaban deficiencias neurológicas graves y detectó que lo que tenían en común es que eran hijos de madres veganas y vegetarianas.

Pese a que los bebés se alimentaban exclusivamente de la leche materna las madres habían heredado a sus hijos una deficiencia de vitamina B12, que en los infantes causa graves trastornos.

Pediatras del Hospital Garrahan relataron un informe de los casos y describieron que los bebés lactantes presentaban deficiencias neurológicas graves, como apneas, convulsiones, desconexión del entorno social, además de retraso madurativo, característicos de la falta de vitamina B12.

Como todos estos bebés no recibían otros alimentos, consultaron cuáles eran los hábitos alimentarios y todos venían de familias veganas y vegetarianas.

Productos alimenticios veganos (Steffi Loos/Getty Images)

“Son bebés con un desarrollo normal aparente hasta los seis o siete meses de edad cuando comienzan a perder algunas pautas madurativas”, explicó el pediatra Juan Aguirre, médico del Garrahan y autor que lideró el informe.

El médico relató que los mismos padres se dieron cuenta del problema de sus hijos cuando vieron que mostraban un retroceso con respecto a las pautas de desarrollo neurológico esperable como sentarse, sostener la cabeza, sonreír o conectarse con el entorno. Algo que suele detectarse a los siete u ocho meses de edad.

(JACK GUEZ/AFP/Getty Images)

Los hábitos vegetarianos y veganos de las madres “no habían sido pesquisados ni por el obstetra en la etapa de la gestación ni por el pediatra en la etapa de lactancia”, aclaró.

El Dr. Aguirre advierte “el objetivo no es oponerse a la decisión alimentaria de las madres sino advertir que si una embarazada decide mantener este hábito tiene que estar bien suplementada para que el bebé no corra riesgos”.

“La vitamina B12 es exógena al ser humano. Sin lácteos, ni huevos ni carne no hay forma de poder incorporarla. Es parte de las vitaminas esenciales y el organismo no tiene la capacidad para generarla”, aclara el médico.

Algunas legumbres tienen vitamina B12 pero con bajo nivel de absorción. Su deficiencia afecta la médula ósea y el sistema nervioso. 

En los adultos la falta de vitamina B12 genera anemia, decaimiento, cansancio pero en los infantes afectan el desarrollo neurológico.

En la fase intrauterina o lactante la vitamina B12 actúa directamente sobre la estimulación nerviosa.

Además la B12 “lubrica” esos nervios para que se produzcan los movimientos. Entonces “cuando hay deficiencia, los bebés dejan hacer algunos movimientos, se convierten en pacientes apáticos y no sostienen la cabeza”, agrega el pediatra.

En casos más extremos existe el riesgo de convulsiones o movimientos involuntarios.

Como conclusión, si la historia de una  paciente y la clínica sugieren déficit de B12, debe realizarse el dosaje de B12 a la madre y al niño, destaca el médico.

(Lawkeeper/iStock)

Recuperación

A los bebés que se les dio la vitamina B12, los médicos observaron en ellos una “rápida recuperación clínica durante los primeros días de tratamiento”.

La “reversibilidad de la apatía, hipotonía, anorexia y movimientos involuntarios es muy evidente”, dijo el médico.

En cambio la afectación al cerebro, como la “atrofia cerebral y la desmielinización suele revertirse en varios meses”. 

Sin embargo “puede haber retardo del desarrollo cognitivo (del conocimiento) y psicomotor (en los movimientos motores) a largo plazo”.

***

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS